El Bataclan, una sala histórica arrasada por el terror en París

"Todavía estoy en el Bataclan. Primera planta. Heridas graves. Que lancen pronto el asalto. Hay sobrevivientes en el interior. Matan a todo el mundo. Uno por uno. Primera planta, rápido". Así pedía ayuda a través de Twitter una de las personas escondidas en la sala mientras se desarrollaba uno de los ataques en París, Francia, que acabó con la vida de más de 153 personas.  
 
El horror en el interior de la sala Bataclan es algo que se repitió en todos los testimonios de las personas que lograron escapar del local.
 
 
Se trata de un teatro erigido en 1864 en el corazón de París y que se recordará siempre como el escenario del peor ataque terrorista de la historia de Francia, cuando las ráfagas de balas silenciaron los acordes del rock californiano de Eagles of Death Metal.
 
A falta de un recuento definitivo, las víctimas mortales superan las 153, la mayoría en este teatro, con capacidad para 1.500 personas, situado en el número 50 del bulevar Voltaire.
 
La sala con capacidad para 1,500 personas fue atacada por un grupo de terroristas.  (Foto:  Facebook/Bataclan)
La sala con capacidad para 1,500 personas fue atacada por un grupo de terroristas. (Foto: Facebook/Bataclan)
 
 
Por esa emblemática sala, rematada por una inmensa cúpula y ubicada a pocos pasos de la plaza de la República, donde los franceses se reunieron para gritar "Je Suis Charlie" ("Soy Charlie") tras los atentados yihadistas del pasado mes de enero al semanario satírico Charlie Hebdo, han pasado artistas de todo tipo.
 
Desde Lou Reed, John Cale, Alain Bashung, Téléphone, Prince a Buffalo Bill y Larry Graham - en su reciente historia rockera-, o Mercadier, Fragson, Aristide Bruant, Paul Delmet y Fursy -muchas décadas antes-. En este enclave también se han vendido entradas para ballets, operetas, espectáculos de variedades o representaciones cómicas durante más de un siglo.
 
 
En 1932 se transformó en un cine y en 1952 se tuvo que adaptar su arquitectura a las exigencias de las grandes salas cinematográficas, limitando su aforo a mil 900 personas.
 
Bataclan dejó de ser un cine en 1969 y reabrió sus puertas de nuevo como sala de espectáculos en 1971, esta vez con una clara predilección por el rock, en una zona privilegiada para que los espectadores desembocaran en bares y terrazas después de los conciertos de cantantes como Jeff Buckley o de grupos como Oasis.
 
De un lugar alegre a uno trágico 
 
Este lugar alegre y desenfadado en la noche del viernes 13 de noviembre se tiñó de tragedia y fanatismo, cuando varios jóvenes entraron a cara descubierta con armas de asalto y "dispararon sobre la gente gritando: 'Alá es el más grande", relató un testigo.
 
 
Primero el público pensó que se trataba de petardos como parte del espectáculo, pero segundos después comprendieron que estaban sufriendo un ataque terrorista, comentó a "Le Monde" un joven de 27 años que se encontraba en el recinto.
 
 
"Les dio tiempo a recargar al menos tres veces", explicó en la emisora "Europe 1" el periodista Julien Pierce, presente en la sala cuando comenzó el horror, hacia las 21 horas.
 
La escena, de una violencia extrema, duró "entre diez y quince minutos", durante los cuales el público y el personal del establecimiento entraron en pánico, corriendo de un lado para otro buscando una salida, agregó Pierce.
 
El prefecto de Policía, Michel Cadot, afirmó además que los terroristas "se hicieron explotar" en la segunda planta del local.
 
 
El suelo se llenó de heridos y cadáveres, mientras que algunos supervivientes se hacían "el muerto", otros sentían cómo los terroristas disparaban donde escuchaban ruidos o veían movimiento, comentaron varios supervivientes.
 
Algunos de ellos lograron escapar por la salida de socorro, detrás del escenario. Otros, escondidos, pedían ayuda con sus teléfonos móviles y a través de las redes sociales.
 
 
Finalmente la policía tomó el teatro, abatió a los asaltantes y liberó al resto de los rehenes, dejando un eco de sirenas de ambulancia y gritos de pánico en el centro de París, que poco a poco se fue convirtiendo en silencio, el mismo que reinará hoy en Bataclan, donde estaba programado un concierto de Deftones.
 
 
Hoy las calles de París intentan de nuevo recuperar su paz y tranquilidad; un pianista se colocó en el ingreso a Bataclan para interpretar Imagine, de John Lennon.  
 
 
*  Con información de EFE, El País y Univisión 
 

14 de noviembre de 2015, 10:11

cerrar