Presentan nueva hipótesis sobre bultos misteriosos de la Vía Láctea

Fotografía facilitada por CSIRO, de una vista general del complejo de telescopios COMPACT ARRAY de CSIRO a la luz de la Vía Láctea. (Foto: EFE)

Fotografía facilitada por CSIRO, de una vista general del complejo de telescopios COMPACT ARRAY de CSIRO a la luz de la Vía Láctea. (Foto: EFE)

Unos misteriosos "bultos" detectados en las nubes de gas que conectan a las estrellas en la Vía Láctea podrían estar vinculados con la materia perdida de la galaxia, según un estudio publicado por la revista Science. 

Estas estructuras tendrían forma de fideos, láminas de lasañas o de avellanas, según el estudio liderado por Keith Bannister, de la Organización para la Investigación Industrial y Científica de la Mancomunidad de Australia (CSIRO).

"Pueden cambiar radicalmente nuestra idea sobre el gas interestelar, que es el depósito de reciclaje de las estrellas de la galaxia y que albergan el material de viejas estrellas que se reconstruirá en otras", dijo Bannister, en un comunicado de CSIRO.

Estos misteriosos objetos fueron detectados por primera vez hace 30 años a través de unas ondas de radio emanadas del brillo de un quásar de una galaxia distante.

Entonces los astrónomos no pudieron determinar de qué se trataba, pero atribuyeron este comportamiento a la "atmósfera" invisible de la galaxia, un gas de partículas cargadas de electricidad que rellena el espacio entre estrellas.

"Los bultos en este gas actúan como lentes, que enfocan y desenfocan las ondas de radio, lo que hace que aparezcan fortaleciéndose o debilitándose a lo largo de días, semanas o meses", dijo Bannister.

La investigación dispuso del conjunto de poderosos telescopios en el este de Australia, que dirigieron al quásar PKS 1939-315 en la constelación de Sagitario, lo que les permitió observar un efecto de lente que duró un año.

Los astrónomos creen que las lentes son del tamaño de la órbita de la Tierra alrededor del Sol y están a unos 3 mil años luz, es decir, mil veces más lejos que la estrella más cercana, Proxima Centauri, según indicó CSIRO.

Este efecto de lente fue observado por el equipo de CSIRO con telescopios de radio y ópticos, pero en el caso del segundo la luz del quásar no varió, lo que indica que este tipo de fenómenos son invisibles a estas herramientas.

Bannister también manifestó que estas lentes pueden explicar lo que los astrónomos llaman el problema de la materia perdida del Universo.

"Los actuales modelos de nucleosíntesis en los primeros minutos del Big Bang hace 13 mil 800 millones de años predicen que se produjo mucho más hidrógeno, helio y litio del que podemos hallar actualmente", subrayó Bannister a la cadena ABC.

"El principal candidato es el plasma caliente contenido en los filamentos y nudos de las estructuras de gran escala, parecidas a las telarañas en el Universo. Nuestras lentes proveen otro candidato", acotó

22 de enero de 2016, 19:01

cerrar