14/08/2022

Vaticano: Víctima y testigo relatan los abusos de Gabriele Martinelli

  • Con información de Infobae
13 de julio de 2021, 13:07
El hecho ha generado distintas opiniones sobre el actuar de las autoridades católicas. (Foto: AFP)

El hecho ha generado distintas opiniones sobre el actuar de las autoridades católicas. (Foto: AFP)

La investigación de The Washington Post ha revelado algunos documentos y testimonios sobre el presunto abuso sexual cometido por el ahora sacerdote Gabriele Martinelli sobre un compañero de seminario, cuando ambos eran monaguillos, y que fue rectificado por un testigo.

PERFIL: ¿Quién es Gabriele Martinelli, el cura acusado de abuso sexual?

La presunta víctima, a través de su abogado, negó una solicitud de entrevista de The Washington Post, citando el juicio en curso. Pero proporcionó relatos coherentes en cartas, en unas breves memorias no publicadas, en acusaciones legales presentadas en 2018 en el Vaticano y en una entrevista de 2019 con un fiscal en Roma.

Estos relatos describen los prolongados abusos comenzando meses antes de que la presunta víctima, entonces de 13 años, llegara al seminario en 2006.

En la primera noche de ese tipo, Martinelli, de 14 años en ese entonces, aparentemente subió a la cama del monaguillo, le bajó los pantalones y le practicó sexo oral, mientras se masturbaba.

La presunta víctima recordó sentirse “petrificado” e incapaz de reaccionar.

Resalta que Martinelli siguió regresando muchas veces durante seis años. La presunta víctima dice que ocasionalmente se defendió, trató de hacer ruido golpeando la mesa de noche o la pared, esperando espantar a Martinelli y llamar la atención del supervisor.

Pero dijo que también estaba aterrorizado de ser considerado un homosexual, perder su lugar en el seminario y ser enviado de vuelta a su pueblo al norte de Italia, donde el calendario de su parroquia de origen mostraba una foto de él de pie junto al Papa. Por el estatus de Martinelli, dijo la presunta víctima, la actividad sexual se convirtió en “un ritual al que no pude resistir”.

Gabriele Martinelli sigue en el ojo del huracán por las presuntas acusaciones en su contra.
Gabriele Martinelli sigue en el ojo del huracán por las presuntas acusaciones en su contra.

Según el monaguillo, Martinelli le achacaba su poder durante el acto sexual diciendo cosas como: “Vamos te dejaré servir la misa. Seré rápido”.

La presunta víctima también dijo que era abusado con más frecuencia cuando se acercaban las celebraciones que involucraban al Papa.

Los documentos revisados por The Washington Post reflejan otra acusación de conducta sexual inapropiada por parte de Martinelli.

Varios testigos dijeron a las autoridades romanas y vaticanas que vieron a Martinelli tocar los genitales de otro adolescente en el seminario juvenil. Martinelli dijo a los fiscales del Vaticano que esto “puede haber ocurrido” involuntariamente durante un juego.

Solo había una persona que seguía dando la voz de alarma sobre la acusación: Kamil Jarzembowski, el antiguo compañero de seminario de los jóvenes.

Kamil Jarzembowski escribió varias cartas en las que revelaba los abusos de Martinelli.
Kamil Jarzembowski escribió varias cartas en las que revelaba los abusos de Martinelli.

Jarzembowski, desde Polonia, escribió una carta al cardenal Angelo Comastri poco después de la investigación de 2013, advirtiéndolo sobre Martinelli. Dijo en entrevista con The Post, que tenía la esperanza de que provocara que el Vaticano reexaminara el caso.

En cambio, un día después de una reunión en persona con el cardenal en 2014, dijo Jarzembowski, se le ordenó hacer las maletas y dejar el seminario de jóvenes.

Ni el Vaticano ni la Diócesis de Como respondieron la pregunta sobre por qué Jarzembowski fue removido. Jarzembowski dice que no recibió una razón oficial.

El director de la Ópera, durante el juicio, dijo que Jarzembowski fue destituido por no obedecer las normas tras fugarse del seminario juvenil un año antes. Un documento de la Ópera del año de la expulsión de Kamil, en el que se evaluaba su paso por el seminario juvenil, contenía varios pasajes homófobos y daba a entender que la amistad de Jarzembowki con otros jóvenes era uno de los problemas.

Describía su vínculo “intenso” y “demasiado obvio” con un compañero de clase, que era “la razón de su vida”, y también lo presentaba como alguien que llevaba a otros “por el mismo camino”.

La expulsión de Jarzembowski como monaguillo, a los 18 años y a falta de un año para graduarse en el instituto, le dejó sin rumbo y tan alejado de la Iglesia que acabó renunciando a la fe. Empezó a agitarse de todas las maneras posibles.

Cuatro días después de ser expulsado, escribió a Coletti un relato de cómo Martinelli había entrado repetidamente en su habitación y obligaba a su compañero a tener sexo oral.

En la medida en que recibió respuestas, estas eran desdeñosas. “Anímate y pon tu corazón en paz”, escribió Comastri.

Jarzembowski siguió adelante. Sus cartas se convirtieron no solo en registros de lo que decía haber presenciado, sino también en un registro de a quién había informado.

*Con información de Infobae

Comentar
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
cerrar