CORONAVIRUS en Guatemala

  • Mundo

Los peores y más recordados atentados ordenados por Pablo Escobar

  • Con información de Soy502
09 de diciembre de 2018, 16:12
Pablo Escobar fue el líder del Cartel de Medellín, fue asesinado el 2 de diciembre de 1993. (Foto: Notitarde)

Pablo Escobar fue el líder del Cartel de Medellín, fue asesinado el 2 de diciembre de 1993. (Foto: Notitarde)

Pablo Escobar fue amado por muchas personas, pero otras lo odiaban. En su guerra por liderar la distribución total de cocaína en Colombia, hubo muchos crímenes. Sólo al Cartel de Medellín, liderado por él, se le acreditan 623 atentados que dejaron unos 402 muertos y 1,710 heridos.

La sangre y el dolor se apoderaron de Colombia entre 1984 y 1993 -cuando el capo fue abatido a tiros- con asesinatos selectivos, bombas en espacios públicos, en instituciones y en medios de comunicación, y hasta hubo una explosión en un avión comercial.

  • TE PUEDE INTERESAR:

Según Jhon Jairo Velásquez, alias 'Popeye', uno de los principales sicarios de Escobar, unas 6,000 personas murieron como resultado de los atentados perpetrados en nombre del Cartel de Medellín. Cifras de la revista Semana hablan de 100 bombas solo entre septiembre y diciembre de 1989, en supermercados, entidades bancarias, colegios; 85 más entre enero y mayo de 1990, y 10 en diciembre de 1992.

Todo el que se interpusiera en los intereses de Pablo Escobar se convertía inmediatamente en su objetivo militar. Por tanto, muchos dirigentes políticos y personalidades públicas que denunciaban los estragos del narcotráfico ingresaron a su lista. Entre ellos -y dejando varios por fuera- se resaltan tres: el ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla; el director del diario El Espectador, Guillermo Cano; y el entonces candidato presidencial por el Nuevo Liberalismo, Luis Carlos Galán.

El ministro de Defensa, Rodrigo Lara Bonilla, fue asesinado a tiros por dos sicarios en moto cuando se movilizaba en su carro por el norte de Bogotá. (Foto: Infobae)
El ministro de Defensa, Rodrigo Lara Bonilla, fue asesinado a tiros por dos sicarios en moto cuando se movilizaba en su carro por el norte de Bogotá. (Foto: Infobae)

Cuando Escobar tuvo la osadía de incursionar en política y, tras una dudosa campaña, consiguió un escaño en el Congreso de la República, el primero en delatar sus nexos con el narcotráfico fue el entonces ministro de Defensa, Rodrigo Lara Bonilla. La noche del 30 de abril de 1984, cuando viajaba en su Mercedes Benz por el norte de Bogotá, dos hombres en una motocicleta se le atravesaron en el camino y lo acribillaron a tiros.

Portada del diario El Espectador al día siguiente del asesinato de su director. (Foto: Infobae)
Portada del diario El Espectador al día siguiente del asesinato de su director. (Foto: Infobae)

El 17 de diciembre de 1986, la organización de sicarios de Escobar 'Los Priscos' asesinaron al director del diario El Espectador, Guillermo Cano, cuando salía con su auto de las instalaciones del periódico en Bogotá. Un sicario se asomó en su ventanilla y le disparó en ocho ocasiones con una ametralladora. Periodistas que seguían trabajando fueron a su auxilio, pero al poco tiempo falleció. Tenía 61 años, 44 de los cuales había dedicado al periodismo.

Dos años después, el 18 de agosto de 1989, otro asesinato selectivo enlutaría al país entero. Luego de recibir muchas amenazas y salvarse de un atentado, el entonces candidato presidencial del Nuevo Liberalismo, Luis Carlos Galán -el mejor posicionado en las encuestas-, daba un discurso en un evento electoral en Soacha, cuando lo alcanzaron unas balas que provenían de la multitud.

El candidato presidencial en Nuevo Liberalismo -y favorito en las encuestas- Luis Carlos Galán. (Foto: Infobae)
El candidato presidencial en Nuevo Liberalismo -y favorito en las encuestas- Luis Carlos Galán. (Foto: Infobae)

En ese momento también se creó el famoso Bloque de Búsqueda, un equipo que reunió fuerza policial y militar de Colombia y Estados Unidos con cerca de 500 miembros, con el único fin de dar con el paradero de Pablo Escobar, y todo su séquito del Cartel de Medellín. Mientras tanto, el capo siguió matando gente y poniendo bombas.

Otros de sus asesinatos fueron el presidente del partido de izquierda Unión Patriótica, Jaime Pardo; el procurador general, Carlos Mauro Hoyos; el gobernador del departamento de Antioquia, Antonio Roldán; el ex ministro de justicia, Enrique Low Murtra; los periodistas Diana Turbay y Jorge Enrique Pulido; entre otros.

Así quedaron las instalaciones de El espectador luego de que un carrobomba explotara frente al edificio. (Foto: Infobae)
Así quedaron las instalaciones de El espectador luego de que un carrobomba explotara frente al edificio. (Foto: Infobae)

El sicariato no fue el único fuerte de Pablo, cuando se aprobó la Ley de Extradición, comenzó la sangrienta represalia de la mafia contra el Estado colombiano, incluyendo a la población civil. Carros bombas explotaban cada mes en distintas ciudades del país. Nada más en 1993, año en el que Escobar termina asesinado por la Fuerza Pública el 2 de diciembre, detonó varios carros con explosivos: el 30 de enero, en el centro de Bogotá, dejando 25 muertos; el 15 de febrero, dos más en el mismo sector, dejando 4 muertos; y el 15 de abril, en un barrio exclusivo de la capital, dejando 11 muertos.

Las 110 personas que estaban en el avión de Avianca, entre pasajeros y tripulación, murieron junto a tres más que estaban en tierra cuando cayeron las partes de la aeronave. (Foto: Infobae)
Las 110 personas que estaban en el avión de Avianca, entre pasajeros y tripulación, murieron junto a tres más que estaban en tierra cuando cayeron las partes de la aeronave. (Foto: Infobae)

Quizás el atentado más brutal -por su especial daño- se realizó el 27 de noviembre de 1989, sin que Pablo Escobar asumiera nunca la responsabilidad sobre este. Un avión comercial de la aerolínea nacional Avianca despegó del aeropuerto El Dorado, de Bogotá, con destino al Aeropuerto Internacional Alfonso Bonilla Aragón de Palmira, que presta servicio a Cali. Cinco minutos después, a 10.000 pies de altura, explotó.

La bomba, detonada por un hombre reclutado por el Cartel que no tenía idea del paquete que llevaba, desató un incendio en la parte central, por las alas, llegando hasta la parte trasera de la aeronave a uno de los tanques del avión, lo que provocó otra explosión que desintegró por completo el avión. No solo no hubo sobrevivientes (107 entre pasajeros y tripulación), sino que murieron tres personas en tierra.

  • NO DEJES DE LEER:

Comentar
cerrar