Y es que La Pulga estaba acostumbrado a la tranquilidad de Castelldefels, una ciudad costera al suroeste de Barcelona y este cambio no les ha resultado nada bien.