24/01/2022

¿Por qué la producción de aguacate pone en riesgo al ambiente?

  • Con información de Infobae
08 de noviembre de 2021, 18:46
Algunas cadenas de restaurantes ya no usan este producto y buscan otras alternativas. (Foto: Freepik)

Algunas cadenas de restaurantes ya no usan este producto y buscan otras alternativas. (Foto: Freepik)

Es uno de los frutos codiciados en muchas partes del mundo, pero su producción pone en riesgo el ambiente.

PRODUCCIÓN: El aguacate guatemalteco es el favorito en Europa

El aguacate tiene una gran preferencia entre muchas personas en el mundo, además de su exquisito sabor, tiene muchas propiedades que benefician a la salud, también es una opción muy adecuada para los vegetarianos y veganos.

Aunque en todo el planeta han aumentado las hectáreas dedicadas al cultivo del aguacate, el mundo es consciente de que este fruto y todos sus derivados son patrimonio mexicano, y así lo reflejan las cifras.

Durante la temporada 2021, México exportó más de un millón de toneladas a 34 países distintos, entre ellos, Estados Unidos, Canadá, Japón, Francia, El Salvador, España, Honduras, Holanda o China.

Sin embargo, detrás de este negocio multimillonario se esconde una problemática que genera preocupación e incluso, ha llevado a algunos restaurantes a sustituir este alimento por otras opciones más sustentables.

Así lo explica The Guardian en una nota que ha provocado diversas reacciones en todas partes del mundo.

El medio británico recuerda que la producción de aguacate “deja una huella de carbono enorme” y que cada pieza “requiere 320 litros de agua para crecer”.

 

 

Esto, sostiene la publicación, ha llevado a algunos establecimientos a modificar las opciones de su menú, como por ejemplo, a la cadena mexicana Wahaca, que opera en Reino Unido.

“La demanda global (de aguacate) es tan grande que se está volviendo inaccesible para las personas indígenas que viven en las áreas donde se cultiva”, dijo la cofundadora de Wahaca, Thomasina Miers, en entrevista con The Guardian.

Es cierto que los pedidos globales han llevado al precio del aguacate a niveles exhorbitantes. En agosto, el kilo llegó a venderse en los supermercados de España a 13 euros (Q116 por 2.20 libras). Se trata de un artículo de lujo que se produce a gran escala, como si fuera un alimento básico.

El encarecimiento del oro verde y el impacto ambiental “devastador” de su producción llevó a la cadena de restaurantes Wahaca a crear una alternativa inspirada en la salsa mexicana.

El cultivo de este fruto requiere de muchos litros de agua y esto pone en riesgo el recurso hídrico. (Foto: Freepik)
El cultivo de este fruto requiere de muchos litros de agua y esto pone en riesgo el recurso hídrico. (Foto: Freepik)

Esta nueva receta, a la que denominaron Wahamole, lleva habas, chile verde, lima y cilantro. Nada de aguacate.

Para Tim Lang, profesor de política alimentaria en City, Universidad de Londres, la decisión del establecimiento evidencia que “partes de la industria alimentaria están comenzando a darse cuenta de los grandes problemas que enfrentamos como resultado de la agricultura intensiva”, según explicó a The Guardian.

Y es que la producción de este fruto es altamente contaminante, y su alta demanda ha arrastrado graves consecuencias, como la deforestación, la pérdida de biodiversidad y la escasez de agua.

La industria del aguacate genera una huella de carbono. Para calcular su impacto, se estudian los gases de efecto invernadero que se generan a lo largo de la cadena de suministro. Se analizan las emisiones de dióxido de carbono (CO2), metano (CO4), óxido de nitrógeno (N2O) y otros gases fluorados (HFCs, PFCs, SF6), y se engloban en una única medida conocida como “dióxido de carbono equivalente”.

La comercialización del aguacate requiere un alto consumo de combustibles fósiles, para que se pueda transportar la mercancía a los países demandantes. También exige un elevado consumo de energía eléctrica y de fertilizantes.

Aunque es uno de los productos predilectos en muchas partes del mundo, en algunos lugares se ha empezado a deforestar áreas para producir este monocultivo.
Aunque es uno de los productos predilectos en muchas partes del mundo, en algunos lugares se ha empezado a deforestar áreas para producir este monocultivo.

Al mismo tiempo, genera numerosos residuos, ya que se crean empaques, muchas veces de plástico, para que el fruto se mantenga maduro. Y a esta huella de carbono hay que agregar el despilfarro de agua: cada kilo (2.20 libras) necesita entre 600 y 700 litros.

Por otro lado, la demanda global ha hecho que se quemen ilegalmente terrenos en los principales estados productores, como Michoacán o Jalisco, para poder dedicar esas hectáreas al cultivo de aguacate.

La deforestación, a su vez, merma la biodiversidad, sin que se ponga un alto a las mafias que incendian bosques de forma indiscriminada.

Sin embargo, no parece que esto vaya a ser el fin del éxito mundial del aguacate y sus derivados.

Pero se trata de una llamada de atención a la industria para que se incline por opciones más sustentables, y se esfuerce por reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, especialmente ahora en el marco de la COP26 que se está celebrando en Glasgow.

Comentar
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
cerrar