29/09/2020

  • Guate

Marco Franco, toxicólogo guatemalteco que destaca en Texas

  • Por Fredy Hernández
23 de junio de 2020, 20:06
El doctor Marco Franco ha liderado diversas investigaciones en el área de la toxicología. (Foto: Matthew Minard/Universidad de Baylor)

El doctor Marco Franco ha liderado diversas investigaciones en el área de la toxicología. (Foto: Matthew Minard/Universidad de Baylor)

Los científicos guatemaltecos ponen en alto el nombre de su país con su trabajo, especialmente cuando lo hacen en entidades a nivel internacional.

El doctor Marco Franco es uno de ellos, desde hace varios años salió del país con la convicción de estudiar en Estados Unidos para lograr sus metas, pero en el camino ha conseguido sus propios triunfos que lo hacen un destacado toxicólogo. Actualmente trabaja en la Universidad de Baylor en Waco, Texas.

El científico se tomó unos segundos para contar sobre su trayectoria y especialidad, además de hacer algunas observaciones de la realidad nacional que enfrenta la pandemia del nuevo coronavirus.

¿Cuándo se inició en la Toxicología?

Empecé a trabajar en el campo de la toxicología hace alrededor de ocho años, durante mi tercer año de licenciatura en la Universidad de Louisiana-Lafayette.

Inicié realizando mi proyecto de tesis en el laboratorio de ecotoxicología, evaluando efectos de petróleo en organismos acuáticos del Golfo de México. A partir de este proyecto, obtuve una beca para estudiar una maestría en la misma universidad, la cual inicié en el 2015.

Aquí tuve la oportunidad de seguir evaluando efectos tóxicos de petróleo, pero esta vez haciendo conexiones entre alteraciones a nivel molecular y de comportamiento.

Esta maestría y, especialmente, mi director de tesis, hicieron que me enamorara de la toxicología, y es cuando decidí hacer un doctorado y me mudé a Texas en 2017, a la Universidad de Baylor, donde ahora realizo investigaciones en el campo de toxicología ambiental y molecular, específicamente en el desarrollo de modelos in vitro como alternativas para el uso de animales de laboratorio.

Actualmente laboro en el Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Baylor, específicamente en el laboratorio de toxicología ambiental y molecular.

Su apasionada profesión le ha servido para destacar a nivel internacional y ser reconocido por sus logros. (Foto: Matthew Minard/Universidad de Baylor)
Su apasionada profesión le ha servido para destacar a nivel internacional y ser reconocido por sus logros. (Foto: Matthew Minard/Universidad de Baylor)

También soy miembro activo de la Sociedad de Toxicología (SOT), la Sociedad de Toxicología y Química Ambiental (SETAC), la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS) y la Sociedad Americana de Toxicología Celular y Computacional (ASCCT).

¿Cuáles son sus principales logros?

Tal vez el logro más significativo que he tenido hasta el momento fue el premio Colgate-Palmolive para investigación en métodos alternativos en toxicología. Este es un premio anual otorgado por la Sociedad de Toxicología y la empresa Colgate-Palmolive a un investigador que realice estudios con el fin de minimizar el uso de animales de laboratorio y que desarrolle nuevas técnicas para la evaluación de efectos de toxicidad de diferentes compuestos químicos.

También de los logros más importantes en mi carrera ha sido el publicar 11 artículos científicos hasta el momento, siendo primer autor de 6 de ellos y con algunos otros actualmente en revisión. Para un científico publicar su trabajo es de lo más importante y significativo, y he sido afortunado de trabajar con mentores que entienden esto a la perfección y que me han ayudado mucho a que en mi corta carrera sean ya más de 10 artículos publicados. Esperemos vengan más.

Con mi trabajo, en el uso de líneas celulares y otros modelos in vitro, también he recibido becas tanto de mi universidad como de sociedades e instituciones en Estados Unidos y Europa. En 2018 tuve la oportunidad de viajar a Austria en donde presenté mi trabajo, luego de recibir una beca para asistir al Congreso Europeo sobre Alternativas a la Experimentación con Animales.

El doctor Franco ha expuesto sus investigaciones en diversas actividades en las que ha destacado por sus aportes científicos. (Foto: Marco Franco)
El doctor Franco ha expuesto sus investigaciones en diversas actividades en las que ha destacado por sus aportes científicos. (Foto: Marco Franco)

También he recibido becas y reconocimientos de la Sociedad de Toxicología y Química Ambiental, el Instituto de Ciencias de la Salud y Ambiente, entre otros.

Con mi trabajo de maestría obtuve el reconocimiento de “GoMRI Scholar” con la Gulf of Mexico Research Initiative, la institución de investigación científica que se dedica a evaluar temas relacionados a derrames de petróleo en el Golfo de México.

¿Cómo analiza el manejo de la crisis del coronavirus en Guatemala?

La crisis asociada a COVID-19 es bastante complicada, en parte por la novedad de este virus (SARS-Cov-2) y por la poca información e investigación que se tenía cuando la transmisión del virus salió de control. Es difícil hacer una evaluación crítica de cómo se ha manejado la crisis, ya que yo puedo hablar desde el punto de vista científico, pero sería imprudente de mi parte comentar en aspectos económicos y políticos, ya que no tengo experiencia en esos campos.

Personalmente, creo que la crisis empezó a ser bien manejada, exhortando a la población al uso de mascarillas y a mantener el distanciamiento social, al habilitar hospitales para uso exclusivo de pacientes con COVID-19 y demás, pero es importante aclarar que esto solo funciona si la población coopera, ahora sabemos que este no es el caso en Guatemala, ya que todos opinan, todos creen tener las respuestas y no se siguen las medidas tan simples que ayudarían a minimizar contagios.

Lo negativo en mi opinión es que se han ignorado las indicaciones de los profesionales que saben del tema, se han dejado por un lado las necesidades de profesionales de salud para atender pacientes, se ha perdido la confianza de la población con el mal manejo de datos y falsos reportes sobre contagios y, en intentos de querer hacer algo, se han visto casos en donde más que ayudar se ha puesto en riesgo la salud de la población.

Tampoco creo que un confinamiento excesivo es la mejor opción, ya que hay otras cosas esenciales que no se pueden hacer desde casa y por las cuales es necesario preocuparse, pero creo aún hay mucha ignorancia en distinguir lo que es necesario y lo que no. A mi parecer, lo importante es tener las medidas de protección e higiene adecuadas, minimizar el contacto con las personas y lugares en donde el riesgo de contagio es mayor.

En semanas anteriores he tenido la oportunidad de hablar un poco sobre el uso incorrecto de desinfectantes y fumigación de calles y espacios al aire libre. Esto es algo que, sabiendo sobre uso de compuestos químicos y sus efectos a la salud, he expresado mi desacuerdo con tales medidas. Sin embargo, la pandemia se ha politizado, y los gobernantes ahora en vez de seguir indicaciones, solo hacen las cosas para quedar bien con su comunidad, sin importar si esas acciones son seguras o no.

Yo creo que el control de la pandemia esta en cada persona, en escuchar y seguir indicaciones de los expertos que tienen el conocimiento y la base para hacer las cosas bien, y no de líderes políticos. Hasta que eso no suceda, y cada quien haga lo que quiera, los casos seguirán en aumento.

¿Si usted pudiese aconsejar a las autoridades nacionales, cuál sería su propuesta?

Desde mi profesión, es poco lo que pudiese aconsejar para manejar esta crisis de una mejor manera. Mi propuesta seria exhortar a las autoridades a recibir asesoría, y que se dejen asesorar.

En mi caso, he tratado de tener comunicación con algunos líderes de gobierno en cuanto a uso de compuestos químicos desinfectantes y fumigación de calles, y los riesgos que esto tiene.

Lamentablemente, estas comunicaciones no han sido del todo bien recibidas y pues se sigue haciendo todo a la ligera sin tomar las precauciones necesarias. Como toxicólogo, es preocupante que la desinformación e ignorancia en cuanto el uso de desinfectantes y otros compuestos químicos en la lucha contra este coronavirus siga afectando a la población.

Algunas personas ya han acabado en hospitales por intoxicaciones, y esto indudablemente eleva el riesgo a que una persona que no esté contagiada, pero llega a un hospital por alguna complicación, termine siendo portador del virus.

Pienso que en este momento lo más importante es la transparencia con la población, y no desviar la atención de lo que de verdad importa respecto a la pandemia. También creo fundamental deshacerse de gente incompetente en puestos importantes que manejan de forma incorrecta la información que se pone a disposición de los guatemaltecos. Ante una crisis de esta magnitud, tener la confianza de las personas es fundamental en tratar de minimizar contagios.

No se puede esperar que gobiernos intenten liderar el combate al COVID-19 y que la gente escuche si al mismo tiempo los recursos están desapareciendo, los datos son alterados, y se ignora a los profesionales en el campo y que son los que están arriesgando todo para cuidar de la población.

El dicho “zapatero a tu zapato” tiene que ser aplicado lo antes posible. Guatemala tiene los profesionales que pueden liderar de forma efectiva una respuesta a la pandemia. Claro, necesitan la colaboración de la población, pero la base la tienen estos profesionales. En estos momentos es donde la incapacidad de colocar personas en puestos acorde a su formación se torna en un problema grave.

Creo que lo más importante es no quitar el apoyo a los médicos, hospitales y demás centros de salud. Los que más necesitan ahora parecen ser los más olvidados, y las autoridades necesitan establecer sus prioridades para el bien común y no solo de unos pocos.

Con un sistema de salud colapsado, es imposible esperar que esta crisis acabe pronto.

  • TE PUEDE INTERESAR: 

Comentar
cerrar