Los prófugos internacionales: tarea pendiente del MP y la CICIG

El MP debe dar prioridad en la persecución de los prófugos en el extranjero. (Ilustración: Javier Marroquín/Soy502)

El MP debe dar prioridad en la persecución de los prófugos en el extranjero. (Ilustración: Javier Marroquín/Soy502)

La reciente detención en Miami del exministro Erick Archila puso en evidencia una deuda que tiene el Ministerio Público con la justicia: la persecución efectiva y diligente de todos los acusados de corrupción que salieron del país para lograr impunidad.

Resulta increíble —y hasta inexplicable— que en la página pública de la Interpol en internet estén registradas personas que se murieron hace años, como el banquero Ingo Haberland, quien huyó a Alemania cuando estalló el escándalo de Bancafé a principios de los años 2000, y no varios de los acusados en los casos recientes de corrupción.

Las autoridades locales aseguran que sí han enviado las solicitudes de alerta roja y no pueden explicar por qué estas no aprecen en la página de la Interpol. Se excusan diciendo que la agencia internacional maneja la información según sus propios criterios y argumentan que los fugados pueden estar en una lista privada. 

Así se muestra la primera pantalla de búsqueda de la página de la Interpol, sobre los requeridos por Guatemala.
Así se muestra la primera pantalla de búsqueda de la página de la Interpol, sobre los requeridos por Guatemala.

Lo cierto es que pasados 18 meses desde el inicio del caso La Línea, en la página de Interpol solo salen dos de los 15 perseguidos prominentes: Luis Mendizábal, supuesto jefe de la famosa “Oficinita” y el “Bufete de la impunidad”; y Alba Elvira Lorenzana, la esposa del propietario de la televisión abierta, Ángel González. 

Según los comunicados y listas publicadas por la Fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, faltarían por lo menos estos personajes:

  • Raúl Osoy Penados, operador del caso Cooptación del Estado.
  • Allan Marroquín Castillo, ex interventor de Puerto Quetzal.
  • Mauricio José Garín (argentino), operador internacional de TCQ.
  • Guillermo Lozano Bauer, piloto y testaferro de Otto Pérez y Roxana Baldetti.
  • William Anthony Schwank López, del caso TCQ.
  • Ángel Perez Maura García (español), propietario del caso TCQ.
  • Jurgen Probst (suizo residente en Guatemala), conocido como "el rey de los puertos".
  • Carlos Raúl Ruiz Vásquez, uno de los llamados "Fuchos".
  • Jorge Eduardo Ruiz Vásquez, el otro "Fucho".
  • Erick Archila Dehesa, exministro de Energía.
  • Alejandro Sinibaldi, exministro de Comunicaciones.
  • Carlos Batzín, exministro de Cultura.
  • Luis Rabbé, expresidente del Congreso.
  • Baudilio Hichos, exdiputado.
  • Ronald García, exdirectivo de Bantrab.

Tal parece que en medio del enorme esfuerzo que representan los casos de corrupción, a las capturas internacionales no se les ha dado prioridad. 

En medio del escándalo por la captura de Archila, se supo que el MP solo ha logrado completar los trámites para el inicio de la extradición de dos sindicados: el español Ángel Pérez Maura y el exinterventor de Puerto Quetzal, Allan Marroquín.

Lee aquí: Solo dos extradiciones por procesos de alto impacto se han solicitado

Soy502 confirmó que la Fiscalía Especial Contra la Corrupción (FECI) solicitó el 3 de agosto de 2016 la captura con fines de extradición de 12 sindicados en casos de corrupción, entre quienes destacan Sinibaldi, la señora Lorenzana, el ex ministro Archila, el ex ministro Batzín y los hermanos Ruiz Vásquez, conocidos como “Los Fuchos”, así como de otros sindicados que se entregaron antes del fin de año.

Sin embargo, el MP no ha iniciado un proceso más que en los tres casos ya mencionados: el de Pérez Maura y de Marroquín Castillo, que están completos; y el de Archila Dehesa, que se encuentra en trámite.

La titular de la Secretaría de Asuntos Internacionales del Ministerio Público, Jeimy Godoy, indicó que para iniciar este proceso es necesario tener certeza de dónde se encuentran los individuos requeridos por la Justicia.

En el caso de Archila Dehesa, tanto revista Contrapoder como Univisión demostraron que si las autoridades hubieran tenido la voluntad de encontrar al exministro, hubieran podido obtener información de su ubicación de manera sencilla. Si periodistas lograron determinar dónde vivía, con más razón lo podrían hacer fiscales.

En cuanto al resto de prófugos, en Guatemala ha circulado información acerca de su posible ubicación. Se ha dicho, con suficiente base para creerlo así, que Mendizábal se encuentra en El Salvador o que Rabbé estaría en Nicaragua. Asimiso, que Sinibaldi podría encontrarse en Italia, aunque Soy502 lo localizó hace más tiempo en India. 

Me consta también que Estados Unidos tiene una lista de los fugados con alerta roja que se encuentran en suelo estadounidense. ¿Por qué no se coordinan entonces para caerles?

Es importante que el Ministerio Público asigne los recursos necesarios y le otorgue prioridad a la captura de estos prófugos, ya que por ahora, estos señores se han salido con la suya, generando incentivos perversos.

La justicia debe ser pareja: no está bien que mientras unos están detenidos, otros se gastan el dinero encaletado a la orilla de una pisicina. 

Esperemos que el MP y la CICIG puedan enfocarse en esta tarea y requerir a quienes hacen falta. 

Por ahora, cabe pensar que no lo han hecho por exceso de trabajo, falta de recursos o quizá inexperiencia en el tema. Pero luego del campanazo de Archila, corre el reloj y esperamos resultados con todos los que faltan.

17 de enero de 2017, 15:01

cerrar