Santa Claus alegra a los niños pacientes del hospital San Juan de Dios

La magia de la navidad envuelve los días. Los niños son los más emocionados por la llegada de esta época. Las luces, el nacimiento, el árbol y las decoraciones hacen del fin de año un momento especial. 

Sin embargo, para muchos niños en los hospitales, estas fechas no son tan alegres. Deben permanecer en cama o conectados a algún aparato para sobrevivir.

Es por eso que los niños de la pediatría del hospital general San Juan de Dios recibieron la visita de Santa Claus, el amigo que desde hace 32 años deja por un lado su trineo y aborda un helicóptero en el aeropuerto, con su saco al hombro lleno de juguetes.

El hombre de la barba blanca, llegó cerca de las ocho de la mañana al aeropuerto para transportarse al centro asistencias y así sorprender a los ilusionados pequeños. Tras varias instrucciones y verificaciones, Santa ingresó al aeronave para dirigirse a realizar su anual tarea.

“Yo hago esto desde hace seis años. Me gusta llevarles alegrías a los niños que no pueden estar con su familia. Algunos pasan estos días solos en el hospital, eso me conmueve, por lo que desde que me invitaron a formar parte de esta actividad me he comprometido para llevar felicidad”, cuenta Ricardo Contreras, mensajero de la empresa Productos del Aire y es quien personifica a Santa Claus

El viaje

El traslado de la zona 13 a la zona 1 duró tan solo unos minutos, pero en la memoria de los infantes que esperaban la llegada de Santa Claus serán grandes los recuerdos de esta actividad que de alguna manera sirvió para curarles el peor de los males, la tristeza. 

Al descender del helicóptero, Santa se dejó abrazar por los pequeños a la espera de un regalo para adelantar su navidad. Luego, Papa Noel se dirigió hacia las salas de los más delicados, pero que también esperaban un detalle que los divirtiera. 

Tras finalizar su recorrido, Santa Claus se despidió de sus amiguitos y espera regresar el próximo año con sus bolsas llenas de esperanza y buenos deseos para todo el mundo.  

 

16 de diciembre de 2015, 17:12

cerrar