• noticias

Rodrigo: "Yo voy a trabajar duro para llegar al MIT"

  • Por Magui Medina, Content Marketing Soy502
Esfuerzo, dedicación y sobre todo pasión, las claves que han sido las principales fortalezas de Luis Rodrigo Urrutia Castellanos. (Foto: Magui Medina/Soy502)

Esfuerzo, dedicación y sobre todo pasión, las claves que han sido las principales fortalezas de Luis Rodrigo Urrutia Castellanos. (Foto: Magui Medina/Soy502)

Entrevista a Rodrigo Urrutia, 17 años, estudiante de diversificado del Liceo Javier y apasionado por la matemática.

¿Cómo empezó tu interés en las Olimpiadas?

Empecé a participar en Olimpiadas desde que tengo 13 años. De parte del colegio, del Liceo Javier, nos motivan bastante. Recuerdo que a los 13 años comencé a participar porque en sexto gané las mini olimpiadas en el Colegio, el primer lugar. Desde entonces es que estoy emocionado por la matemática. 

¿Cómo fueron tus siguientes pasos en las competencias?

En primero básico gané primer lugar. Y antes de la final me ofrecieron los alumnos de licenciatura de la USAC participar en Olimpiadas Internacionales. En los siguientes años, estuve en las dos: Olimpiada Nacional e Internacional.

De parte de la Nacional en segundo básico quedé en tercer lugar; en tercero básico quedé en tercer lugar en mate; y de parte de las Olimpiadas internacionales, en segundo básico fui a las Olimpiadas de Centroamérica y el Caribe, teniendo 14 años, llevaba solo seis meses estudiando matemática pura, no tenía mucho conocimiento aún… Entonces no gané ninguna medalla. Pero cuando cumplí 15 años, me eligieron para participar en el entrenamiento para la Olimpiada Mundial, eso fue ya en tercero básico. 

¿Qué participación tuviste en las Olimpiadas Internacionales?

En tercero básico volví a participar. Las Olimpiadas Internacionales son como ir al Mundial de matemática, en donde pueden participar todos los países que estén interesados. El primer año que yo fui se llevó a cabo en Colombia, el segundo fue en Sudáfrica y este año fue en la India. Lastimosamente las tres veces que yo clasifiqué no había dinero para los boletos, entonces no pude ir…

¿Hay posibilidad de conseguir patrocinio o apoyo para esos viajes?

A veces el gobierno apoya estas competencias, pero no siempre. Intenté buscar patrocinio pero no es muy fácil. Los boletos son caros. Pero bueno, a nivel nacional, este año participé en las Olimpiadas de matemáticas y gané.

Es cierto, felicidades. ¿Cómo te preparas para las competencias?

La ventaja que he tenido es que desde pequeño estoy en la matemática y también con mi grupo de amigos tenemos una relación muy buena, trabajamos en equipo. Entonces, digamos que los primeros dos años, teníamos un maestro asignado que es nuestro gran amigo, se llama Dennis Ardón, el coordinador de matemática del Liceo Javier. Yo lo aprecio mucho y sigo teniendo contacto con él porque es una gran persona y me ha ayudado a ser lo que soy. Los primeros dos años, él estuvo con nosotros, ya para el tercer año fue un entrenamiento más autodidacta. Entonces este año, él nos dijo que teníamos que poner de nuestra parte y estudiar desde nuestras casas,  buscar  material… pero nos instó ser autodidactas y a aprender solos. Nos quedábamos dos días a la semana a estudiar.

¿Cómo se desarrollaron las Olimpiadas Nacional de Ciencias de este año?

Consiste en tres etapas: el primero es departamental, quedan 10 ganadores; entre esos 10 yo quedé noveno. En ese momento me asusté bastante pero me ayudó a motivarme para estudiar más. En la regional, ya estaba más seguro porque había estudiado todos los días, me fue bien. Pasé a la siguiente ronda, cuatro del Liceo Javier llegamos a la final, éramos 10 finalistas.

¿Cómo te preparas mentalmente en ese momento?

Esta Olimpiada fue la que más nervioso estuve porque era mi última oportunidad y aunque quería ganar el primer lugar, pero como estaba compitiendo con mis compañeros, ganar el primer lugar significa que ellos no habían ganado… Era una situación difícil. En la final, fui el último en pasar a recibir la medalla de primer lugar… pero me estaba muriendo de nervios.

¿Cómo fue el momento en el que te dijeron que habías ganado?

El día anterior a la entrega traté de despejarme, me puse a jugar FIFA, estaba muy cansado por el examen. Me dormí rapidísimo. La premiación fue en el Camino Real, estaba asustadísimo, estábamos tres del Javier, entre los 5 mejores de matemática. De las 20 plazas en matemática, 14 fueron del Javier. Estuve serio, ya cuando abracé a mi familia, sonreí.

Me di cuenta que la medalla era el inicio de algo muy importante en mi vida. Mi mamá me lo viene diciendo desde hace años, que aplique para ir a estudiar a Estados Unidos y en la cena de premiación conocí a los “Guatemaltecos ilustres”. La historia de una guatemalteco de San Marcos que estudió en la Universidad de Luisiana y que ahora trabaja en un buque petrolero, me inspiró. Supe desde ese momento que debía concentrarme el resto del año para aplicar para Estados Unidos. La Olimpiada fue como una catapulta para mí.

¿Qué significó el viaje a Boston?

Me abrió los ojos a un nuevo mundo. Estoy seguro que voy a llegar ahí en algún momento de mi vida. Yo voy a trabajar duro para llegar a MIT y lograr esta meta que me propuse.

¿Qué fue lo que más te impactó del viaje?

Uno cree que esas universidades son inalcanzable y no es así. Yo camine por MIT, caminé por esas universidades y no es como que son de oro y no podemos llegar allí, solamente hay que trabajar duro.

¿Cuál es la clave para que el Liceo Javier obtenga tantas nominaciones?

El equipo, esa es la clave.

¿Quién ha sido para ti el pilar en este camino?

Mi mamá. Definitivamente, lo que ella hace es que sabe y conoce mi potencial, entonces cada vez que yo me desvío del camino, ella me regresa. Siempre me exige más de lo que puedo dar, yo no me lo creo y lo logro. Entonces es muy bonito tener a una persona que te conoce bien y que sin directamente hacerlo te hace alcanzar grandes cosas en la vida. Otra persona importantes es Dennis, el coordinador de matemática del colegio, sin él no sabría todo lo que sé de matemática y tiene un gran corazón, es una excelente persona y maestro.

Siempre lo voy a recordar como la persona que aportó directamente a mis pilares en la matemática.

¿Qué consejos le darías a los jóvenes como tú para motivarlos?

Llegar a ser el mejor en algo no sucede por arte de magia. Les diría que encuentren su talento, que sepan para que son buenos y que trabajen todo el tiempo que puedan en ello.

Para mí lo más importante es trabajar en los valores que uno tiene como persona, para aplicar el talento en cosas positivas. Formar personas sin valores es un atentado para la sociedad, como se ve en la política porque hay muchas personas capaces e inteligentes pero sin valores. Creo que lo más importante es la formación en valores, eso es algo que me dejó muy claro el Liceo Javier y que no voy a olvidar nunca.

22 de diciembre de 2015, 11:12

Comentar
cerrar