30/10/2020

  • Historias502

La historia de la guatemalteca que emprendió su negocio en EE.UU.

  • Por Angélica Medinilla
28 de septiembre de 2020, 10:09
Guadalupe Ramírez ha sufrido discriminación, pero ha logrado salir adelante y su boutique cumple 25 años en EE.UU. (Foto: Richmond)

Guadalupe Ramírez ha sufrido discriminación, pero ha logrado salir adelante y su boutique cumple 25 años en EE.UU. (Foto: Richmond)

Guadalupe Ramírez es una guatemalteca que creó una boutique en Estados Unidos, a través de su negocio ofrece a mujeres indígenas un salario digno, acceso a salud, alimentos y agua potable.

⭐️ Síguenos en Google News dando clic a la estrella

“A veces, me han tratado como si fuera la persona que trabaja o mantiene el edificio y me piden que mueva las mesas”, dijo Ramírez. “Creo que me tratan como si no fuera el dueño de un negocio. No hay nada de malo en tener que limpiar un edificio, ¿sabes? Pero eso es todo lo que la gente piensa que la gente morena está aquí para hacer: limpiar casas", expresó.

La boutique "AlterNatives" de Ramírez celebrará 25 años el 3 de octubre. Cada hilo, canasta tejida, figura de madera o alfombra de lana cuenta la historia de las tejedoras viudas de las aldeas rurales de Guatemala que la acogieron a fines de la década de 1980.

  • TE PUEDE INTERESAR:

Junto con su padre, Ramírez enseñó a las comunidades cómo analizar los mercados y administrar el crédito para que pudieran mantenerse. Compró hilos para que los tejieran en manteles, bolsos y accesorios que podrían venderse en EE.UU.

Después de terminar su carrera como maestra, estudió para convertirse en trabajadora social y ayudó a construir orfanatos y escuelas en aldeas rurales. "Si existiera una santa patrona de las mujeres fuertes, sería ella", afirma su esposo, Ben Blevins.

  • LEE ADEMÁS:

La boutique es una extensión de Highland Support Project sin fines de lucro, que comenzó en 1993 para abogar por las comunidades indígenas en Centroamérica que resisten la violencia estatal. 

La connacional se contagió de Covid-19 y logró recuperarse. Ahora pasa sus fines de semana ayudando a las madres de South Richmond que no saben leer ni escribir en inglés o español, a navegar por el aprendizaje virtual y la información escolar. Reparte máscaras en su escaparate, organizando fotos enmarcadas de las mujeres detrás de las joyas y los textiles mayas.

*Con información de Richmond

  • NO DEJES DE LEER:

Comentar
cerrar