Sin pelos en la lengua: 10 frases que definen a José Mujica

José Mujica arribará a Guatemala este lunes y, al día siguiente, participará en el VI Foro Esquipulas. (Foto: EFE)

José Mujica arribará a Guatemala este lunes y, al día siguiente, participará en el VI Foro Esquipulas. (Foto: EFE)

El legado presidencial de José Mujica quedará para la eternidad no solo por su peculiar forma de gobernar, siendo un presidente atípico, sino también por las frases célebres que acuñó.

Con una alta popularidad, en su país y en todo el mundo, el uruguayo dejó el poder el pasado mes de marzo, cediendo el gobierno a su compañero de partido Tabaré Vázquez.

Con motivo de su visita a Guatemala, hacemos un repaso a sus mejores frases, que demuestran que el exmandatario no tiene "pelos en la lengua".

A continuación, te dejamos diez de sus frases más destacadas.

El poder no cambia a las personas, solo revela quiénes verdaderamente son.

No soy pobre, soy sobrio, liviano de equipaje, vivir con lo justo para que las cosas no me roben la libertad

No es bonito legalizar la marihuana, pero peor es regalar gente al narco. La única adicción saludable es la del amor.

Quizá esté equivocado, porque yo me equivoco mucho, pero lo digo como lo pienso.

Grítenle a los pobres del mundo que cuando se sientan acorralados, vengan a este país, (…) no perseguimos a nadie y este país está vacío, todavía caben miles y miles

Esa vieja (Cristina Fernández de Kirchner) es peor que el tuerto (Néstor Kirchner). El tuerto era más político, esta es más terca.

¿Qué es lo que le llama la atención al mundo? ¿Que vivo con poca cosa, una casa simple, que ando en un autito viejo? ¿esas son las novedades? Entonces este mundo está loco porque le sorprende lo normal.

La paz se lleva adentro. El premio (Nobel) ya lo tengo. Está en las calles de mi país, en el abrazo de mis paisanos de los ranchos humildes.

La política es la lucha para la que la mayoría de la gente viva mejor y vivir mejor no es solo tener más, sino es ser más feliz.

Sí, yo estoy cansado, pero esto no para hasta el día que me lleven en un cajón o cuando sea un viejo lelo.

17 de agosto de 2015, 08:08