Abstencionismo: la sombra que opaca la segunda vuelta

Por Soy502

En el colegio Santa Teresita, zona 11, pocas personas estaban haciendo cola al inicio de la jornada electoral. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)

Las Elecciones del pasado 6 de septiembre fueron las más concurridas de la historia democrática de Guatemala, pero este domingo 25 de octubre se espera que la afluencia de personas sea menor.  En la primera vuelta, que dejó como ganadores a Sandra Torres, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), y a Jimmy Morales, del FCN Nación, hubo una participación del 70,8% de los votantes inscritos.   Sin embargo, los resultados de las encuestas que favorecen por amplio margen a Morales y el desencanto de algunos votantes por los dos candidatos en contienda hace creer que esa cifra no se repetirá. Además, el cierre de 31 circunscripciones electorales en el área rural también complicará la votación de unas 87 mil personas que deberán viajar hasta la cabecera municipal para ejercer su derecho al voto.    Históricamente, esa ha sido siempre la tendencia en Guatemala: desde el retorno a la democracia, en 1985, los balotajes siempre se han caracterizado por una menor participación de los electores.Por ejemplo, en 2011, en primera vuelta hubo una participación del 69.8%, pero en la segunda vuelta, la participación cayó casi diez puntos, a 60.8%. En 2008, la diferencia fue aún más marcada: en primera vuelta votaron 60.2% de los inscritos y en la segunda, tan solo asistieron 48.3%. Ahora bien, la elección con la menor participación en balotaje desde 1985 fue la de 1999, pues tan solo 40.83% de los votantes inscritos se presentaron a las urnas, mientras que en primera vuelta asistieron 53.7%. Los candidatos han realizado hasta el último momento posible un llamado al voto, para que los ciudadanos salgan y asistan a los centros de votación.  
25 de Octubre 2015, 06:48 am