Caso Lago de Amatitlán: empresario se "enferma" en plena audiencia

Durante el segundo día de audiencia del caso de la “fórmula mágica” que limpiaría el Lago de Amatitlán, uno de los sindicados se mostró enfermo y pidió ser trasladado hacia un centro asistencial con el fin de suspender la audiencia. 

Uri Roitman, el representante legal de la empresa israelí M. Tarcic Engineering LTD, llegó al juzgado de Villa Nueva con el rostro cubierto por una gruesa capa de crema que, a la distancia, le hacía parecer con un tono pálido.

Los abogados de Roitman pidieron al juez interrumpir la audiencia puesto que su cliente mostraba síntomas de presión alta. Este accedió y pidió que fuese evaluado para verificar si ameritaba trasladarlo a un centro asistencial y suspender la audiencia.

Sin embargo, los Bomberos Voluntarios verificaron el estado de salud de Roitman y confirmaron presión alta y un nivel de azúcar elevado, pero que no ameritaba se trasladado, por lo que la audiencia se reanudó. 

Horas más tarde el empresario se desplomó y sufrió un desmayo, por lo que requirió que lo sacaran de la audiencia y volvió a requerir la asistencia de los Bomberos, quienes lo trasladaron en camilla a otra área del juzgado, mientras el abogado pedía al juez que la audiencia se suspendiera.

Roitman comparece junto a otras 13 personas que son sindicadas de estafar al Estado con la suscripción de un contrato de 138 millones de quetzales que le fue  adjudicado a dicha empresa israelí que vendió una “fórmula mágica” que limpiaría el Lago de Amatitlán.

La Autoridad del Manejo Sustentable de la Cuenca del Lago de Amatitlán (Amsa) pagó 22 millones de quetzales para comprar el compuesto químico, que posteriormente se determinó que era una mezcla de aguas con sal, agua oxigenada y té de limón. 

En este caso se encuentra vinculada la exvicepresidenta Roxana Baldetti y su hermano, Mario Baldetti, sindicados de liderar la estructura.

02 de marzo de 2016, 11:03

cerrar