05/07/2022

Una pequeña Guatemala se está formando en Indiana, Estados Unidos

  • Con información de National Geographic.
15 de noviembre de 2021, 13:47
Una comunidad de más de 2 mil guatemaltecos logró encontrar su hogar en Seymour Indiana. (Fotos: National Geographic)

Una comunidad de más de 2 mil guatemaltecos logró encontrar su hogar en Seymour Indiana. (Fotos: National Geographic)

National Geographic documentó a esta comunidad que llevó su cultura a esta área de Estados Unidos. 

Otras noticias: El debut de Guatemala en un Campeonato Mundial de Gimnasia Rítmica

La comunidad Chuj originaria de San Sebastián Coatán, migró desde hace más de 20 años a Seymour este lugar que actualmente cuenta 2 mil residentes, más del 10 por ciento de la población de Seymour.

Está asentada en parques de casas rodantes y un vecindario de casas pequeñas en las afueras de la ciudad, donde los miembros establecieron métodos para permanecer unidos, tanto físicamente como a través de las redes sociales. Incluso cuentan con sitios para compartir oportunidades laborales, noticias, eventos sociales y comparten pólizas de seguro de vida y un comité funerario. 

Su interés por el área surgió a partir de las oportunidades trabajo en Aisin U.S.A., una de las fábricas de piezas de automóviles más importantes del país, además de Acre Farms, la segunda empresa avícola (productora de huevos) más grande de Estados Unidos, cuyo 20% de empleados es migrante y también recluta para trabajos especiales a la comunidad guatemalteca asentada en el área. 

Guatemaltecos laboran en empresas avícolas. (Foto: National Geographic)
Guatemaltecos laboran en empresas avícolas. (Foto: National Geographic)

"Los pueblos pequeños de Estados Unidos han sido el destino de la mayor parte de la migración actual que proviene de las zonas rurales de Guatemala, no veo ninguna razón que no siga siendo la misma en el futuro”, dijo el guatemalteco Pedro Pablo Solares, abogado analista de inmigración en una entrevista a Nat Geo

Según afirma este fenómeno se llama "Ciudades espejo": la reconstrucción exacta de un pequeño pueblo de Guatemala en un pequeño pueblo de Estados Unidos, donde además los migrantes envían un porcentaje de sus ganancias a sus familias en el país de origen, mientras su trabajo en el nuevo lugar permite prosperar a la localidad gracias a los impuestos y la economía en movimiento. 

Según Solares ahora los guatemaltecos llegan a pequeñas poblaciones rurales estadounidenses en el medio oeste y en el sur. Allí la comunidad crece logrando una influencia local y una economía activa, además de tener voz en el sistema educativo y en la cultura, transformando a los pueblos pequeños de Estados Unidos.

Las actividades sociales y deportivas unen a los residentes guatemaltecos en Seymour. (Foto: National Geographic)
Las actividades sociales y deportivas unen a los residentes guatemaltecos en Seymour. (Foto: National Geographic)

Las escuelas son un gran atractivo para los guatemaltecos pues los niños pueden lograr la educación con la que no se cuenta en áreas remotas de Guatemala, incluso conservando el idioma Chuj. 

La fuerza de la comunidad Chuj es tan grande que ya cuenta con sus propias iglesias como la más grande llamada "Ríos de Agua Viva".  También hay negocios especializados, tiendas de indumentaria maya, restaurantes de comida Huehueteca y Guatemalteca y tiendas de abarrotes. El negocio más conocido del lugar es "GuateMex" que distribuye pan guatemalteco del día, realizado por Alfredo López, logrando que todos se sientan como si no hubiesen salido de la tierra que tuvieron que dejar por la pobreza, la falta de oportunidad y la segregación. 

Abarrotes en negocios de la comunidad guatemalteca. (Foto: National Geographic)
Abarrotes en negocios de la comunidad guatemalteca. (Foto: National Geographic)

“Guatemala es muy hermosa y me gustó vivir allí pero no había ningún lugar para ganar dinero, no había trabajo, ahora, gracias a Dios, nos quedaremos aquí, allá, hay pobreza. aquí, existe la oportunidad de esforzarse", explicó Apolonia Mateo a Nat Geo, una de las miembros de la comunidad que vive en Seymour desde hace 25 años y se dedica a la venta de indumentaria maya y batidos de frutas. 

Alfredo y Apolonia son líderes comunitarios y aconsejan a los nuevos integrantes guatemaltecos tras su arribo. Todas las familias apoyan al recién llegado, incluso la persona en varias ocaciones ya cuenta con trabajo.  Mateo afirma que el 70% de los nacidos en San Sebastián Coatán viven en Estados Unidos.  

Apolonia Mateo afirma que cuando alguien de Guatemala llega la comunidad lo ayuda. (Foto: National Geographic)
Apolonia Mateo afirma que cuando alguien de Guatemala llega la comunidad lo ayuda. (Foto: National Geographic)

El alcalde de Seymour, Matt Nicholson, afirmó que la población tuvo un período de estancamiento de 10 años, ahora ha crecido un 25 por ciento en la última década y casi un 50 por ciento desde 1980.

Según explica "una familia viene aquí y le va bien, una vez que eso sucede le dicen a un primo o un amigo, luego llega otra familia, nos hemos convertido en un destino". 

"Cuando mi familia se mudó aquí en 1978 había dos semáforos, recuerdo a mi papá, cuando nos deteníamos en un semáforo y había cuatro autos me decía que estábamos en un atasco, ahora no puedo decirte cuántos semáforos hay", contó al medio Jason O'Neill, un teniente de bomberos de Seymour.

Esto es similar a lo que ocurre con la comunidad de Jacaltenango, Guatemala que se asentó en Júpiter, Florida y la de Aguacatán con la de Morganton, Carolina del Norte

Los guatemaltecos en Seymour. (Foto: National Geographic)
Los guatemaltecos en Seymour. (Foto: National Geographic)

Migración de las montañas de Huehuetenango: 

“Los mayas son un pueblo excluido en Guatemala y los Chuj son uno de los más excluidos de los excluidos", dijo Pedro Pablo Solares. 

San Sebastián Coatán y las aldeas circundantes son tan remotas (12 a 14 horas desde la ciudad de Guatemala por caminos montañosos descuidados e inatendidos), que son prácticamente inaccesibles. No hay infraestructura, ni carreteras pavimentadas ni electricidad.

Quienes encuentran trabajo lo hacen como jornaleros agrícolas y ganan de $15 a $20 a la semana (Q116 a Q155), esto no alcanza para alimentar a una familia, los niños dejan de asistir a la escuela a los siete u ocho años o antes. 

Esto comparado a los $50 o $100 dólares a la semana (Q385 a Q770) que los migrantes envían a sus familias lo ha cambiado todo. 

Con información de National Geographic

Comentar
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
cerrar