César Barrientos: una vida dedicada a la justicia con trágico final

El magistrado César Barrientos falleció el domingo por la mañana de un disparo en el cráneo. (Foto: Nuestro Diario).

El magistrado César Barrientos falleció el domingo por la mañana de un disparo en el cráneo. (Foto: Nuestro Diario).

El magistrado vocal II de la Corte Suprema de Justicia, César Barrientos Pellecer, fue una figura clave para la administración de justicia en Guatemala en el último cuarto de siglo. Celebrado como jurista y como uno de los propulsores de la reforma penal en nuestro país y Centroamérica, la etapa final de la vida de este abogado se vió opacada por litigios en contra de miembros cercanos de su familia, polémicas en torno a su desempeño como magistrado y presiones políticas.

Después de una trayectoria de más de 35 años al servicio de la justicia, Barrientos Pellecer falleció en la mañana del domingo 2 de marzo de un disparo en la cabeza en Mazatenango. Los reportes preliminares indican que se trató de un suicidio

Este es el orificio del balazo que le quitó la vida al magistrado Barrientos Pellecer. El agujero está en la ventana trasera del lado izquierdo de la camioneta que utilizaba el magistrado. (Foto: Nuestro Diario).
Este es el orificio del balazo que le quitó la vida al magistrado Barrientos Pellecer. El agujero está en la ventana trasera del lado izquierdo de la camioneta que utilizaba el magistrado. (Foto: Nuestro Diario).

Barrientos se graduó de abogado en la Universidad de San Carlos de Guatemala y empezó a trabajar para el Organismo Judicial en 1971. 

Su carrera se desarrolló entre el sector público e instancias internacionales como Usaid y la Organización de Estados Americanos

Estuvo encargado de la reforma judicial y fue el encargado de redactar las reformas al Código Penal que siguen vigentes a la fecha. 

Además redactó la ley de la Carrera Judicial y la ley del Servicio Público de Defensa Penal

En Honduras y Nicaragua estuvo involucrado en la redacción del Código Procesal y el Código Penal

Escribió más de 15 manuales sobre derecho que publicó entre 1991 y 2008. 

Fue electo como magistrado de la Corte Suprema de Justicia en 2009 y llegó a ser presidente de la Cámara Penal

Entre la depresión y las presiones políticas

En el último año, Barrientos Pellecer se vio cercado por varios conflictos de orden familiar y político que fueron minando su estado de ánimo.

César Barrientos Aguilar, hijo del fallecido magistrado, fue acusado el año pasado de pertenecer a una red de trata de personas. (Foto: Nuestro Diario).
César Barrientos Aguilar, hijo del fallecido magistrado, fue acusado el año pasado de pertenecer a una red de trata de personas. (Foto: Nuestro Diario).

Su hijo, César Barrientos Aguilar,  fue capturado bajo sindicaciones de formar parte de una red de trata de personas. El magistrado fue acusado de intervenir en el proceso iniciado en contra de su primogénito. 

Su hija, Claudia Barrientos, abogada de varios casos importantes como el de Bancafé, también fue acusada de utilizar el nombre de su padre para influir en los casos que litigaba. 

Su hermano, Jorge Barrientos Pellecer, alcalde de Quetzaltengo, también estaba sumido en un torbellino político, pues la comuna de Xela se encuentra en quiebra y la corporación municipal ha tenido que lidiar con acusaciones de corrupción. El caso más sonado de la alcaldía de Quetzaltenango es el de la millonaria deuda pendiente con el Instituto Nacional de Electrificación

Varios magistrados de la CSJ, compañeros de trabajo de Barrientos Pellecer, relataron que el difunto sufrió muchas presiones en los meses pasados cuando se realizaba la elección del presidente de la  Corte Suprema de Justicia. Según dijeron, Barrientos se quejó en reiteradas ocasiones de que se le estaba coaccionando para cambiar su voto. Pese a ello, el magistrado se mantuvo firme.

Funeral y entierro

El magistrado César Barrientos Pellecer será velado en la funeraria San Bartolo de Mazatenango y será enterrado en el cementerio general de San Francisco Zapotitlán. Los magistrados de la Corte Suprema de Justicia se trasladarán hasta allá para asistir a las honras fúnebres. Las actividades que debían celebrar los magistrados el lunes 3 de marzo han sido canceladas por el trágico fallecimiento de su compañero.

02 de marzo de 2014, 16:03

cerrar