• Comunidad

Migrante guatemalteco narra pesadilla de su viaje a EE.UU.

  • Por Soy502
22 de abril de 2019, 08:04
El guatemalteco narró la pesadilla sufrida en su viaje ilegal a Estados Unidos. (Foto: Archivo/Soy502)

El guatemalteco narró la pesadilla sufrida en su viaje ilegal a Estados Unidos. (Foto: Archivo/Soy502)

Un guatemalteco narró el infierno que vivió junto a su hijo de 10 años durante su paso ilegal hacia Estados Unidos y en el que le mintieron con una "tierra prometida" donde encontrarían trabajo recién llegados. 

Carlos Joaquín Salinas de 27 años recuerda las mentiras. Él contó su historia al The Dallas Morning News donde recogieron su testimonio. "El coyote nos dijo que era como ir a Disneylandia y que nos recibirían con empleo". 

  • MIRA:

El guatemalteco narra que acordaron con el coyote un pago de 6 mil dólares, unos 47 mil quetzales por la travesía. Cruzarían desde su natal Santa Rosa hasta la frontera Sur de México y Estados Unidos. 

El hombre viajó a Estados Unidos endeudado. (Foto: TMN)
El hombre viajó a Estados Unidos endeudado. (Foto: TMN)

Salinas vendió un pequeño terreno, tres vacas, cuatro pollos y pidió un préstamo. Completaron los 6 mil dólares y comenzaron el recorrido de 1 mil 800 millas junto a su hijo acomodados un un autobús. Él y Fernando reían hasta que llegaron a Ciudad Juárez. En ese lugar el hombre los "cambió" con otro coyote para continuar el viaje. 

Los días posteriores fueron una pesadilla ya que cambiaban de "custodio" cada cierto tiempo y había nuevos sobornos que pagar. 

Atravesaron México, pagaron taxis, durmieron en albergues.

Llegaron a la frontera

"El coyote apuntó hacia la Montaña Franklin adornada por una estrella y dijo, ese es Estados Unidos, corran hasta el Río grande, busquen a la patrulla fronteriza y listo, entréguense", refirió el guatemalteco.

Al cruzar, Fernando tomó la mano de su padre y gritaba lleno de alegría: "Papi ya la hicimos, ya llegamos a una nueva vida". Fernando y Joaquín no sabían que su infierno apenas comenzaba. 

Ambos pasaron los siguientes días detenidos debajo de un puente internacional. Como animales enjaulados, un circo. Luego ambos vivieron en un albergue en donde eran despertados a las 3:00 de la mañana por agentes de la Patrulla Fronteriza.

Solicitaron asilo y comparecieron ante un juez. Ahora viven en Arlington ya que consiguieron la ayuda de un primo, pero ambos desean volver a casa. "Ojalá pudiera regresar el tiempo", dijo Salinas. 

"No puedo regresar, estoy sumido en deudas, mi mensaje para los guatemaltecos es que no lo crean, todo es una gran mentira", argumenta. 

Ahora, Joaquín se dedica a cultivar milpas de maíz y frijol. La siembra no es su negocio y debe comprar medicina para su madre. 

Joaquín y Fernando es uno de sus tres hijos, según él "el más pilas para soportar el viaje".  Ahora Joaquín consiguió un empleo donde gana 100 dólares en una semana, envía una parte a Guatemala y se queda con otra. Inscribió a su pequeño en una escuela pero el semestre casi terminaba así que deberá regresar más adelante.

*Con información de Al Día Dallas 

Comentar
cerrar