05/07/2022

Niña fingió estar muerta al mancharse con sangre de una compañera

  • Con información de New York Post
26 de mayo de 2022, 12:32
La pequeña pudo tener una rápida e inteligente actuación en medio del caos provocado por Salvador Ramos. (Foto: AFP)

La pequeña pudo tener una rápida e inteligente actuación en medio del caos provocado por Salvador Ramos. (Foto: AFP)

La niña tuvo la claridad para pensar en un momento de mucha tensión para ponerse a salvo dentro de la masacre.

MENSAJE: “Nunca volveré a ser la misma”: madre de Amerie, una de las víctimas de Texas

Cuando una estudiante de 11 años en la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas, vio que le dispararon fatalmente a su amiga frente a ella dentro de su clase de cuarto grado, entró en lo que su tía llamó "modo de supervivencia" y manchó a otra compañera con sangre en su cuerpo para convencer al pistolero de que ella también estaba muerta.

“Mi cuñada dijo que vio a su amiga llena de sangre, y ella se sacó sangre y se la puso”, dijo Blanca Rivera a la estación KPRC sobre su sobrina, Miah Cerrillo.

Antes de hacerse la muerta, la niña también logró agarrar el teléfono de su maestra muerta y llamar al 911 para pedir ayuda.

Miah sobrevivió a uno de los peores tiroteos masivos en la escuela en la historia de Estados Unidos, pero su familia dice que la terrible experiencia la dejó traumatizada.

Rivera, la tía de la niña, dijo que alrededor de la medianoche del día del tiroteo, recibió una llamada de la madre de Miah, diciendo que la niña de cuarto grado estaba teniendo un “ataque de pánico”.

Miah Cerillo, derecha, tuvo un instinto de supervivencia que le ayudó en el momento más crítico que le ha tocado enfrentar en su vida.
Miah Cerillo, derecha, tuvo un instinto de supervivencia que le ayudó en el momento más crítico que le ha tocado enfrentar en su vida.

La masacre cobró la vida de 19 estudiantes y sus dos maestras, Eva Mireles e Irma García. Varios otros resultaron heridos, entre ellos Miah, que quedó con múltiples fragmentos de bala en la espalda.

La policía finalmente disparó y mató al presunto pistolero, Salvador Ramos, de 18 años, quien se había atrincherado dentro del salón de clases y pasó 40 minutos ejecutando a niños y adultos mientras los padres desesperados que estaban afuera de la escuela rogaban a los policías en la escena que entraran.

Miguel Cerrillo, el padre de Miah, le dijo al Washington Post que cuando se enteró de la situación del tirador activo, corrió a la escuela primaria Robb y llegó justo a tiempo para ver a un oficial de policía sacar a su hija ensangrentada del edificio.

La alumna de cuarto grado le dijo a su padre que vio cómo le disparaban a su maestra Eva Mireles mientras sostenía su teléfono, relató Cerrillo. Miah tomó el teléfono de Mireles y lo usó para llamar al 911.

Luego, el pistolero le disparó a la amiga de Miah, y ella decidió hacerse la muerta al acostarse encima de la niña herida de muerte, que sangraba profusamente.

Cerrillo dijo que su hija le dijo que inicialmente, la compañera de clase herida todavía respiraba, pero luego sucumbió a sus heridas.

 

 

Después de ser rescatada del edificio por la policía, Miah fue tratada en un hospital local y dada de alta.

Según su padre y su tía, Miah pasó la noche en estado de pánico y le dijo a su padre que se armara porque “(el pistolero) va a venir a buscarnos”.

Miah es una de los cinco hijos de su familia. Su hermana menor es una estudiante de segundo grado en la Escuela Primaria Robb y no resultó herida en el tiroteo.

Comentar
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
cerrar