Robinson: El Caso La Línea nos mostró cómo se burlaron de la sociedad

Desde su llegada a Guatemala en el último trimestre del 2014, el embajador de los Estados UnidosTodd Robinson, ha mostrado particular interés en el combate a la desnutrición, la pobreza y el acceso al agua potable, servicios de salud y la administración de justicia para las comunidades más vulnerables del país.

Pese a que el diplomático insiste en que los guatemaltecos --no él ni la Embajada-- fueron los protagonistas de los acontecimientos de 2015, la gestión de Robinson será recordada por su participación en los cambios ocurridos luego del estallido del escándalo de corrupción conocido como "La Línea", que marcó la historia del país. 

Inserto en la controversia, entre quienes reconocen su esfuerzo y quienes protestan por su "injerencia" en la vida nacional, Robinson fue sin duda un actor determinante para la permanencia de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), para la caída del gobierno del Partido Patriota y para los tiempos en que ésta ocurrió.

Soy502 entrevistó al Embajador de EE.UU. en Guatemala para conocer cuáles son los compromisos y retos en el tiempo que le queda de gestión.

"Veo a una sociedad guatemalteca mucho más involucrada"

Según el diplomático, después del 15 de abril, la sociedad guatemalteca aumentó sus niveles de compromiso y se convirtió en un factor clave de fiscalización. Además, destaca el fortalecimiento del Organismo Judicial convirtiéndose en un ente más activo e independiente en una lucha contra la corrupción que, según recuerda, era más que evidente.

"Las críticas de Otto Pérez Molina no me sorprenden para nada"

Robinson destaca el papel tanto de las instituciones como de los fiscales que deben hacer bien su trabajo para alcanzar el éxito y probar las cargas de los acusados en el caso. Respecto a las declaraciones de Otto Pérez Molina en la última audiencia del Caso La Línea, el estadounidense aseguró que no le afectaron ni tampoco al trabajo entre los Estados. Robinson asegura que no le sorprenden por la complicada situación que atraviesa el expresidente y recuerda que siempre le dio su apoyo cuando se lo solicitó.

"Nuestra tarea es ayudar al país, tenemos interés en que Guatemala funcione"

El país norteamericano se encuentra inmerso en un período electoral y aún es pronto para saber si habrá un cambio de administración a partir de noviembre. No obstante, Robinson asegura que la tarea de su gobierno es colaborar en el desarrollo de Guatemala y que no habrá mucha diferencia gane un partido u otro. “Los dos partidos en su fondo son defensores de todas las comunidades y tienen que atender sus demandas”, apunta.

"Quiero dejar Guatemala en una situación mejor que cuando llegué"

En el ecuador de su gestión, el diplomático es consciente de que aún queda mucho por hacer en el país. Robinson destaca la voluntad por parte de la nueva administración de Jimmy Morales por realizar cambios y le da el beneficio de la duda. En su salida dentro de un año y medio, el Embajador tiene el deseo de poder dejar Guatemala mejor que cómo la encontró en 2014.

19 de abril de 2016, 09:04