A este joven guatemalteco se le "prendió el foco" con la chatarra

El amor por los automóviles y la convicción de vivir sus propios valores humanos, llevó a Vicente Ortiz a dejar su empleo para dedicarse de lleno a su propia empresa.

Hoy, Ortiz es un guatemalteco que "da una segunda oportunidad" a las piezas chatarra de los autos para convertirlos en lámparas con diseños únicos. 

Ortiz, de 34 años, decidió en 2015 renunciar a su puesto de trabajo como director comercial de una importante tienda de electrodomésticos. Se había preparado durante 12 años para ejercer el cargo al que había ascendido, pero decidió mejor convertirse en su propio jefe. Ahora vende sus diseños artísticos y amigables con el medio ambiente a través de las redes sociales y bazares en los que expone sus creaciones. 

Me costó un montón comenzar de cero, fue detener mi sueño de 12 años y no saber que vendría, pero me di cuenta que la mayoría solo trabaja por tener un mejor sueldo y un buen puesto y eso no te llena, te olvidas de otras cosas importantes
Vicente Ortiz
, emprendedor

Ortiz cuenta que a pesar de contar con un buen sueldo, no tenía buena salud y descuidó por mucho su relación amorosa, su familia y lo más importante, "dejé de visitar a Dios", comenta. 

"Para mí son ocho valores fundamentales en la vida, Dios, familia, pareja, salud, cuerpo, estudios, amigos y hobbies (...) Cuando estaba trabajando lo único que tenía era eso, el trabajo, pero lo demás descuidado y estresado por la presión laboral" afirma, al momento de agregar que este cambio fue negativo para la familia que no lo apoyó al inicio. 

175
lámparas
ha fabricado de forma manual
Vicente Ortiz

¿Cómo lo hace?

Vicente encontró en su casa su taller, y es que desde que comenzó con su propio negocio a finales de 2015, ha fabricado 175 lámparas de chatarra de varios carros, a los que les agrega un toque especial con el registro y una insignia de la marca

Cada lámpara es original ya que se reutilizan elementos que irán a la basura.  Las lámparas se pueden encontrar desde 350 hasta 950 quetzales, la más costosa. 

Vicente ya prepara otra lámpara con restos de una moto con la que un amigo sufrió un accidente.  (Foto: Gustavo Méndez/Soy502)
Vicente ya prepara otra lámpara con restos de una moto con la que un amigo sufrió un accidente. (Foto: Gustavo Méndez/Soy502)

"Se me viene la idea del diseño y reviso qué materiales tengo, el fin de semana trabajo unas siete para poder entregarlas a la semana siguiente", refiere Ortiz. De hecho, también trabaja diseños bajo pedidos de los clientes. 

Para comprar los artículos de este emprendedor, visita la página de Facebook VINZZ Design en donde encontrarás diseños y fotografías de los modelos más creativos. 

Mi papá fue el cliente número dos o tres, me apoyó un montón ya con el tiempo (...) Cuando vendí mi primera lámpara sentí una inyección de adrenalina que me motivó a seguir adelante
Vicente Ortiz
, emprendedor

07 de junio de 2016, 09:06

cerrar