CORONAVIRUS en Guatemala

  • Mundo

New York Times: “Guatemala no quiere enfrentar a Estados Unidos”

  • Por Soy502
03 de enero de 2019, 10:01
El cuerpo de Jackelín Caal arribó a Guatemala el 23 de diciembre en medio del dolor y el repudio de la sociedad. (Foto: Wilder López/Soy502)

El cuerpo de Jackelín Caal arribó a Guatemala el 23 de diciembre en medio del dolor y el repudio de la sociedad. (Foto: Wilder López/Soy502)

Las autoridades del Gobierno de Guatemala siguen en la mira de la crítica tras dos hechos que marcaron de dolor a dos familias, la muerte de dos niños a finales de 2018 que intentaban llegar a Estados Unidos junto con sus padres.

El New York Times elaboró un artículo en el que resalta que al presidente Jimmy Morales le tiembla la mano a la hora de pedir explicaciones a las autoridades estadounidenses sobre estos sucesos en manos de la Patrulla Fronteriza.

“El Gobierno de Guatemala está concentrado en su supervivencia y teme que un enfrentamiento con el gobierno del presidente estadounidense Donald Trump pueda poner fin al apoyo desde ese país”, resalta la primera parte del artículo.

Felipe Gómez Alonso, de 8 años, y Jakelin Caal Maquín, de 7, enfermaron y murieron en diciembre después de cruzar la frontera suroeste de Estados Unidos con sus padres, en viajes diferentes, y después de ser detenidos por la Patrulla Fronteriza.

Sus muertes provocaron indignación en Estados Unidos debido a las condiciones que los migrantes, en particular los niños, deben soportar bajo custodia de la agencia fronteriza.

En respuesta, el gobierno de Trump se puso a la defensiva; el presidente de Estados Unidos insiste en que el Congreso debe aprobar 5000 millones de dólares para la construcción de un muro que afirma que impedirá la inmigración ilegal.

Sin embargo, la respuesta del Gobierno guatemalteco ha sido cauta. Salvo por el envío de notas diplomáticas al Departamento de Estado estadounidense para solicitar que se investigue la muerte de ambos menores y el ofrecimiento de pagar la repatriación de sus restos a Guatemala, el gobierno ha evitado referirse al tema.

No ha habido ninguna protesta formal en contra de la mano dura de Estados Unidos hacia los migrantes ni condena por las dificultades enfrentan incluso los niños en los centros de detención.

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, no ha hecho ninguna declaración pública y ha dejado que sea su ministra de Relaciones Exteriores, Sandra Jovel, quien informe sobre los avances en las averiguaciones de la causa de la muerte de los menores y sobre el traslado de sus cuerpos a su país natal.

“El Gobierno de Guatemala lamenta que una connacional haya perdido la vida en este trayecto y hace ver que lamentablemente los lugares por donde ingresan ahora los migrantes, son más peligrosos y las distancias que recorren son mayores”, declaró el Ministerio de Relaciones Exteriores al anunciar la muerte de Jakelin.

Morales ha cultivado relaciones con el gobierno de Trump y sus aliados, para asegurar su apoyo en la lucha que ha emprendido contra un panel internacional anticorrupción, que lo acusa de violaciones a las reglas de financiamiento de campaña y que presentó cargos en contra de una amplia gama de intermediarios del poder político y económico en Guatemala.

Sin embargo, el gobierno de Trump ha seguido apoyando a Morales aun cuando sus acciones para cerrar la Cicig han llevado a Guatemala al borde de una crisis constitucional. Ahora que la inmigración se ha vuelto una molestia cada vez mayor en la relación, Morales se muestra ansioso por limar las asperezas.

Cuando una caravana de miles de migrantes, en su mayoría hondureños, cruzó la frontera de Guatemala con dirección a México en octubre, el éxodo irritó al presidente Trump, quien envió mensajes a través de Twitter culpando a Guatemala y a Honduras de permitirles a los migrantes dirigirse hacia el norte, comentó Fernando Carrera, exministro de Relaciones Exteriores de Guatemala.

A pesar de las muertes de los dos niños, “el Gobierno de Guatemala no quiere echarle más leña al fuego”, comentó Carrera. “Guarda silencio y no reacciona”.

No obstante, la actitud diligente del gobierno guatemalteco puede no ser suficiente para impedir el enojo de Trump, dado su enfoque monotemático en la migración. El 28 de diciembre, Trump, citando informes de una nueva caravana, repitió la amenaza de retirar la ayuda a Guatemala, Honduras y El Salvador por no impedir el paso a los migrantes.

Las muertes de los niños también subrayan los profundos fracasos de varios gobiernos guatemaltecos al mejorar las condiciones de los más pobres del país, en especial los indígenas, que conforman al menos el 40 por ciento de la población.

Lee el reportaje completo en este enlace.

  • TE PUEDE INTERESAR: 

*Tomado de New York Times

Comentar
cerrar