La historia de los tres policías que murieron por una venganza

La noche del lunes 20 de marzo estuvo marcado por la venganza, el odio y el dolor. Nueve ataques simultaneos, realizados por pandilleros de la Mara 18 contra la Policía Nacional Civil (PNC) dejaron como saldo tres agentes fallecidos. 

La primera hipótesis es que los atentados ocurrieron como reacción a la incursión de la Policía al correccional Etapa II, según explicó Pablo Castillo, secretario de comunicación de la PNC.  “La primera línea de investigación es esa”, dijo  y recordó que el Ministerio Público lanzó una alerta hace semanas, además hubo traslado de prisión de los cabecillas y mencionó la serie de incautaciones que han realizado para debilitar a las células de pandilleros.

  • LEE TAMBIÉN:  

 

Además de los tres agentes fallecidos, 7 policías y un civil están heridos. La PNC capturó después de los ataques a 13 pandilleros y decomisó varias armas de fuego. Ellos son los tres agentes que murieron: 

MARIO ANTONIO GONZÁLEZ ALVARADO

Tenía 30 años y tres meses de servicio en la comisaría 14 de PNC. Era originario de Conguaco, Jutiapa y se graduó en la promoción 43 de agente. Mario Antonio falleció en el ataque armado en la Colonia Villa Lobos II, zona 12 de Villa Nueva, por múltiples heridas de arma de fuego.

A pesar de llevar poco tiempo de trabajo en la comisaría 14, lo van a recordar como un compañero responsable. “Era muy comprometido y puntual con lo que hacía”, dijo Pablo Castillo, director de comunicación de la PNC.

JULIO ARNOLDO MONZÓN GODOY

Sirvió en la PNC durante 17 años y cuatro meses, tenía 42 años y se graduó en la quinta promoción de policías. Trabajaba en la comisaría 12 y era proveniente de Jutiapa. Julio Arnoldo falleció por heridas de arma de fuego en la Colonia Paraíso II, zona 18.

Julio estaba a punto de jubilarse. “Tenía un récord impecable”, relató Castillo. El agente no tuvo ninguna falta en sus 17 años de entrega “esto es algo meritorio para todo miembro de la policía”, aseguró Castillo.

CANDY MARGOTH SÁNCHEZ GONZÁLEZ DE GAYTAN

Ella era la menor de los tres agentes fallecidos, tenía 22 años y llevaba un año con tres meses al servicio de la PNC. Candy era originaria de San Juan Tecuaco, Santa Rosa y se graduó de la promoción 38 de agentes. La joven murió por una herida de bala en el abdomen y pierna derecha en Santa Catalina Pinula.

“Fue una mujer muy valiente que luchó por su vida hasta el último momento”, contó Castillo. Gracias a su intervención al momento de ser herida es que se capturó a los dos responsables de su muerte. “Ella logró disparar cuando estaba herida... siempre va a ser recordada como una heroína”, aseguró Castillo.

21 de marzo de 2017, 19:03

cerrar