#CasoTCQ: Otto Pérez se quiebra en el quinto día de audiencia

En el quinto día de audiencia del caso TCQ, este jueves, la fiscalía terminó las imputaciones a los 12 implicados. Fue el turno de los acusados de dar su versión de los hechos. Otto Pérez Molina se extendió por más de una hora para exponer lo que, según el, sucedió. El juez Miguel Ángel Gálvez escuchó detenidamente al expresidente.

El Ministerio Público presentó sus acusaciones contra los 10 implicados que faltaban. El yerno del expresidente, Gustavo Martínez, y Julio Sandoval Cano fueron acusados de cohecho pasivo, asociación ilícita y fraude. El empresario español, Juan José Suárez, fue señalado de cohecho activo y fraude.

Jonathan Chevez, el supuesto encargado de blanquear los ingresos de la estructura, lució tranquilo mientras se le imputaban los crímenes de Asociación ilícita y lavado de dinero. Incluso aprovechó un receso de la audiencia para hablar por teléfono, pese a que está prohibido.

La declaración de Peréz

El primero en tomar la palabra para declarar sobre las acusaciones de la fiscalía fue Pérez Molina. Durante su declaración calificó de “mentiras maliciosas” los hechos expuestos por el MP.

El exmandatario no desperdició la oportunidad para arremeter contra la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). Dijo que el MP es manipulado y es “la alfombra” de la CICIG. En ese momento, el fiscal del caso interrumpió el discurso del exmandatario y aseguró al juez “yo no he sido la alfombra de nadie”.

Mientras el supuesto cabecilla del negocio de TCQ se dirigia al juez, un asistente le llevó a Galvéz un café. Él escuchó detenidamente al mismo tiempo que tomó su bebida caliente.

Luego que el expresidente negara cualquier asociación ilícita con Allan Marroquín y que haya recibido dinero de un soborno, le tocó turno de tomar la palabra a quien fuera su vicepresidenta durante su gobierno, Roxana Baldetti.

A Baldetti le tomó solamente 15 segundos su declaración. “Me encantaría de hablar de muchas cosas, pero voy a abstenerme esta ocasión”, dijo la exvicepresidenta. El ejemplo lo siguió el yerno de Pérez Molina, Gustavo Martínez, que también declinó declarar ante el juez.

Mientras los demás implicados declaraban, el exasistente del magistrado Douglas Charchal, Mario Ruano, leía la prensa tranquilamente en su lugar.

El juez Miguel Ángel Gálvez suspendió la audiencia a las 3:00 P.M. Se reanudará este viernes cuando se espera que el resto de implicados declare.

 

28 de abril de 2016, 21:04

cerrar