23/09/2020

  • Ciencia

Por esta razón los zancudos y mosquitos nos encuentran y pican

  • Con información de Gizmodo
08 de febrero de 2020, 01:02

Después de décadas de estudio sobre la forma en que los mosquitos nos encuentran, resulta que no todo se debe al dióxido de carbono que emitimos, recién se descubre que estos “pequeños vampiros” han desarrollado un gen receptor ancestral de enfriamiento para detectar el calor que desprendemos. 

 

via GIPHY

 

Esto es lo que cuentan en un artículo publicado hace unas horas en Science, donde el profesor de biología Paul Garrity, la investigadora Chloe Greppi, el profesor Willem Laursen y varios colegas informan que han descubierto una parte importante de cómo los mosquitos se centran en el calor humano para encontrar y picar a las personas.

En resumen, tienen el receptor IR21a, el cual facilita la transmisión de una señal de que la temperatura alrededor del insecto está bajando y se acercan a la tibia sangre humana a saciar su sed.

 

via GIPHY

 

¿A quiénes prefieren picar los mosquitos y zancudos?

El grupo sanguíneo también influye. Si puede elegir un mosquito picará antes a una persona de los grupos O y B negativos. Otra curiosa preferencia tiene como víctima las embarazadas. “Exhalan más cantidad de dióxido de carbono al estar más cansadas, su temperatura corporal es ligeramente superior y sudan más, lo que atrae en mayor medida a los mosquitos”, explica el técnico de la Agencia de Salud Pública de Barcelona, Tomás Montalvo, entrevistado por La Vanguardia.

 

via GIPHY

 

¿En qué nos beneficia este descubrimiento?

Los hallazgos representan la primera vez que los investigadores han identificado algunos de los genes y las células responsables de la atracción del calor por los mosquitos. Su importancia radica en la posibilidad de que, partiendo de lo aprendido, se puedan desarrollar repelentes o “trampas” para cebar a los insectos transmisores de enfermedades que pueden transportar los patógenos que causan malaria, dengue o zika.

 

via GIPHY

 

Dicho esto, el simple conocimiento de cómo actúa el receptor para encontrar a los humanos significa que podríamos estar más cerca que nunca de ese repelente eficaz, o incluso de algunos que podrían descomponer las habilidades de navegación de los insectos. “Es un enfoque nuevo que podría tener un gran impacto. Si se pudiera reducir la cantidad de interacciones entre mosquitos y humanos, podría prevenir todas las enfermedades que transmiten esos animales”, explican en su estudio.

 

via GIPHY

 

*Con datos de Gizmodo y La Vanguardia

MÁS NOTICIAS:

Comentar
cerrar