• Ciencia

Científicos aseguran que lograron retroceder el tiempo

  • Curado por Soy502
15 de mayo de 2019, 08:05
El refrigerador de dilución Q de IBM, que alberga una computadora cuántica. (Foto: IBM) 

El refrigerador de dilución Q de IBM, que alberga una computadora cuántica. (Foto: IBM) 

Se dice que si viajamos en el tiempo solo podríamos hacerlo hacia el futuro y no al pasado; esto evitaría crear paradojas en el tiempo, como las vistas en "Dark" de Netflix o la misma película de "Volver al Futuro", Pero, ¿es posible hacerlo?

Pues un equipo de investigadores acaba de calcular la probabilidad de que esto suceda: primero usando un electrón en el espacio interestelar vacío que regrese espontáneamente a un pasado reciente y luego con ayuda de un sistema cuántico que vuelve a su estado inicial en una computadora cuántica de IBM.

Los detalles del estudio fueron publicados en Scientific Reports y replicadas por varios medios como The New York Times

Con la ayuda de una computadora cuántica de IBM, lograron revertir una millonésima de segundo de envejecimiento de una sola partícula elemental simulada. No obstante, se trató de una victoria pírrica en el mejor de los casos, ya que requirió de manipulaciones tan poco probables de ocurrir de manera natural que solo reforzó la noción de que estamos irremediablemente atrapados en el flujo del tiempo.

Este es el artículo original donde surgió la información. (Foto: captura pantalla)
Este es el artículo original donde surgió la información. (Foto: captura pantalla)

  • RECUERDA: 

Aunque la noticia causó revuelo, varios medios expertos en tecnología explican que esto no es del todo cierto, pero entonces ¿qué hicieron realmente? 

La explicación fácil 

Piensa en presionar "retroceder" en un vídeo. Eso "invierte el flujo del tiempo", en cierto modo. Si nunca lo has visto antes, es algo formidable. Es posible que le permita ver cosas, que parecen "revertir la flecha del tiempo" como el vapor que fluye de regreso a un hervidor de té o a Humpty Dumpty que se ensambla espontáneamente a partir de un montón de piezas rotas. 

El estudio en cuestión describe una versión de computación cuántica de un vídeo de este tipo al que se da marcha atrás.  

Una analogía más cercana es una lente, como la que se encontraría en un telescopio, microscopio o en unos anteojos. Se puede usar una lente para enfocar la luz: "invertir" la dispersión de luz que se había desenfocado.

Los autores del artículo original, del Instituto de Física y Tecnología de Moscú (Rusia), el Laboratorio Nacional Argonne en Illinois (EE. UU.) y la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (Suiza) dicen que su técnica podría ser útil para hacer test de programas cuánticos. Esto es correcto. Pero es mucho menos interesante que hablar de una máquina del tiempo.

Como señala el director del Centro de Información Cuántica de la Universidad de Texas en Austin (EE. UU.) Scott Aaronson, "si está simulando un proceso reversible en el tiempo en su ordenador, puede 'revertir la dirección del tiempo' simplemente invirtiendo la dirección de su simulación".

"Tras echar un vistazo rápido al documento, confieso que no entendí de qué forma se hace más profundo este proceso si la simulación se realiza en un ordenador cuántico de IBM", añadió Aaronson.

Otros expertos en computación cuántica, según citan medios especializados, explican: "No sé cuál es la utilidad de esto.. No significa que estos tipos hayan hecho una máquina del tiempo. Ciertamente no violaron las leyes de la termodinámica o las leyes de la física". Y añadió: "Este es el tipo de publicidad que va a dar un mal nombre a la computación cuántica".

Tiene razón. Los titulares no solo dan mala reputación a los ordenadores cuánticos, también hacen daño a la ciencia en su conjunto al convencer al público de que la ciencia es tan desconcertante que está más allá de su comprensión. Ya es suficientemente difícil explicar las paradojas que existen en la mecánica cuántica sin un adorno sensacionalista. El tiempo, nos guste o no, sigue avanzando.

* Lee el artículo completo acá: Scientific Reports

* Con información de The New York Times

Comentar
cerrar