23/10/2020

  • Comunidad

Marlon Donis lucha contra el cáncer que cobró la vida de su padre

  • Por Erivan Campos
07 de febrero de 2020, 04:02
Marlon tiene un objetivo: Sobrevivir al mismo cáncer con el que perdió la batalla su padre. (Foto Cortesía)

Marlon tiene un objetivo: Sobrevivir al mismo cáncer con el que perdió la batalla su padre. (Foto Cortesía)

Marlon Donis, tiene 25 años de edad, es un joven guatemalteco que después de esfuerzos y constante lucha, se graduó de Ingeniero Industrial, para orgullo de su familia.

A sus cortos 11 años, su padre falleció a causa de cáncer de colon, pese a esto, todo en su vida transcurría tranquilamente hasta que la vida le puso la mayor de las pruebas: sobrevivir al mismo cáncer con el que perdió la batalla su padre.

Con el cáncer no hay profesión que aguante, económicamente hablando, no hay apoyo que baste y ahora él y su familia se ven en la necesidad de pedirte ayuda para vencer esta terrible enfermedad.

Es un joven ejemplar. (Foto cortesía)
Es un joven ejemplar. (Foto cortesía)

Soy 502 entrevistó a Marlon y él mismo nos cuenta su historia, comenzó aclarando:

“Para iniciar, creo firmemente que Dios lo coloca a uno en los lugares adecuados, con las personas adecuadas y en el tiempo adecuado”, lo dice porque a inicios del 2019 inició un club del libro, y el primer libro que leyó parecía presagiar el caótico año que viviría. "El libro se llama Cuando lo que Dios hace, no tiene sentido y explica que Dios siempre tiene propósitos en nuestra vida y de cierta manera muchas etapas fuertes nos ayudan a cumplir alguno de los planes que él tiene para cada uno de nosotros”.

Continúa explicando: “Al poco tiempo que terminamos el libro  empecé a sentir muchos cólicos estomacales, pensamos que era alguna bacteria o parásitos. Fui con un médico, el cual me había diagnosticado inicialmente Helicobacter Pylori, pero con el tratamiento que me dio los dolores incrementaban gradualmente al punto que me mandaban al suelo”. A las 3 semanas, Marlon fue con un gastroenterólogo quien le detectó un tumor en el colon. La enfermedad que se había llevado a su padre tocaba la puerta de su vida, la noticia llegó como balde de agua fría para su familia.

Su fe solo se fortalece. (Foto Cortesía)
Su fe solo se fortalece. (Foto Cortesía)

“No esperábamos un resultado de esos y en especial a la semana de haber cumplido 25 años”. Aún con la mala noticia, Marlon se aferraba a la mano de Dios: “Ese momento recordaba el libro que había leído y recordé sobre los propósitos que Dios tiene para nuestras vidas”.

Cuentas por pagar

Luego de la detección del cáncer, la familia empezó a hacer trámites para que el IGSS llevará su caso, ya que no contaban con el dinero suficiente para pagar todos los tratamientos en una entidad privada. “Pasaron dos meses y el IGSS no iniciaba con el tratamiento para eliminar la enfermedad. Hasta que a principios de mayo del 2019, ya no podía caminar, debido que el tumor estaba obstruyendo el 80 por ciento del intestino, estaba demasiado inflamado, por lo que me llevaron de emergencia al IGSS y me operaron”.

Solo tras casi perder la vida y ser atendido bajo una emergencia, pudo ser cubierto por la Seguridad Social. “A los 20 días inició mi tratamiento de quimioterapia, pero resulta que al tercer ciclo me empecé a sentir mal nuevamente y me llevaron de emergencia al IGSS, resulta que tenía un absceso de la cirugía anterior el cual creó una gran infección, tuvieron que hacer una nueva cirugía de emergencia”.

Calle sin salida

El tratamiento continuó y lograron reducir el tumor pero el proceso se estancó: “resulta que llegó a un punto en el cual mi cuerpo ya no reaccionaba con esa quimioterapia, entonces fue necesario hacer uso de otro tratamiento, que después de 4 ciclos tampoco ha demostrado ningún resultado”.

La familia buscó un oncólogo privado para ver qué otras opciones tenían y éste recomendó que era necesario hacerle una tomografía PET, que ayudaría a ver cómo está la enfermedad dentro del cuerpo de Marlon para evaluarlo y luego cambiar el tratamiento por una quimioterapia que no tiene el IGSS (este examen se realiza solo en EE.UU.) “la tenemos que comprar por nuestra cuenta, pero el costo es demasiado alto (USD $6mil por cada quimioterapia) y no logramos cubrirlo”.

Podemos ayudarle

Marlon necesita apoyo para costear el viaje a EE.UU., el costo de la tomografía y luego sus quimioterapias. Juntos podemos lograr que gane su lucha contra el cáncer. Un mínimo de 10mil dólares podrían apoyarle en su trabajoso camino. Si todos nos unimos podemos hacerle su viaje un poco más sencillo.

Puedes apoyarlo a través de la cuenta de Facebook “Unidos por Marlon Donis” donde realizarán rifas y todo tipo de actos para apoyarlo.

 

 

Puedes también dejar tu apoyo económico en:

Cuenta a nombre de la madre de Marlon. (Foto Cortesía)
Cuenta a nombre de la madre de Marlon. (Foto Cortesía)

Marlon pide apoyo e impresionantemente guarda una paz que solo la encuentra aferrado a su fe. Nos explica: “Me gustaría decir que mi experiencia con esta enfermedad me ha dejado ver los milagros que hace Dios constantemente en nuestras vidas, la forma en la que él nos habla y cómo nos prepara y nos da la fuerza para seguir luchando. Justo cuando estás en los momentos más difíciles y querés renunciar a todo nos envía señales diciéndonos que está allí para que no perdamos la fe ni la confianza en él”.

Están realizando rifas para ayudarlo. (Foto cortesía)
Están realizando rifas para ayudarlo. (Foto cortesía)

Con esperanza y agradecimiento nos dice: “Mi vida cambió de una manera radical, (...) puedo decir que la forma de visualizar la vida cambió por completo”.

El joven no pierde el positivismo e insiste en compartir su historia solicitando apoyo pero también multiplicando su fe a todas aquellas personas que estén sufriendo o con enfermedades graves. Este es su mensaje:

Esto nos ha unido más como familia y hemos podido ver la muestra de amor de tantas personas a nuestro alrededor, que hasta a veces ni conocemos. Creo firmemente que son esos ángeles que él manda a nuestro socorro. Por lo cual a cualquier persona que esté viviendo por lo mismo quiero decirle que la última palabra la tiene Dios, y eso es lo que creemos con mi familia
- Marlon

Comentar
cerrar