El Cambray, una semana después de la tragedia

A las 21:45 horas del jueves 1 de octubre, El Cambray II se transformó para siempre. Uno de los cerros que rodeaba la comunidad se partió, sepultando debajo de toneladas de tierra más de 250 viviendas.

Desde entonces, los trabajos en el sector no han cesado. Decenas de máquinas, miles de hombres con palas, azadones y piochas en mano, luchan para ubicar los cuerpos que quedaron bajo los escombros.

Desde las primeras imágenes que se vieron en la madrugada del viernes 2 de octubre, cuando todavía no se dimensionaba la magnitud del suceso, hasta la fecha, se ha retirado una gran cantidad de escombros y arena, aunque aún son muchos los metros cúbicos que faltan por sacar de la zona del desastre.

El deslave dejó grandes árboles que dificultaron la labor de búsqueda. (Foto: Sergio Cabañas/Conred)
El deslave dejó grandes árboles que dificultaron la labor de búsqueda. (Foto: Sergio Cabañas/Conred)

Primeramente, las labores de rescate organizadas por el ingeniero de Conred, Sergio Cabañas, se concentraron en varios sectores focalizados donde se creía encontrar a un mayor número de sobrevivientes. Ayudándose de maquinaria pesada, los operarios hicieron profundas excavaciones en busca de los vecinos desaparecidos.

Una de las grandes dificultades en las labores fue limpiar la zona de los inmensos árboles que cubrían el cerro.

Lluvias en domingo

Afortunadamente, las lluvias no retrasaron las labores de rescate. Tan solo la tormenta del domingo 4 de octubre obligó a suspender temporalmente las labores a las 5 horas de la tarde, dos horas antes de lo previsto. 

Las lluvias provocaron fisuras en el suelo a partir del lunes. (Foto: Sergio Cabañas/Conred)
Las lluvias provocaron fisuras en el suelo a partir del lunes. (Foto: Sergio Cabañas/Conred)

Al día siguiente, las excavaciones se habían llenado de agua y cada vez más el suelo estaba inestable para el trabajo de los operarios. Cabañas registró fisuras y un nuevo deslave en el cerro, bastante más pequeño que el anterior.

Los últimos días de trabajo intenso

La zona está únicamente ocupada por operarios y se permiten solamente 15 minutos de ingreso a la prensa. Se ha modificado el área de entrada, la maquinaria su ubica a un mismo nivel y trabajan compaginado casi como si fuera una coreografía.

Las excavaciones han logrado llegar hasta unas terrazas que se encontraban cubiertas por más de 20 metros de tierra, y desde allí han ingresado a las áreas donde han aparecido varios fallecidos juntos. En total, el último recuento de Conred contabiliza 243 muertos.

08 de octubre de 2015, 18:10

cerrar