24/09/2020

  • Mundo

Voluntaria de vacuna: "Si algo sale mal, qué le vamos a hacer"

  • Con información de El País
09 de agosto de 2020, 11:08
Una voluntaria decidió saltar al campo a batirse como delantera en un partido contra el coronavirus. (Foto: Freepik)

Una voluntaria decidió saltar al campo a batirse como delantera en un partido contra el coronavirus. (Foto: Freepik)

Lynda Terrel, de 71 años, vive en Estados Unidos y es una fiel aficionada al equipo del Manchester City. Siendo diabética, decidió abandonar el banquillo y saltar al campo a batirse como delantera en un partido contra el Covid-19.

Terrell se presentó de forma voluntaria en una sede de la compañía líder en investigación clínica, Wake Research, uno de los 89 centros que participan en el ensayo, a recibir la primera dosis de la inyección para probar en su cuerpo una de las inmunizaciones más prometedoras, la de la farmacéutica Moderna. 

Ya había colaborado antes en otro ensayo clínico de un fármaco contra la diabetes, de modo que no se lo pensó dos veces. Ni cuando le cancelaron la primera cita porque aún no había llegado la vacuna, ni cuando estaba ya sentada esperando la inyección.

“Estaba preocupada porque se decía que no iban a tener suficientes voluntarios, y pensé que era algo que tenía que hacer”, explica.

  • LEE TAMBIÉN: 

“Como ciudadanos, debemos poner de nuestra parte. Siempre es mejor ser parte de la solución que del problema. No he tenido ninguna duda, estoy muy cómoda con ello. Eso sí, no se lo he contado a mi hijo. Él me habría dicho que no lo hiciera, pero sabe que siempre hago lo que me da la gana”, expresa.

La compañía lleva a cabo pruebas en seis estados, de Carolina del Norte a California. “Los participantes contribuyen al futuro de la medicina, proporcionando los conocimientos clave y los datos necesarios para lograr un tratamiento o una vacuna para el Covid-19”, explica la doctora Ella Grach, presidenta de Wake Research.

¿Efecto secundarios?

Terrell cuenta que no ha tenido ninguna molestia. “De momento me encuentro bien. Se me ha quedado un poco dura la zona donde me dieron el pinchazo, arriba del brazo, en el deltoides. Pero, por lo demás, ninguna reacción adversa", cuenta.

Sin embargo, la mujer toma algunas precauciones: "Me tomo la temperatura cada mañana. Llevo una especie de diario, pero no he escrito nada relevante. Al final de la semana supongo que me llamarán para ver si sigo viva”, bromea.

Por ahora, solo le queda esperar y darse una buena cena con los 80 o 90 dólares que dice que le darán por participar en la prueba.“Si algo sale mal, pues qué le vamos a hacer”, explica.

“He tenido una buena vida, me he divertido. Solo me falta que el City gane la Champions”, concluye Lynda, solo unas horas antes de que el Real Madrid le facilitara un poco ese deseo.

  • ADEMÁS...

Sobre la vacuna

La vacuna desarrollada por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, en sus siglas en inglés) y la farmacéutica Moderna, una de las más prometedoras, entró el 27 de julio en su fase final. Un ensayo clínico masivo medirá la eficacia de la inmunización para salvar vidas.

“Es un récord mundial para nosotros el haber sido capaces de pasar a la fase 3 de una vacuna en tan poco tiempo”, aseguró el inmunólogo y asesor científico del Gobierno estadounidense, Anthony Fauci, que dijo confiar en que la vacuna pueda estar lista antes del final del año.

Para lograrlo, se está reclutando a 30 mil voluntarios como Lynda Terrell, a los que se administrarán dos inyecciones, una ahora y otra en un mes, en el marco de un ensayo por todo Estados Unidos.

A la mitad de los participantes se les inyecta la vacuna y, a la otra mitad, se les inocula placebo. Ni ellos ni los médicos saben qué es lo que reciben, pero todos los voluntarios deben reportar cada semana cómo se encuentran.

  • ¿NO LO VISTE?

La vacuna que se prueba en este ensayo clínico está basada en ARN mensajero, una molécula que entra en las células humanas con las instrucciones para que produzcan la proteína que usa el virus para anclarse a ellas e infectarlas, permitiendo al sistema inmune reconocer esa proteína y generar inmunidad.

En lista de espera

Hay otras cinco vacunas que ya han entrado en la fase 3 de pruebas en humanos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Tres vacunas chinas basadas en virus desactivados, una desarrollada en la Universidad de Oxford con una versión debilitada de un adenovirus del resfriado común de los chimpancés, y otra más de la farmacéutica estadounidense, Pfizer, que usa también ARN mensajero.

En las fases previas, tras probarse en 45 personas, la vacuna de Moderna y los NIH revolucionaron el sistema inmune justo de la manera que esperaban los científicos, según informaron antes del inicio de esta fase final. “Son buenas noticias”, dijo el doctor Fauci, que es médico de los NIH.

Comentar
cerrar