Sacerdote encabeza mitín contra cartel del narcotráfico en Michoacán

La secretaría de Gobernación (interior), informó de su lado el sábado, que concluyó la tarea de sustitución de policías municipales, acusados por las autodefensas de estar coludidos con los narcotraficantes, por elementos federales en nueve municipios conflictivos de la región. Foto AFP

La secretaría de Gobernación (interior), informó de su lado el sábado, que concluyó la tarea de sustitución de policías municipales, acusados por las autodefensas de estar coludidos con los narcotraficantes, por elementos federales en nueve municipios conflictivos de la región. Foto AFP

Unas 500 personas se manifestaron el sábado en Apatzingán, bastión de los Caballeros Templarios, en un mitín convocado por un cura mexicano en rebeldía que pidió correr de la ciudad a este grupo del crimen organizado que opera en la convulsa región de Michoacán (oeste).

La manifestación, en la que el vicario de la catedral de Apatzingán Gregorio López Jerónimo se rebeló de la alta jerarquía católica, se celebró cuando la secretaría de Gobernación (interior) dijo terminó de tomar el control policial en los nueve municipios con mayor presencia de los Caballeros Templarios, un grupo criminal contra el que grupos de civiles armados, llamados autodefensas, se levantaron hace más de un año.

En tanto, uno de los principales líderes de las autodefensas, Hipólito Mora, informó el sábado de su lado, que sufrió un problema cardíaco y que fue trasladado a la Ciudad de México a un hospital especializado de cardiología.

Unas 500 personas se congregaron el sábado por la tarde en el centro de Apatzingán (120.000 habitantes) frente a la presidencia municipal, quemada la semana pasada por desconocidos, donde el sacerdote pidió a los templarios salir de la ciudad.

"Ya no queremos al demonio en nuestras calles. Por eso vamos a denunciarlos, para que vayan a la cárcel", indicó al tiempo que pidió a lo pobladores confianza hacia las autoridades federales que han tomado la seguridad de la ciudad.

"Huyan templarios, no los queremos aquí", gritó el sacerdote entre aplausos y gritos de los asistente, en una ciudad en la que hasta hace una semana pocos se atrevían a hablar de éste cartel en voz alta.

El prelado, que utiliza chaleco blindado incluso cuando celebra misa, llamó al mitín sin el apoyo del Obispo de Apatzingán, Miguel Patiño. López Jerónimo "no goza de ninguna autorización de la iglesia para formar y encabezar ningún grupo de esa naturaleza. Lo hace bajo su responsabilidad", dijo por su parte el Obispo en un comunicado. En los últimos meses, las autodefensas han tomado por las armas comunidades de una veintena de municipios de Michoacán.

19 de enero de 2014, 11:01

cerrar