Voluntarios se aíslan para saber cómo sería la vida en Marte

La NASA gastó 1.2 millones de dólares en estas simulaciones y ha recibido un millón adicional para tres nuevas experiencias en los próximos años. (Foto: AFP)

La NASA gastó 1.2 millones de dólares en estas simulaciones y ha recibido un millón adicional para tres nuevas experiencias en los próximos años. (Foto: AFP)

Seis voluntarios de diversas nacionalidades se aislarán por completo durante un año en una pequeña cúpula en Hawai para reunir información que podría ser preciosa para la NASA a la hora de preparar el envío de astronautas a Marte.

El grupo que protagonizará la experiencia de aislamiento más larga realizada hasta ahora en Estados Unidos incluye a un astrobiólogo francés, una física alemana y cuatro estadounidenses: un piloto, un arquitecto, una médica/periodista y una científica especializada en suelos.

Su espacio de vida para los próximos 12 meses, situado en la costa norte de la isla  b es una cúpula de 11 metros de diámetro y seis metros de altura. Las puertas del lugar se cerraron el viernes a las 15:00 locales.

Cada uno de estos tres hombres y tres mujeres dispondrán de una pequeña habitación con un espacio para una litera y un escritorio. Durante su estadía alejados del mundo comerán alimentos liofilizados y solo saldrán del domo vestidos con un traje espacial, como si vivieran realmente en Marte. Tendrán acceso limitado a internet.

Sheyna Gifford, una de las integrantes del grupo, dice que son "seis personas que quieren cambiar el mundo".

El arquitecto Tristan Bassingthwaighte añade que quiere experimentar cómo mejorar la capacidad humana "de vivir en ambientes extremos, en la Tierra y en otros mundos", según su perfil de LinkedIn. "Espero aprender muchas cosas", sostuvo.

El francés Cyprien Verseux, de 25 años, prepara por su parte un doctorado para la universidad de Roma. Su terreno de especialización lo llevará a estudiar cómo volver lo más independiente posible de la Tierra un puesto de avanzada en Marte, utilizando organismos vivos para transformar las materias primas encontradas en ese planeta en productos que puedan ser consumidos por seres humanos.