Caso TCQ: El otro negocio fraudulento de Otto Pérez y Roxana Baldetti

Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti suman un nuevo proceso penal en su contra, cuando se dieron las capturas y se explicó el que se denomina el Caso TCQ, consistente en el negocio fraudulento para la modernización de la Empresa Portuaria Quetzal (EPQ) y para lo cual se contactó con la empresa española Transportes de Contenedores de Barcelona (TCB), que a su vez crearon su filial en Guatemala Transportes de Contenedores Quetzal (TCQ).
 
El negocio requirió ofrecerle a TCB la concesión y usufructo de un tramo del Puerto Quetzal, con la finalidad de crear una plataforma moderna y que, al cabo de los años, quedara en propiedad del Estado de Guatemala, específicamente de la EPQ.
 
Para que ello se diera, los cabecillas Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti habían coordinado el pago de sobornos, para facilitarles los trámites legales y evitar problemas con los sindicalistas y con la justicia. Se habla de sobornos de hasta 30 millones de dólares.
 
 
Debido a que ya se encuentran capturados, el Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), informaron que Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti deberán ser trasladados cuando el juez así lo determine. De la misma manera, ocurriría con Juan Carlos Monzón, exsecretario privado de la exvicepresidenta. Monzón funge como colaborador eficaz del caso y es quien brindó los detalles de primera mano para que se conozca este caso.
 
 
Además, fue recapturado Gustavo Martínez, yerno y exsecretario de Otto Pérez, quien se encontraba en prisión domiciliar, ya que está ligado al Caso Redes, por tráfico de influencias en favor de la empresa Jaguar Energy.
 
Pérez Molina, Baldetti y Martínez enfrentarían proceso por asociación ilícita, cohecho pasivo y fraude.
 
Además, se capturó a Julio Sandoval, exsubinterventor de la EPQ; los sindicalistas de los trabajadores del Puerto Quetzal: Lázaro Reyes, Julio César Zamora y Julio Roberto Esquivel Orellana, por enriquecimiento ilícito.
 
También se capturó a Juan José Suárez, director de TCQ, y a Jonathan Cheves, a quien se le vincula como testaferro y lavador de dinero de Pérez y Baldetti.
 
 
Mario Ruano San José y José Luna, asimismo, fueron capturados, por tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito, y cohecho pasivo, respectivamente.
 
Aún quedan pendientes de captura: Ángel Pérez y Mauricio Garín, personeros de TCQ; Allan Marroquín y William Schwank, de la EPQ; y Guillermo Lozano, testaferro de Pérez Molina y quien fungió como negociador inicial del fraude.
 
 
Además, se solicitó el antejuicio contra el magistrado de la Corte Suprema de Justicia Douglas Charchal, que habría favorecido una resolución judicial, para que la EPQ y TCQ no pagaran a la Municipalidad del Puerto de San José 24 millones de quetzales por licencias de construcción.
 
 

15 de abril de 2016, 15:04

cerrar