18/01/2021

  • Seguridad y justicia

Crónica: Así fue como los infiltrados vandalizaron la protesta

  • Por Alexis Batres
29 de noviembre de 2020, 06:11

Un grupo de infiltrados provocó disturbios durante la protesta del sábado 28 de noviembre, que en todo momento se mantuvo pacífica. Estos infiltrados permanecían en la Plaza Central los señalaron de agredir a los agentes de la PNC y lanzarles objetos, incendiar un bus y destruir un semáforo, entre otros daños. 

⭐️ Síguenos en Google News dando clic a la estrella

Una nueva manifestación pacífica se había convocado para este sábado 28 de noviembre a las 14:00 horas. Momentos antes, incluso desde la mañana, algunas personas ya estaban en la Plaza de la Constitución para ser los primeros.

A las 2 de la tarde, la Plaza ya lucía con cientos de personas y recibió a más gente cuando la columna de los estudiantes universitarios, de la San Carlos y establecimientos privados, ingresó proveniente de la Sexta Avenida.

A las 15:00 horas, el parque central mostraba su punto más fuerte de manifestantes. En la tarima, conjuntos musicales amenizaban la protesta, pero faltaba el momento culmen que tradicionalmente ocurre en todas las protestas, especialmente las que iniciaron en 2015: el Himno Nacional, lo cual inició alrededor de las 16:30 horas. Una bandera de grandes dimensiones se extendió, abarcando varios metros cuadrados y todos cantaban al unísono los versos de la canción.

Durante horas la protesta transcurrió sin disturbios ni inconvenientes. Las personas cantaron, bailaron, lanzaron consignas, artistas hacían presentaciones, se tomaban fotografías y videos. 

Hasta ese momento, todo estaba en paz y la protesta mostraba la indignación de los manifestantes, pero sin usar violencia. 

Al terminar el Himno, un grupo de jóvenes que sospechosamente aguardaba frente al Portal del Comercio y frente a la Catedral Metropolitana se empezó a mover. Quienes estaban frente al templo, iniciaron a lanzar cohetillos detrás de las instalaciones temporales que la Policía Nacional Civil (PNC), que servían para atender emergencias o para recibir denuncias. Estratégicamente, los "cuetes" eran lanzados para provocar mayor eco, cerca también de donde se mantienen las palomas de la iglesia, que volaban asustadas.

Las personas que manifestaban pacíficamente increparon a los jóvenes para que reflexionaran sobre lo que hacían, pues era evidente que trataban de provocar a los policías que se hallaban en ese punto. Las personas que llegaron con sus familias temían que la situación se saliera de control.

Los disturbios

De pronto, cerca de las 17:00 horas, un Transurbano fue llevado a un costado del Palacio Nacional de la Cultura. En ese lugar, un grupo de jóvenes lanzó bombas molotov y provocó el incendio de la unidad. Una unidad de bomberos actuó rápidamente sobre el fuego y no permitió que se siguiera consumiendo.

No contentos con el incendio frustrado, el grupo de revoltosos se abalanzó en contra de los agentes de la PNC que custodiaban los alrededores del Palacio. Otros manifestantes pacíficos solicitaban que no se dejaran llevar por la ira ni por las provocaciones y señalaban sin miedo que quienes provocaron el incendio del bus eran infiltrados.

 

 
 
 

Los agentes de la PNC huyeron del lugar y se incorporaron sobre la 7a. avenida con dirección hacia la 5a. calle. En ese punto, la diputada Evelyn Morataya, quien tras participar en la manifestación se encontraba almorzando en la azotea de un restaurante, captó el momento en el que la turba de infiltrados persiguió a los agentes.

Los manifestantes violentos volvieron a la Plaza a continuar destrozando el bus. Por un momento hasta impidieron el paso de las motobombas de los bomberos Municipales y Voluntarios.

Luego, comenzaron a lanzar objetos y trataron de agredir a los PNC que estaban sobre la 6a. avenida y 6a. calle. Los persiguieron hasta la 5a calle, detrás del Palacio.

Los agentes que se encontraban a un costado de la Palacio Nacional. (Foto: Alexis Batres/Soy502)
Los agentes que se encontraban a un costado de la Palacio Nacional. (Foto: Alexis Batres/Soy502)

En ese momento, los agentes levantaban paños blancos como señal de paz para que no los agredieran. Aún así, les lanzaron piedras, tubos y puñetazos. 

Los agentes de la PNC levantaron una bandera para evitar ser agredidos. (Foto: Alexis Batres/Soy502)
Los agentes de la PNC levantaron una bandera para evitar ser agredidos. (Foto: Alexis Batres/Soy502)

Los dos bandos

Los agentes se resguardaron detrás de los antimotines. Estos se apostaron sobre la 5a. calle y 7a. avenida y, mientras permanecían ahí, comenzó un intercambio verbal entre jóvenes que trataban de proteger a los policías y otro grupo que intentaba agredirlos.

Los jóvenes incitadores les llamaron "vendidos" y estos, que se colocaron frente a los antimotines, los denunciaban de "infiltrados". Les señalaron que la manifestación había sido pacífica hasta que ellos llegaron.

Anocheció y los antimotines comenzaron a ceder terreno y se ubicaron sobre la 7a. avenida. El bando pacífico intentaba dialogar con el grupo violento, que insistía en atacar a los agentes.

Los pacíficos, incluso, convencieron a los antimotines que debían bajar sus escudos para minimizar el nivel de tensión. Los agentes aceptaron y se colocaron sobre la banqueta.

Pero, los bandos seguían insultándose y lanzándose acusaciones, entre: "¿Cuánto te pagaron para agredir?", y "sos un vendido, porque proteges al enemigo".

Un grupo de manifestantes pacíficos se colocó frente a los antimotines para que los otros, a quienes señalaron de infiltrados, no los provocaran. (Foto: Alexis Batres/Soy502)
Un grupo de manifestantes pacíficos se colocó frente a los antimotines para que los otros, a quienes señalaron de infiltrados, no los provocaran. (Foto: Alexis Batres/Soy502)

El joven de la izquierda, señaló a los de la derecha (la mujer y un hombre que usa mascarilla negra) de ser infiltrados y de incitar la violencia. Ellos señalan que responden a la agresión de la PNC de una semana anterior. (Foto: Alexis Batres/Soy502)
El joven de la izquierda, señaló a los de la derecha (la mujer y un hombre que usa mascarilla negra) de ser infiltrados y de incitar la violencia. Ellos señalan que responden a la agresión de la PNC de una semana anterior. (Foto: Alexis Batres/Soy502)

Alrededor del Palacio

Luego, el mismo grupo de incitadores comenzó a destruir un semáforo. Los manifestantes se molestaron y persiguieron a estos jóvenes por la 5 calle, detrás del Palacio Nacional.

"Andáte, te van a matar", se escucha que un joven le dice a otro que portaba una playera de color rojo. Tras recibir empujones, insultos y golpes, se refugió sobre la 8a. avenida y 5a. calle.

En ese momento, el bando de manifestantes violentos trató de volcar el Transurbano incendiado. Los antimotines llegaron y la violencia se desató.

Los infiltrados lanzaron botellas, pintura blanca, piedras y tubos a los agentes antimotines. La trifulca comenzó sobre la 6 calle y siguió por la 7 avenida. 

Los antimotines retrocedieron, algunos se cayeron y fueron atacados, y hubo un fuerte intercambio de golpes entre infiltrados y agentes de la PNC. Tras hallarse rodeadas, las fuerzas de seguridad lanzaron gas lacrimógeno, lo cual disolvió la trifulca.

En los alrededores del Palacio ya no se encontraba ningún agente y los manifestantes violentos intentaron, una vez más, volcar el Transurbano. Tras no conseguirlo, finalmente, lo incendiaron. 

Comentar
cerrar