Salen a la luz dos de los contratos mejor guardados de la Fedefut

Iván Franco Sopegno asumió la dirección técnica de la Selección Nacional el 21 de mayo de 2014 y dejó esa responsabilidad el 17 de diciembre de 2015. (Foto: Soy502)

Iván Franco Sopegno asumió la dirección técnica de la Selección Nacional el 21 de mayo de 2014 y dejó esa responsabilidad el 17 de diciembre de 2015. (Foto: Soy502)

Dos de los contratos mejor guardados por la Federación Nacional de Fútbol y la administración de Brayan Jiménez, salen a la luz tras la auditoría que se lleva a cabo en esa institución. Se trata de los documentos que revelan cuánto cobraban el argentino Iván Franco Sopegno y el paraguayo Ever Hugo Almeida como técnicos de la Selección Nacional de Fútbol.

Sopegno ganó 2.7 millones de quetzales en los 16 meses que fungió como técnico de la azul y blanco. De 144 mil quetzales al mes, en sus primeros seis meses, subió a un pago inicial de 468 mil quetzales, y nueve pagos de 156 mil quetzales.

Estos fueron sus resultados:

De Almeida solo se conoce un contrato, el primero de 2010, por 12 mil dólares que se dividían en 11 mil de salario y 1 mil de alquiler de vivienda. Si hiciéramos de cuenta que su salario no aumentó los siguientes dos años, Almeida recibió el equivalente a 3.3 millones de quetzales en los tres años que se desempeñó como DT de la selección guatemalteca.

Los detalles

El contrato de la era 2010 de Ever Hugo Almeida que se hizo público, especifica las actividades y responsabilidades que le competen al técnico de la Selección Nacional

Si se calcula el costo por partidos jugados, Almeida dirigió 41 juegos (oficiales y amistosos) con la Selección, lo que implica que cada juego dirigido costó 82 mil 185 quetzales. Y si se calcula por resultados favorables, las 17 victorias de Almeida costaron 194 mil quetzales.

De Iván Franco Sopegno se hicieron públicos sus dos contratos: 2014 y 2015. Dirigió 22 juegos, lo que representa 122 mil 727 quetzales por juego jugado, y si se calcula por victorias, los ocho triunfos de Iván Sopengo costaron 337 mil 500 quetzales cada uno.

En ese primer contrato se establecía también el pago de 40 mil quetzales mensuales para Mario Acevedo, subentrenador, y 57 mil 500 quetzales para Rubén Ricardo García, sin precisar su labor o cargo que desempeñaba.

Sopegno integró un numeroso grupo de asistentes y aunque para justificarlo se decía que el pago de sus allegados salía de su propio salario, este listado especifica cúanto le pagaba la Federación a cada uno de los integrantes de su cuerpo técnico:

A la vez, él y su cuerpo técnico cobraban al igual que los jugadores, los "pagos por convocatoria" a la Selección Nacional, que podían ser de 500 a 1 mil dólares por cada partido amistoso u oficial. Por lo general, Sopegno y Mario Acevedo lo hacían por un monto más alto.

¿Quién pagaba?

Quizá para Brayan Jiménez, el expresidente de la Fedefut capturado por lavado de dinero e implicado en el Caso FIFA, el desempeño de la Selección Nacional no era una de las prioridades en su gestión. Por eso no se complicó eligiendo un director técnico desde el inicio de su administración, y le entregó esa tarea a uno de los patrocinadores, que pagó el salario de Ever Hugo Almeida y también de Iván Sopegno, derivado de un convenio de patrocinio. En la era de Almeida y en la primera etapa de Sopegno, Televisiete S.A. depositaba mensualmente a la federación lo necesario para cubrir los honorarios de los técnicos, un aporte que complementaba el pago por los derechos de transmisión.

En el segundo contrato de Sopegno, el de 2015, la mecánica cambió. El pago del técnico hacía parte de una negociación más amplia con Burgen Sociedad Anónima, una empresa intermediaria que se encargaba de captar patrocinadores para la Selección y cobraba entre un 35 y un 60 por ciento como comisión. Burgen pagaba al técnico con las comisiones por patrocinio que obtenía de los fondos de la Selección. Hasta marzo de 2015, Burgen tuvo como presidente del Consejo de Administración a Igor González, quien a la vez era gerente del Club Comunicaciones.

Pero ese esquema también representaba desafíos. A la fecha, a Iván Sopegno se le adeuda el pago de diciembre. Afirma que el dinero ya ingresó a la federación, pero siguen sin pagarles. 

"Siempre ha sido complicado que nos paguen porque el patrocinador depositaba, pero el trámite en la Federación se hacía lento", explica. "El dinero de diciembre ya se entregó, pero siguen sin pagarnos".

¿Un modelo que garantiza independencia?

Pese a que en la Federación Nacional de Fútbol existe una Comisión Técnica, la cual es dirigida por Víctor Hugo Monzón, esta no tuvo injerencia en la decisión de quien debía ser el director técnico durante la administración de Brayan Jiménez. Todo quedaba sujeto al convenio de patrocinio. 

Iván Sopegno asegura que nunca los patrocinadores incidieron en su trabajo o en la convocatoria de seleccionados. Dice que "no es nada nuevo, pues antes se ha hecho así (con Almeida)".

Acerca de si ese modelo era elegido por Brayan Jiménez para beneficiarse de una comisión, Sopegno lo negó y dijo que eso nunca ocurrió.

¿Y el contrato de Walter Claverí?

El Comité Normalizador nombrado por FIFA en la Federación Nacional de Fútbol designó al técnico nacional Walter Claverí a cargo de la Selección Nacional. Junto a él están David Gardiner y Juan Carlos Plata como asistentes. 

Aunque el contrato no se ha hecho público, Adela de Torrebiarte, quien preside el Comité de Normalización, explicó que el salario acordado para Claverí es de 60 mil quetzales, mientras que Plata y Gardiner ganarán 30 mil quetzales cada uno, para sumar 120 mil quetzales mensuales. Sus salarios serán cubiertos con recursos de la federación.

Rogelio Flores, preparador de porteros, y Ever Martínez, preparador físico, están contratados por medio del Comité Olímpico Guatemalteco.

03 de febrero de 2016, 09:02

cerrar