02/08/2021

"Estamos atrapados en Guatemala", dicen turistas de Galicia

  • Por Jessica Gramajo
19 de marzo de 2020, 17:49
Varios ciudadanos españoles están atrapados en el país y quieren regresar. (Foto: La Voz de Galicia)

Varios ciudadanos españoles están atrapados en el país y quieren regresar. (Foto: La Voz de Galicia)

Javier López, Marta Fojo y Pablo Balado, son tres españoles que vinieron como turistas al país y se quedaron "atrapados", debido a la suspensión de vuelos aéreos, medida tomada por el Gobierno para prevenir el reporte de más casos de coronavirus en Guatemala.

La Voz de Galicia habló con los turistas europeos. Los tres se sienten desamparados y dicen estar en peligro. Incluso, uno de ellos llegó a la embajada de su país a decir que "quiere morir en su casa".

  • TE PUEDE INTERESAR:

Los jóvenes llegaron a Guatemala el 29 de febrero, todos son de Galicia, todo iba bien, hasta que sus vacaciones se convirtieron en una pesadilla, luego de que la aerolínea en la que vinieron les informó que su vuelo, programado para el 27 de marzo, sería cancelado debido a las restricciones establecidas por el Gobierno.

En primera instancia decidieron alquilar un apartamento ubicado a pocas cuadras de la embajada de su país, pero cada día su situación se complica. Javier contó: "Yo tengo artritis psoriásica y me inyecto un medicamento, un citotóxico, que me suprime el sistema inmune y me hace vulnerable".

No es el único, su compañero Pablo padece de asma y tiene problemas respiratorios. "Llegué a decirles (a la embajada) un día que quería ir a morirme a mi casa", pero les indicaron que no tienen ningún plan para ellos y que la estancia en Guatemala corre por su cuenta.

"Nos sentimos completamente atrapados", lamenta Javier, quien asegura que la embajada les propuso que alquilaran un vehículo para viajar a México y salir desde esa vía, pero les informaron otros compañeros que hay grandes colas en el lugar y que se cerrarán fronteras.

Mientras que la aerolínea los instó a "tomar un vuelo" desde Costa Rica. Tomaron esa opción y compraron el boleto. Cada uno erogó 300 euros (unos 2,500 quetzales), pero el vuelo fue cancelado.

  • NO DEJES DE LEER:

Comentar
cerrar