24/06/2021

  • Mundo

Argentina: Muerte de joven de 22 años por Covid-19 conmueve al país

  • Con información de Clarín
26 de mayo de 2021, 11:05
Lara Arreguiz se contagió de Covid-19 y su salud se deterioró en cuestión de días. (Foto: Clarín)

Lara Arreguiz se contagió de Covid-19 y su salud se deterioró en cuestión de días. (Foto: Clarín)

El pueblo argentino se encuentra conmovido luego que una joven de 22 años falleciera mientras esperaba atención médica por síntomas de Covid-19.

HISTORIAS: Covid-19: Detectan variante india en 53 territorios

Lara Arreguiz tenía 22 años y amaba a los animales. Para muchos que la conocían era inevitable que se inclinara por estudiar veterinaria. Tenía cinco perros y dos gatos, pero no era suficiente: siempre estaba detrás de algún animal que vivía en la calle para ver si era posible ayudarlo.

Su pasión la llevó a sumarse a la Asociación SOS Caballos. Su muerte, a causa del Covid luego de peregrinar para conseguir ser admitida en un hospital de la capital de Santa Fe, conmovió al país.

Su caso se conoció a partir de que su madre publicara una fotografía de la joven, que era insulino dependiente, acostada en el pasillo de un hospital mientras esperaba para ser atendida y no lograba mantenerse en pie.

La joven estudiaba en Esperanza, ciudad ubicada a 30 kilómetros de Santa Fe.

Vivía sola en un departamento que, entre octubre de 2020 y febrero pasado, abandonó por la pandemia para volver a instalarse en la casa de sus padres. Hace tres meses decidió volver para retomar las clases en la facultad de Ciencias Veterinarias.

Lara era una defensora de los animales, pero su pasión eran los caballos.
Lara era una defensora de los animales, pero su pasión eran los caballos.

Desgarrados testimonio

El testimonio de su padre, Alejandro Arreguiz, es desgarrador. El hombre contó que el jueves 13 su hija volvió del gimnasio, al que había comenzado a ir pocos días antes.

Se bañó y se sentó cerca de la estufa porque tenía frío. Chateó con él y le dijo que tenía tos, pero lo relacionó con el calor que generaba la estufa.

Un día más tarde persistió el malestar y sus padres decidieron llevarla a Santa Fe. Le hicieron nebulizaciones, pero seguía ahogada.

Visitaron el primer hospital donde estuvo cuatro horas en una silla de ruedas, ya que no contaban con camas para ingresarla. Le hicieron placas, le dieron un turno para hisoparla el domingo y la enviaron de nuevo a su casa.

Los exámenes confirmaron que tenía Covid y en las placas se comprobó que tenía una pulmonía bilateral.

“En solo dos días era impresionante cómo avanzó y le tomó ambos pulmones. Por eso se ahogaba”, le contó su padre al portal Info Mercury. Volvieron a su casa. Continuaron con las nebulizaciones, pero como no mejoraba, intentaron internarla en el hospital Iturraspe. 

 

Todo se complicó

Los mensajes que siguieron presagiaban que el cuadro era crítico. Lara fue enviada a terapia y debieron intubarla. “Ahí el mundo se me vino abajo. Nos volvieron a decir que nos quedáramos tranquilos, que era joven, que iba a salir adelante”, reconstruye su padre los últimos diálogos que mantuvo con el personal médico.

El 21 de mayo le comunicaron el fallecimiento. “Era un ángel, una chica sin maldad. A mí se me murió un hermano, pero mi mamá siempre me decía que no hay dolor como la muerte de un hijo. Y es así, tal cual. Un dolor en el alma que asfixia”, dijo su padre.

Hay un último recuerdo que desgarra. Tras la muerte de su hija, Arreguiz debió encargarse de algunos trámites. En la mochila de la joven, que tenía junto a ella en el hospital Iturraspe, fue a buscar su documento de identidad.

“Cuando meto la mano para buscarlo encuentro cuatro fotos mías con ella. Me mató. No sé por qué las llevó. Quizás se la veía venir o tenía mucho miedo”, contó.

El grupo SOS Caballos reclamó en una carta en la que despidió a Lara que la sociedad “tome conciencia de la crisis sanitaria que estamos viviendo”.

*Con información de Clarín

Comentar
cerrar