Los exorcismos del Congreso

Los exorcismos del Congreso

Publicado hace 17 días.

Daniel Haering

Destinados al colapso

Hace muchos años dos grandes boxeadores se enfrentaron en lo que muchos consideran fue el combate más significativo en la historia del noble deporte de los golpes.Mohamed Alí y George Foreman subieron al ring en Zaire (hoy República del Congo), del terrible dictador Mobutu, en un show inolvidable.Los poderosos golpes de George Foreman desafiaban la rapidez y habilidad de Alí. Se esperaba un baile de perro y gato. Uno lanzando formidables puñetazos y el otro esquivándolos.En vez de eso, Alí

Daniel Haering

¿Sacrificará EE.UU. a Iván Velásquez?

Parece claro que la posición de Estados Unidos es la de mantener a la CICIG. El Canciller llamó al Presidente y el recadito (¿orden?) fundamental abogaba más por reformar a lo Pompeo que destruir a lo Pompeya.El viernes 31 de agosto Jimmy Morales dijo “cierro el establecimiento” y el canciller Mike Pompeo, una semana más tarde, contestó “ya, ya, respeto tu decisión (soberanía). El año que viene hablamos para ver cómo lo reformamos”.Desconocer la decisión del Presidente no es gratuito

Daniel Haering

El cartucho quemado de Jimmy Morales

La desesperación es mala compañera de viaje. Hace unos días ya había voces proponiendo tirar al Presidente a la vía del tren. La intentona del viernes 31 de agosto, y su descafeinado resultado, obedece a ese miedo que el Ejecutivo consideró creíble.El diputado Galdámez hacía chistes con periodistas diciendo “deberíamos quitarle el antejuicio al Presidente por hueco”. Lo digo a Manuela para que se entere Pedro.Y el mensaje fue escuchado. La amenaza provocó la reacción. La captura de Melgar Padilla

Daniel Haering

De derrota en derrota hasta el descalabro final

Nos gobiernan personajes diminutos. Centrados en peleítas de vista corta, hundidos en sus propias personalísimas miserias y alejados de los problemas de gestión del país, ni siquiera son capaces, dentro de su egoísmo, de hacer jugadas de mediana altura. Se echa de menos a Arzú en ese sentido.El legado de Morales, a quien nadie defiende más que con un menospeorismo coyuntural, será el de la medianía, la insignificancia, la trivialidad y la vulgaridad…todos sinónimos de mediocridad.Hace un año el Presidente
cerrar