*Causa ajena al COVID-19

  • Seguridad

El guatemalteco que huyó a México por amenazas y extorsiones

  • Por Fredy Hernández
17 de julio de 2019, 04:07
Las amenazas y extorsiones han provocado que muchos guatemaltecos abandonen su hogar en busca de refugio en México. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)

Las amenazas y extorsiones han provocado que muchos guatemaltecos abandonen su hogar en busca de refugio en México. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)

El sueño de muchas personas trabajadoras es llegar a tener su propia empresa o negocio para llevar el alimento a su familia y brindarles un mejor futuro a sus hijos. San Pedro Sacatepéquez en San Marcos parecía un buen sitio para llevar a cabo ese anhelo.

Edy Díaz trabajó muy duro desde joven para lograr ese sueño. El guatemalteco, hoy se encuentra en Tapachula tramitando sus documentos en busca de refugio, ya que tuvo que huir de Guatemala y su natal San Marcos por culpa de las extorsiones y amenazas.

“Yo empecé muy joven a trabajar, tenía una meta y por eso me esforcé. Empecé trabajando como cuidador de predios por las noches. Con lo poco que fui ganando, lo ahorré por mucho tiempo hasta que logré juntar una buena cantidad y me decidí a tener mi propio negocio”, narra el hombre, quien tímidamente relata su historia pues aún se siente poco apoyado por las autoridades de su país.

Su venta de ropa americana empezó a prosperar y de esa cuenta sentía que había valido cada segundo de desvelo durante su trabajo nocturno. Su familia lo apoyaba y todo parecía ir bien hasta que el sueño se convirtió en pesadilla.

“De pronto empecé a recibir llamadas donde me decían que tenía que pagar una cuota para que no me hicieron daño a mí y a mi familia. Yo les dije que no tenía pues las ganancias no daban para lo que ellos me pedían. Primero me exigieron Q5 mil mensuales, yo no tenía ese dinero para dárselos”, relata.

Edy añora con volver a su país pues le hacen falta sus amigos, su familia y la comida de su natal San Pedro Sacatepéquez. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)
Edy añora con volver a su país pues le hacen falta sus amigos, su familia y la comida de su natal San Pedro Sacatepéquez. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)

La situación cambió radicalmente para el guatemalteco, por lo que tomó la decisión de enviar a otro pueblo a su familia para que no la reconocieran los delincuentes y así no tuvieran forma de hacerles daño. Con el paso de los días, las llamadas y las amenazas continuaron, por lo que Edy empezó a desesperarse, ya que no quería que su sueño se destruyera de la noche a la mañana, pero no tuvo otra opción.

Escape

El sampedrano quiso denunciar ante las autoridades el acoso que sufría, pero los malhechores le dijeron que si hablaba con la policía, le iban a causar daño. 

“No tuve otra opción más que cerrar el negocio y salir de mi pueblo en busca de refugio. Llegué hace unos meses a Tapachula. La gente acá me ha recibido bien, ya llevo 8 meses aquí y en esta cita me van a dar el refugio”, explicó con la mirada entristecida por estar alejado de su tierra. 

Pese a la situación que atraviesa, Díaz no se ha quedado con los brazos cruzados y ha empezado a buscar un trabajo, primero, para mantenerse, ya que debido a la inestabilidad economía mexicana el dinero se va como agua entre los dedos.

“Ahora trabajo como guardia en una casa y por lo menos tengo techo. No me pagan y por eso tengo que salir a buscar un oficio. Me han contratado como ayudante de albañilería. Yo le entro a lo que venga”, detalla.

Sin apoyo

Edy contó a varios familiares que tiene en Estados Unidos sobre su situación en busca de un apoyo para que lo pudiesen albergar en su llegada a aquel país, pero en lugar de recibir una respuesta positiva, obtuvo el rechazo.

“Ellos no me respaldan, me dijeron que no tienen tiempo para recibirme, esa es una de las razones para quedarme aquí (Tapachula)”, se lamenta.

En el año, se ha superado la cantidad de solicitudes de refugio comparado con el 2018. Cerca de 31 mil migrantes piden apoyo al gobierno mexicano. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)
En el año, se ha superado la cantidad de solicitudes de refugio comparado con el 2018. Cerca de 31 mil migrantes piden apoyo al gobierno mexicano. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)

Pese a todos los obstáculos que le ha tocado saltar, Edy no se da por vencido y sabe que cuando consiga un trabajo más estable volverá a ahorrar para fundar un nuevo negocio.

“Mi idea es tener una venta de comida rápida, quiero vender hamburguesas y aprender a hacer las salsas que se preparan acá en México. Ya no me atrae tanto la idea de llegar a Estados Unidos, pero sí estar en otro estado. Cuesta ganarse el pan para que alguien venga y te lo quiera quitar todo”, se resiente.

La ausencia

Al preguntarle sobre las cosas que más extraña de su tierra, los ojos de Edy se humedecen, su voz se entrecorta, mira la cielo y responde lentamente.

“Aquí se siente uno muy diferente, extraño mucho a mis amigos y a mi familia, la comida también. Las hierbitas que se comen allá no se consiguen aquí, todo es muy distinto”, cuenta el hombre de 30 años.

Así como Edy, existen decenas de historias de guatemaltecos, hondureñossalvadoreños, nicaragüenses y de otras nacionalidades que buscan llegar hasta Estados Unidos o buscar refugio en México. Regresar a sus países es considerado para muchos como una sentencia de muerte debido al acecho que viven de grupos delictivos o por su pensamiento político en el caso de Nicaragua, donde muchos escapan de la represión del Gobierno de Daniel Ortega.

Cifras 

De acuerdo con un reporte de solicitudes de refugio en la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (COMAR) en lo que va del 2019 se han presentado 31 mil solicitudes, y la mayoría lo hace en Tapachula, Chiapas.

Honduras encabeza la lista de aspirantes, le siguen El Salvador, Venezuela, Guatemala, Cuba y Nicaragua.

Si la tendencia se mantiene, las solicitudes podrían llegar a las 80 mil a finales del 2019. El año pasado se atendieron 28 mil solicitudes.

  • TE PUEDE INTERESAR: 

Comentar
cerrar