El doctor Randall Lou, quien le da seguimiento a los hermanos Argueta

El doctor Randall Lou, apoyado de la revista Pediatric Nephrology, tenía indicios sobre la enfermedad que afecta a los hermanos Argueta. Sus presentimientos fueron confirmados por expertos estadounidenses. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)

El doctor Randall Lou, apoyado de la revista Pediatric Nephrology, tenía indicios sobre la enfermedad que afecta a los hermanos Argueta. Sus presentimientos fueron confirmados por expertos estadounidenses. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)

La extraña enfermedad que padecen los hermanos Josué y Cristian Argueta ha sorprendido a los médicos de Guatemala, principalmente los de la Fundación para el Niño Renal (Fundanier), quienes sin tener experiencia sobre este padecimiento, se pusieron a investigarlo. 

El doctor Randall Lou, jefe de servicio de Nefrología, Hipertensión, Diálisis y Trasplante de Fundanier, explica que cuando llegó a sus manos el caso de los hermanos, tuvo la sospecha de lo que se trataba, pero necesitaba la confirmación de un experto estadounidense, lo que tomaría tiempo en confirmarse.   

“Nosotros recibimos el caso en 2012. El caso parecía muy extraño y empezamos a hacer estudios. Los primeros exámenes no arrojaban detalles de lo que sucedía con los hermanos, pero empezamos a sospechar que se podría tratar de una nefronopsis, un padecimiento que solo ha reportado unos 300 casos en todo el mundo”, detalla el médico. 

El doctor Lou resalta que atendieron a los hermanos de marzo a septiembre de 2012, mientras se enviaban las pruebas de sangre a Estados Unidos. Pero que se perdió contacto con la familia, que viajó a esa país para una segunda opinión. En ese lapso, las pruebas de sangre regresan a Guatemala, confirmando las sospechas del doctor Lou.

El historial médico muestra cómo se logró descubrir la enfermedad que padecen los hermanitos Argueta. El doctor Argueta confirmó las sospechas que tenía sobre el caso.
El historial médico muestra cómo se logró descubrir la enfermedad que padecen los hermanitos Argueta. El doctor Argueta confirmó las sospechas que tenía sobre el caso.

“Supimos de ellos gracias a una llamada de la Universidad de Maryland en marzo de 2013, donde se encontraban y nos preguntaron sobre el tratamiento que estaban recibiendo los muchachos. Explicamos que les estábamos haciendo el tratamiento de inmunosupresores, y ellos nos sugirieron continuar con el mismo”, explica el galeno.

Los estudios y el tratamiento siguen realizándose a los pacientes de enero a abril 2014, ya que la familia Argueta viaja nuevamente a Estados Unidos. En julio llega una nota de la Universidad de Cleveland preguntando cuál era la razón por la que no se efectuaba el trasplante en el país, a lo que el médico nacional explica los detalles. 

Este documento muestra la atención que han recibido los pequeños en Fundanier.
Este documento muestra la atención que han recibido los pequeños en Fundanier.

“Los hermanos Argueta no tienen las defensas para contrarrestar el citomegalovirus, que afecta a la mayoría de personas en la niñez. La mamá de los pequeños lo tiene, por lo que sería riesgoso hacer en este momento el trasplante de riñones. Estamos esperando que la infección los ataque, desarrollen las defensas y luego practicar el trasplante”, detalla. 

Aunque el trasplante se puede realizar sin que los niños cuenten con las defensas, el tratamiento para evitar el citomegalovirus es muy costoso que incluso en hospitales de Alemania, Estados Unidos y otros países no recomiendan hacerlo, pues cada tableta para combatirlo cuesta 10 dólares y debe tomarse de por vida. 

Mientras tanto, los pequeños siguen un tratamiento de diálisis peritoneal y están en seguimiento en la consulta de esa especialidad a la espera que estén aptos para efectuarles el trasplante.

10 de febrero de 2016, 09:02

cerrar