El Salvador, en vísperas de su segunda vuelta electoral

La exguerrilla de izquierda someterá a examen este domingo en las urnas su primer gobierno en El Salvador, y enfrenta como favorita para ganar la segunda ronda a la derecha opositora en una democracia que no sale de la polarización.

La contienda la libran los candidatos presidenciales Salvador Sánchez Cerén, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y el alcalde capitalino Norman Quijano, de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).

En la primera vuelta del 2 de febrero, Sánchez Cerén obtuvo un 49% de los votos, diez puntos arriba de Quijano, pero requería un 50% más uno para evitar el balotaje. Para la segunda ronda, las encuestas le otorgan una ventaja de entre 10 y 18 puntos.

Sánchez Cerén, de 69 años, uno de los cinco comandantes históricos del FMLN durante la guerra civil (1980-1992), es el actual vicepresidente del primer gobierno de izquierda de El Salvador, encabezado por Mauricio Funes.

Ha prometido profundizar los programas sociales de la actual administración, que lograron reducir en casi seis puntos porcentuales la pobreza, hoy del 40% de los 6,2 millones de habitantes, según el PNUD.

Quijano, de 67 años, busca recuperar el gobierno que controló ARENA por 20 años (1989-2009) prometiendo "mejorar" la plataforma social ya existente y atacar la delincuencia.

"Espero cambios verdaderos contra la delincuencia y empleos para los jóvenes que deseamos tener un salario", declaró Omar Caballero, un estudiante que espera graduarse de chef en un año.

Miles de personas formaban filas este sábado en los centros que entregan el documento de identificación para poder votar. Un total de 4,9 millones de electores están llamados a las urnas, que abrirán a las 7:00 horas locales y cerrarán a las 17:00 horas. Tres horas después se conocerán los primeros resultados.

"Toda está listo para el evento electoral (...) ya están distribuidos todos los paquetes electorales", declaró el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Eugenio Chicas.

En un mensaje al país, Funes llamó a los salvadoreños a acudir a las urnas con "pasión y libertad". 

Fantasma de Venezuela

Pese a que el miércoles finalizó la campaña, las calles de las principales ciudades están repletas de pancartas con la imagen de los candidatos y las recorren vehículos con banderas de ambos partidos.

Buscando golpear al FMLN, ARENA sacó a relucir el fantasma de la crisis que vive Venezuela con una campaña en que llamó a evitar que El Salvador repita esa experiencia.

"Meter miedo con lo que vive Venezuela no fue apropiado, porque es otra realidad. Con la campaña del miedo no se resuelve nada", destacó el analista y académico Roberto Cañas.

En vísperas de la votación, el ministro de Seguridad, Ricardo Perdomo, denunció un plan para "desestabilizar" el país con manifestaciones de paramilitares en retiro y de empleados de alcaldías controladas por ARENA para "provocar" la reacción policial.

En los últimos días también saltaron denuncias de una supuesta "coacción" a los votantes por parte de empresarios.

La jornada será vigilada por 40.000 efectivos entre policías y soldados, y observada por unos 2.000 delegados de organismos y gobiernos extranjeros.

Los retos

Al ganador le espera el desafío de la delincuencia común y las pandillas (maras) que, a pesar de haber pactado una tregua hace dos años, mantienen una intensa actividad extorsiva para financiarse.

La polémica tregua, que redujo de 14 a 6,8 los homicidios diarios, tuvo poco relieve en la campaña del balotaje y la propuesta de los candidatos resultó coincidente en que impulsarán programas de prevención y apoyo a la Policía.

"Suena más elegante y cómodo para los candidatos hablar de programas de apoyo a jóvenes en riesgo, pues eso no los obliga a acabar con un problema complejo de inseguridad", declaró el criminalista y analista Carlos Ponce.

Para el experto en seguridad Juan Ramón Medrano, lo prioritario es "readaptar" a los 10.000 pandilleros encarcelados y evitar que los 50.000 que operan en las calles "sigan reclutando".

El próximo gobierno deberá también adoptar medidas para acelerar el crecimiento económico, de un modesto 1,9% en 2013.

Según el economista Juan Héctor Vidal, deberá buscar "un pacto fiscal" para evitar el crecimiento de la deuda externa que para 2012 era de 13.596 millones de dólares.

08 de marzo de 2014, 12:03

cerrar