13/08/2022

El lujoso palacio de Calígula, el emperador romano

  • Con información de Il Messaggero
19 de junio de 2021, 11:22
Calígula se convirtió en emperador en el 37 d.C. (Foto: Museo Arqueológico de Roma)

Calígula se convirtió en emperador en el 37 d.C. (Foto: Museo Arqueológico de Roma)

La que fue la residencia del Cayo Julio César Augusto Germánico, el tercer emperador del Imperio Romano, conocido como Calígula, es ahora parte del legado arqueológico que resguarda el gobierno italiano. Alguna vez fue un palacio lujoso, lleno de excentricidades y excesos.

MUNDO: Italia pretende reconstruir la arena del Coliseo de Roma

El Cayo Julio César Augusto Germánico, Calígula, gustaba de lo exuberante, pues su vivienda tenía un extenso jardín exótico y una vasta colección de animales salvajes. Ahora, los vestigios se encuentran debajo de un edificio de oficinas en el centro de Roma, donde existe un museo. 

Los arqueólogos lo bautizaron como la "Domus Aurea de Calígula". Se trata de jardines animados por terrazas conectadas por escaleras, jardines exóticos, pabellones revestidos de mármol de todo el Mediterráneo, pinturas de vivos colores y representaciones de ninfas.

Piezas exhibidas en el ahora Museo Ninfeo de la Plaza Vittorio. (Foto: SITAR, Sistema Territorial arqueológico de Roma)
Piezas exhibidas en el ahora Museo Ninfeo de la Plaza Vittorio. (Foto: SITAR, Sistema Territorial arqueológico de Roma)

Fuentes históricas cuentan que Calígula fue arrastrado por sus hermanas hacia el Esquilino (una de las siete colinas de la antigua Roma), después del brutal asesinato cometido por soldados de la Guardia Pretoriana en el Foro Romano en el año 41, para honrarlo.

Se trataba de Horti Lamiani, un complejo residencial ubicado en la colina frente al Monte Palatino, conocido solo por fuentes literarias, pero que ahora se revela a través de una vasta área arqueológica subterránea cerca de la Plaza Vittorio.

Mirella Serlorenzi, arqueóloga encargada del proyecto. (Foto: SITAR, Sistema Territorial Arqueológico de Roma)
Mirella Serlorenzi, arqueóloga encargada del proyecto. (Foto: SITAR, Sistema Territorial Arqueológico de Roma)

Un tesoro desconocido de Roma, que ha resurgido bajo la sede de la Fundación Enpam (la institución de seguridad social de los médicos) y que, gracias a la campaña de excavación y al proyecto de mejora realizado por la Superintendencia Especial de Roma, está listo para convertirse en un museo abierto al público.

Fueron necesarios tres años de investigaciones sobre unos 30 mil metros cúbicos de estratificación arqueológica y cinco años completos de laboratorio de restauración en cientos de miles de hallazgos resurgidos que cuentan una historia de la época julio-claudiana. “El Museo Ninfeo en la Plaza Vittorio es un logro científico extraordinario", comenta al diario Il Messaggero, la superintendente Daniela Porro.

Comentar
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
cerrar