Guatemalteca muestra su talento en prestigioso teatro de Nueva York

Sophy Castro es una guatemalteca que sueña con llegar al corazón del mundo con su voz; y poco a poco, con duro trabajo lo está logrando. 

Actualmente estudia en la New York Film Academy, prestigiosa escuela de actuación, danza y canto, en la ciudad de Nueva York

Sus arduas jornadas de estudios inician a las  9:00 horas y finalizan a las 19:00 horas, además de su talento nato y su pasión, han dado frutos, llevándola al mismísima escena del "Apollo Amateur Night", una serie de audiciones, realizadas cada año, en el prestigioso teatro "Apollo" (1913), de donde han salido famosos de la talla de la jazzista Ella Fitzgerald, James Brown y Jimi Hendrix

Acerca de la primera fase Sophy cuenta a Soy502

"Tienes que hacer cola a partir de las 9 de la mañana, solo dejan ingresar a 300 personas, estuve esperando por lo menos 3 horas, cuando logré entrar fui el número 246, nos entraron a una sala de espera, prácticamente esperé hasta que pasé a las 7 de la noche, canté un minuto y fue muy emocionante, no creí que me llamaran pues las personas que pasaban antes que yo eran muy talentosas
Sophy Castro
, artista guatemalteca.

El miércoles 22 de junio de 2016, la guatemalteca fue invitada a la segunda fase de audiciones, donde obtuvo el primer lugar

"Durante la prueba de sonido quedé impresionada, los artistas eran tan buenos que no sabía como había llegado hasta ahí", agrega. 

Sophy volverá a presentarse el 6 de julio, en la siguiente eliminatoria; si clasifica, cantará de nuevo en agosto, hasta llegar a la gran final en noviembre de 2016.  En la última fase participaría junto a quienes han gando cada miércoles por un premio de 10 mil dólares. 

 

Sophy Castro estudia interpretación y canto desde el año 2012, en la academia de Angélica Rosa, en Guatemala. Gracias a su dedicación e instrucción ha logrado la entrada a esta exigente escuela estadounidense donde estudia "Teatro Musical". 

¡Felicidades Sophy, nuestro orgullo502!

01 de julio de 2016, 22:07

cerrar