Rubén, el niño con problemas de la vista que sueña con ser Olímpico

Rubén Granados Amorín es un joven nadador guatemalteco que apunta a ser uno de los grandes del deporte nacional y pese a haber perdido su ojo derecho demuestra que cuando se tienen condiciones y deseo de superación nada es imposible.

En el Camex, disputado en Panamá, Rubén alcanzó una medalla de plata en el 4 X 200 relevo libre y tres bronces en, 50 metros mariposa, 100 metros libres y 4 X 50 relevo mixto.

Sonriente y con las ilusiones de un joven de 14 años, Granados habla orgulloso de la sangre que corre por sus venas ya que es nieto del recordado entrenador del fútbol Rubén Amorín Matos, quien brilló al frente de Municipal y de la Selección Nacional.

Mi abuelo (Rubén Amorín) siempre ha inspirado, él tenía Alzheimer, cuando le enseñé mi primera medalla, no me habló, pero con su mirada me hizo saber que estaba orgulloso de mí. Yo le prometí que llegaría a los Juegos Olímpicos y esa es mi meta
Rubén Granados Amorín
, Nadador juvenil guatemalteco

Perdí el ojo cuando tenía dos años debido a una infección, no le doy importancia a eso, sé que soy igual a los demás y si me esfuerzo puedo alcanzar mis sueños como deportista”, refirió, pese a que su llegada a la natación fue casi por accidente, ya que la maestra de educación física le advirtió que si no aprendía a nadar perdería la clase.

El joven nadador guatemalteco, Rubén Granados Amorín, espera seguir bajando sus tiempos y quemar las etapas que lo llevarán a cumplir la promesa que le hizo a su abuelo: clasificarse a unos Juegos Olímpicos. (Foto: Luis Barrios/Soy502)
El joven nadador guatemalteco, Rubén Granados Amorín, espera seguir bajando sus tiempos y quemar las etapas que lo llevarán a cumplir la promesa que le hizo a su abuelo: clasificarse a unos Juegos Olímpicos. (Foto: Luis Barrios/Soy502)

“La verdad estaba preocupado, pero mi mamá me apoyó y me llevó a la Federación de Natación, allí comencé, eso fue hace seis años y desde ese entonces no he podido dejar la natación y cada día sueño con llegar lejos”, refirió.

Rubén Granados Amorín no puede participar con atletas paralímpicos, ya que no es ciego total

Rubén ve con optimismo el futuro al igual que sus entrenadores, quienes confían en las capacidades del atleta y esperan continuar puliendo el diamante en bruto que recibieron hace 5 años en la Dirección General de Educación Física (Digef) y que poco a poco comienza dar sus frutos.

“Tenemos un programa que agrupa a casi 150 niños de diversas edades en la escuelita de iniciación de natación. Rubén es uno de los niños que ha crecido junto a nosotros y al que esperamos ver llegar muy lejos”, refirió Danilo Aldana, entrenador de la Digef.

Un grupo de niños que participan en la escuela de natación de la Digef en la zona 11 capitalina, posan junto a Rubén Granados y su entrenador Danilo Aldana. (Foto: Luis Barrios/Soy502)
Un grupo de niños que participan en la escuela de natación de la Digef en la zona 11 capitalina, posan junto a Rubén Granados y su entrenador Danilo Aldana. (Foto: Luis Barrios/Soy502)

En 2017 la aspiración de los entrenadores de Rubén Granados Amorín serán llegar lo mejor preparados para el Centroamericano y del Caribe de Natación (C.C.C.A.N.), donde esperan mejorar los tiempos, que siga brillando y consiguiendo medallas para Guatemala.

11 de julio de 2016, 07:07

cerrar