26/11/2020

  • Comunidad

Acoso en el transporte colectivo, creciente delito contra mujeres

  • Por Erivan Campos
16 de marzo de 2020, 08:03
El acoso sexual ha ido creciendo cada vez más. (Foto: captura de pantalla)

El acoso sexual ha ido creciendo cada vez más. (Foto: captura de pantalla)

“Mery” (nos reservamos sus nombres reales), una mujer de 24 años, explicó públicamente en sus redes sociales, que un hombre la acosó desde Villa Nueva hasta llegar a la Universidad de San Carlos. Aunque pidió apoyo a un par de elementos de seguridad, no le ayudaron. El hombre la tocó y la persiguió hasta que ella logró reunirse con otras mujeres. Muchos de los comentarios en su historia eran para señalarla porque "no debía estar sola" en ese recorrido.

“Patty”, por su parte, corrió con menos suerte, quien la acosó a ella, yendo de la capital hacia Quetzaltenango, llegó al punto de someterla físicamente, golpeándola y quitándole la ropa, ante la inactividad de las pocas personas que le acompañaban en el bus, “por miedo a que el hombre les disparara” (iba armado). Aunque explica que se salvó por muy poco de ser penetrada, sí se siente violada.

Visibilizando el delito "normalizado"

En el marco del Día de la mujer y la conmemoración de marzo, como mes de la mujer, diversas mujeres señalaron el acoso sexual en el transporte público como una constante. Ante tal denuncia en Soy 502 quisimos corroborar lo que indicaban y les mostramos acá los impactantes descubrimientos.

Existe, en el mundo virtual un grupo de hombres que se dedican a acosar y hostigar sexualmente a cualquier mujer con la que se encuentren en el transporte público de Guatemala. Estos hombres suben los videos que dejan constancia del delito, y de forma impune, se dedican a retarse unos a otros a actos obscenos, con desconocidas, en el Transmetro, transurbano, buses rojos, microbuses y camionetas de transporte extraurbano.

Los rumores comenzaban a confirmarse desde que varias mujeres a lo largo del año pasado comenzar a tomar la valentía necesaria para denunciar ante los elementos de la Policía Municipal de Tránsito (PMT) los acosos que vivían dentro del colectivo, varios arrestos se dieron de sujetos que incluso llegaron a eyacular sobre la ropa de las mujeres.

Una sola mujer dejó de callar y varias perdieron el miedo de hacerlo, los sujetos eran trasladados a tribunales para iniciar sus procesos y ser juzgados. 

Tantos fueron los casos y tanta cobertura se le dio en todos los medios de comunicación que las mujeres lograron visibilizar lo común que era el hecho. Nineth Montenegro, cabeza del extinto partido Encuentro por Guatemala, presentó una propuesta de ley contra el acoso. En aquel momento argumentó que, diariamente, todas las mujeres guatemalteca son víctima de acoso y hostigamiento en la calle; especialmente en buses, parques, centros de estudio e incluso en los propios lugares de trabajo.

Pero ¿en realidad ocurrían tales acosos o era todo resultado de que las “feministas inconformes” querían un poco de atención en los tabloides?, esa era la interrogante de muchos hombres y mujeres que no se ven en la necesidad de utilizar los transportes públicos. Sonaba tan increíble que parecía falso ¡Cómo un hombre se iba a masturbar sobre una desconocida y públicamente! Soy 502 investigó y todo resultó ser cierto, y aún más explícito y perturbador de lo que se imaginaba; hoy te presentamos las pruebas:

**VIDEO**

*Por respeto y buscando que no se repliquen ni se multipliquen actos, tales como competencias o challenges, no compartiremos los videos originales, únicamente capturas de esos videos que puedan ilustrar, sin herir susceptibilidades, el problema social al que nos referimos.

 

Aclarando ¿Qué es el acoso sexual?

El acoso sexual puede definirse como insinuaciones sexuales, solicitud de favores sexuales u otros contactos verbales o físicos de naturaleza sexual no deseados ni queridos que crean un ambiente hostil u ofensivo. También puede ser visto como una forma de violencia contra las mujeres (y los hombres, que también pueden ser objeto de acoso sexual) y como tratamiento discriminatorio. Una parte clave de la definición es la palabra "no deseado".

El acoso sexual puede adoptar una variedad de formas. Incluye tanto la violencia física como las formas más sutiles de violencia, como la coacción - forzar a alguien a hacer algo que no quiere. Puede presentarse como acoso a largo plazo - repetidos "chistes" sexuales, invitaciones constantes (no deseadas) para acudir a una cita, o flirteo no deseado de naturaleza sexual. Y puede ser un incidente aislado - tocar o acariciar a alguien de manera inapropiada, o incluso el abuso sexual o la violación.

Problema estudiado

Según encuestas efectuadas, a nivel internacional, la edad en la que las mujeres empiezan a ser objeto de acoso callejero inicia desde los 9 años, además1 de cada 2 mujeres es víctima de comentarios sexuales explícitos en casi cualquier ámbito.

De acuerdo con un estudio realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), "El acoso sexual está íntimamente ligado con el poder y con frecuencia se lleva a cabo en sociedades que tratan a las mujeres como objetos sexuales y ciudadanos de segunda clase". 

¿Qué puede ser catalogado como acoso sexual?

  • Existen diferentes definiciones legales de acoso sexual en diferentes países y jurisdicciones, pero las formas más comunes de acoso sexual incluyen:
  • Contar chistes sexuales o sucios
  • Mostrar o distribuir dibujos o fotos sexualmente explícitos
  • Cartas, notas, correos electrónicos, llamadas telefónicas, o material de naturaleza sexual
  • "Clasificar" a la gente en razón a sus atributos físicos (piernuda, n*lg*na, tet*na, caderuda, etcétera)
  • Comentarios sexuales sobre la ropa de una persona, su anatomía, o miradas
  • Silbar
  • Sonidos o gestos sexualmente sugestivos como ruidos de succión, guiños, movimientos pélvicos o signos con dedos y manos
  • Amenazas y sobornos directos o indirectos para una actividad sexual no deseada
  • Pidiendo repetidamente a una persona una cita, o tener relaciones sexuales
  • Insultos, tales como p*rra, p*ta o zorra
  • Mirar de una manera ofensiva (mirar a los pechos de una mujer, o el trasero de una mujer u hombre)
  • Preguntas no deseadas sobre la vida sexual personal
  • Tocamientos, abrazos, besos, caricias o roces no deseados
  • El acoso u hostigamiento a una persona
  • Tocarse a sí mismo sexualmente para que otros lo vean
  • El asalto sexual
  • Abuso
  • Violación (el más grave de sus exponentes)

¿Los típicos piropos de albañil son acoso?

Sí. No son piropos, son acoso puro. Aún se tiene la errada idea de que una frase hecha o un chiste son “flores” como se les llama en lenguaje coloquial. Sin embargo la costumbre de piropear de desvirtuó,se populizó, se diluyó con el albur y ha quedado sólo una rima o un desahogo sexual que lo que menos generan es agrado.

Lo que normalmente gritan o te dicen al oído son insultos morbosos, que hacen alución al sexo y a los atributos físicos de la mujer.

La mayoría de las mujeres acosadas en el transporte público tienen entre 20 y 37 años de edad y señalan haber sido acosadas en múltiples ocasiones. (Foto En línea directa)
La mayoría de las mujeres acosadas en el transporte público tienen entre 20 y 37 años de edad y señalan haber sido acosadas en múltiples ocasiones. (Foto En línea directa)

Perfil de un acosador

En Soy 502 hemos consultado a una experta de la psicología para dar una explicación a la conducta del acoso y de los acosadores. Esto obtuvimos según la información de la psicóloga clínica, Licda. Jessica Quiñónez (colegiado 4876):

¿El acoso en el transporte público es una conducta normal?

No es una conducta normal, sin embargo cada vez es más frecuente. Empieza con miradas incómodas palabras indirectas sobre la vestimenta o características personales y hasta contacto físico.aprovechando el movimiento de las personas en el autobús. La conducta se agrava cuando muchos de quienes están alrededor solamente observan y se hacen los desentendidos.

¿Cómo puede afectar un caso de estos a una menor?

Con daños emocionales y psicológicos.

Cuando existe acoso sexual en un transporte público, las menores, se pueden ver afectadas por una diversidad de trastornos como estrés, ansiedad, depresión, nerviosismo, desesperación, impotencia, sentimientos de culpa, somatizaciones (como náuseas, dolores de cabeza, de estómago y otros).

En mujeres adultas puede generar estrés postraumático, miedos, hipertensión y desconfianzas persistentes que pueden generar hasta la pérdida de empleo por temor a subir a un transporte público.

Bien entonces, el acoso no es un acto de dañe un momento a la mujer, sus alcances pueden ser más traumatizantes de lo imaginado en la psiquis de cualquier persona.

¿Qué podría llevar al acosador a realizar actos obscenos en público?

Principalmente son personas psicológicamente inestables y muchas veces son personas pueden sufrir trastornos de personalidad no diagnosticados; tienden a tener serios problemas de salud mental,

en ocasiones son personas obsesionadas, rechazadas, controladoras, abusivas y resentidas. Incluso podrían estar bajo efectos de alguna droga, sin embargo, comúnmente sí son conscientes de sus actos.

Pero el acoso sexual no se limita al transporte colectivo, este puede tener cabida en cualquier lugar (trabajo, la universidad, en la calle, incluso en el hogar). Y muchas veces solo se detiene con la denuncia ante las autoridades competentes.

¿Sólo los hombres acosan a las mujeres?

No. El acoso ocurre en ambas vías, por tanto no es un tema de género, sino de salud mental pública.

Las mujeres también pueden acosar sexualmente a los hombres, los hombres pueden acosar sexualmente a otros hombres y las mujeres pueden acosar sexualmente a otras mujeres. No existe un sesgo de género para los acosadores.

Estadísticas

Según los datos del Observatorio Contra el Acoso Callejero, al menos una de cada tres personas (es decir el 36.4%) sufre alguna forma de acoso, varias veces al día.

mapeo.ocacgt.org

Además, casi tres de cada cuatro personas (el 74.8%) ha sido víctima de comentarios obscenos u ofensivos de carácter sexual. Y la misma cantidad de personas han declarado que les han colocado el cuerpo con intenciones sexuales, no consentidas, en el transporte público.

mapeo.ocacgt.org

Debe tenerse en cuenta que en este delito hay una sub estadística pues la mayoría de hechos no se denuncian, por miedo.

Según indicadores del Observatorio de Acoso Callejero, la mayoría de las mujeres acosadas en el transporte público tenían entre 20 y 37 años de edad. La gran mayoría de ellas ha sido acosada en múltiples ocasiones y sus reacciones, ante el acoso, han sido pacíficas. No es una opción dar aviso a las autoridades o defenderse.

Indican también que la mayoría de hechos se reportan en los buses rojos y en el Transmetro, detallan que se los principales tipos de acoso son miradas lascivas, recargarles el cuerpo, recibir piropos, y haber sido tocadas y manoseadas con carácter sexual.

Una buena parte de ellas declaró también haber visto que se “manoseaban los genitales” o bien que se los hayan mostrado descaradamente.

 

via GIPHY

 Estadísticas de acoso en buses, por el Observatorio de Acoso Callejero.

Iniciativas contra acosadores

El 21 de noviembre de 2019 fue presentada una iniciativa de ley que establecería una multa para quien cometa acoso callejero (contra cualquier otra persona) y cárcel, si fuera en contra de una menor.

La multa por acoso callejero se planteaba con cantidades equivalentes entre 10 y 15 salarios mínimos, es decir, entre Q29 mil 920 o Q44 mil 880. Si la víctima fuera menor de edad, el agresor podría ser condenado de cuatro a seis años de prisión.

El proyecto legal era promovido por la diputada Nineth Montenegro, sin embargo la diputada quedó fuera del congreso y el Partido Político ya no existe.

Hacia el ámbito laboral también se ha creado el Proyecto de Ley para la protección de los trabajadores en contra del acoso laboral, documento que pretende crear la ley que tendrá por objeto definir, prevenir, corregir y sancionar las diversas formas de agresión, maltrato, vejámenes, trato desconsiderado y ofensivo (en general todo ultraje a la dignidad humana) que se ejerza en una relación laboral privada o pública.

 TAMBIÉN PUEDES VER: 


 

 

 

 

Comentar
cerrar