Sony insta a dejar de usar de inmediato varios modelos de VAIO

Los Vaio Fit 11A tienen la particularidad de poder transformarse en tableta.

Los Vaio Fit 11A tienen la particularidad de poder transformarse en tableta.

Sony pidió este viernes que se dejen de usar "inmediatamente" los nuevos ordenadores portátiles de la serie Vaio Fit 11A debido a un problema en la batería.

"Existe un peligro de recalentamiento de la batería que podría dañar una parte del ordenador", informa el grupo en un comunicado.

Al día de hoy se han distribuido unas 25.905 unidades en el mundo, precisó un portavoz.

"Pedimos a los clientes que apaguen inmediatamente su ordenador, que desenchufen el cable del portátil y de la toma de corriente y que dejen de utilizarlo", escribió Sony en el comunicado.

"Estamos estudiando cómo reparar y controlar gratuitamente los productos afectados", explicó el grupo, que intenta identificar los números de serie concernidos.

"Se dará información detallada en las dos próximas semanas", precisó.

Según un portavoz, las baterías no son Sony sino que han sido fabricadas por la también japonesa Panasonic-Sanyo, uno de los dos principales fabricantes mundiales de acumuladores de iones de litio.

Los Vaio Fit 11A tienen la particularidad de poder transformarse en tableta.

Un portavoz de Panasonic declaró "no estar informado de que haya otros problemas, al margen de los revelados por Sony".

Esta situación se produce en momentos en que Sony está a punto de vender a un fondo de inversiones sus actividades de ordenadores personales (PC), que no son tan rentables ni estratégicas como las de los smartphones y las tabletas.

El grupo se vio obligado a remplazar 9,6 millones de baterías de iones de litio, también a causa de un riesgo de recalentamiento.

Las baterías de iones de litio son productos que presentan muchas ventajas comparados con los modelos que se basan en tecnologías anteriores. Sin embargo, el procedimiento de fabricación y las condiciones de su ensamblado y uso deben ser estrictamente respetados, ya que en caso contrario un defecto mínimo puede generar un recalentamiento difícilmente controlable.

Este mismo tipo de problema térmico se produjo en las baterías de iones de litio de los aviones Boeing 787 a principios de 2013, obligando al constructor aeronáutico estadounidense a no hacer volar estos aparatos durante cuatro meses, y a adoptar precauciones técnicas suplementarias para evitar un peligroso recalentamiento.

También se han producido llamados a revisión de coches eléctricos equipados con este tipo de baterías debido a problemas similares, en especial por parte del constructor japonés Mitsubishi Motors en abril de 2013.

 

11 de abril de 2014, 08:04

cerrar