08/12/2021

Ronnie Brunswijk, de guerrillero-traficante a vicepresidente de Surinam

  • Con información de New York Times
21 de septiembre de 2021, 19:33
Ronnie Brunswijk ha tenido una trayectoria controversial y ahora es uno de los más altos dirigentes de Surinam. (Foto: New York Times)

Ronnie Brunswijk ha tenido una trayectoria controversial y ahora es uno de los más altos dirigentes de Surinam. (Foto: New York Times)

El político jugó varios minutos en el partido entre el Inter de Moengotapoe frente a Olimpia correspondiente a los octavos de final de la Concacaf League 

OTRAS NOTICIAS: Vicepresidente de Suriman juega a los 60 años en Concacaf League

Ronnie Brunswijk, hijo de agricultores pobres, había dejado la aldea de Moengotapoe en el este de Surinam para buscar una vida mejor.

Él es el vicepresidente del diminuto país de América del Sur y presidente del Inter MT, equipo que enfrenta a Olimpia en la primera ronda de la Liga de Concacaf.

Sin embargo, sobre él existe un pasado polémico que lo involucran en las guerrillas y como traficante, de acuerdo con un reportaje elaborado por New York Times.

En 2020, Brunswijk se convirtió en el primer vicepresidente de esta pequeña nación sudamericana, situada entre el océano Atlántico y la selva amazónica. En su trayectoria, fue paracaidista de élite, jugador de fútbol, ladrón de bancos, líder guerrillero, barón del oro y padre de al menos 50 hijos.

Brunswijk fue condenado por tráfico de drogas en Europa, pero la llegada de la democracia a su país pudo haberlo salvado de la justicia. Su generosidad le ha valido el apodo de Robin Hood, pero también genera dudas sobre la fuente de sus riquezas y sus aspiraciones políticas.

El actual vicepresidente en sus días de combatiente.
El actual vicepresidente en sus días de combatiente.

“Todo lo que tengo, se lo doy a la gente”, dijo Brunswijk, en una entrevista en su oficina en una antigua edificación colonial con vistas a la capital de Surinam, Paramaribo a New York Times. “Desde que era niño, quise ayudar a los demás. Ahora tengo la oportunidad de ayudar a todo el país”.

Brunswijk tiene su historia. Podríamos analizar su historia y verla como una barrera”, dijo el presidente de Surinam, Chan Santokhi, un exoficial de policía que persiguió a Brunswijk como fugitivo en la década de 1980 antes de pedirle que formaran un gobierno de coalición durante el 2020.

“Esperamos un futuro mejor porque somos dos dirigentes a quienes se les ha confiado el liderazgo de esta nación”, expresó Santokhi

 

En el cargo político, busca generar un cambio en las comunidades más rezagadas en desarrollo y llevar servicios básicos como el agua potable y la electricidad.

En este enlace podrás leer sobre la investigación de New York Times.

Comentar
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
cerrar