04/08/2020

  • Negocios

4 empresarios de restaurantes cuentan cómo enfrentan al Covid-19

  • Por Dina Fernández
20 de mayo de 2020, 05:05
Pizza Grizzly ha mantenido a su nómina de más de 200 colaboradores, no ha cesado a nadie ni suspendido contratos. (Foto: Cortesía Flora Ramos)

Pizza Grizzly ha mantenido a su nómina de más de 200 colaboradores, no ha cesado a nadie ni suspendido contratos. (Foto: Cortesía Flora Ramos)

A causa de la pandemia de Covid-19, el gobierno de Guatemala decretó medidas para restringir la movilidad de los guatemaltecos que golpearon duramente a la economía, en especial a ciertos sectores.

Soy502 ha hablado con representantes de varias ramas de la economía para saber cómo les ha afectado la pandemia, qué han hecho para enfrentar la crisis y qué consideran que se puede hacer mejor. 

Estas son las respuestas de cuatro directivos de restaurantes:

Flora Ramos, Gerente General, Pizza Grizzly

—¿Su empresa cerró o continúa operando? 

Cerramos desde el 17 de marzo, no podemos operar porque estamos en centros comerciales. 

—¿Cuántos colaboradores tiene?

—210.

—¿Ha despedido personal?

—A ninguno se le despidió o suspendió, hemos pagado la nómina con mucho sacrificio a través de un financiamiento bancario porque somos un equipo, somos la familia Pizza Grizzly y nuestras palabras deben ser coherentes con nuestras acciones, y la familia nunca abandona. En este momento es cuando más nos necesitan y no podemos dejarlos sin empleo y sin sustento, ni a ellos ni a sus familias. 

—¿Qué porcentaje han caído las ventas?

—100%, si esto continúa así un mes más, vamos a quebrar y cerrar definitivamente.

—El personal despedido o suspendido, ¿está recibiendo alguna ayuda de parte del gobierno?

—No los inscribimos en el plan de ayuda del gobierno porque era afectarlos de manera directa. La ayuda del gobierno solo es un paliativo, no una solución, y a mi criterio esa ayuda nunca va llegar a tiempo y si llega, no va a beneficiar a todos. 

—¿Ha logrado renegociar pagos a proveedores, créditos y rentas?

—En algunos casos sí, en la mayoría no. Es lógico que todos necesitan generar ingresos de alguna forma. 

Pizza Grizzly ha sostenido el pago de su planilla por medio de un crédito bancario. (Foto: Facebook Pizza Grizzly)
Pizza Grizzly ha sostenido el pago de su planilla por medio de un crédito bancario. (Foto: Facebook Pizza Grizzly)

—¿Ha emprendido otras actividades para mantener la operación? 

Por ser un restaurante de experiencia temática y estar en centros comerciales no ha sido posible hacerlo. Estamos cerrados completamente.

—¿Qué podría hacer de manera diferente el gobierno? 

—Desarrollar una estrategia de pruebas masivas sobre infección de COVID-19 y el grado de inmunidad frente a la enfermedad, diferenciando regiones y grupos de edad, para desarrollar aislamientos focalizados y selectivos. En otros países esto se ha logrado con relativo éxito. 

Invertir en el fortalecimiento de los sistemas de salud y atención médica, abastecer de los insumos necesarios a los pacientes ya confinados y proteger a los profesionales de la salud que actualmente se ven afectados por falta de equipos de protección y adecuada alimentación.

—Si pudiera aconsejar al gobierno ¿qué le diría?

La salud pública es prioridad pero también resulta imposible mantener la economía del país cerrada por tiempo indefinido, esto puede tener consecuencias graves. Es necesario que el estado haga un reforma fiscal, suspendiendo el ISO, y otorgue una amnistía fiscal a los que hemos caído en mora por no poder pagar los impuestos en esta crisis.

La reactivación del sector productivo debe hacerse de forma gradual y de manera obligatoria se deberá cumplir con estrictos protocolos de bioseguridad, detección temprana y respuesta inmediata, así como restricciones de comportamiento social dentro y fuera de entornos de trabajo. 

Este va ser un gran reto, quizás el más grande en la historia de Guatemala: por un lado enfrentar la pandemia y por otro lado, recuperar la  economía, pero con la ayuda de Dios nada es imposible. Jesús, en tí confío.

Marta Méndez, Gerente General, Miettes y L´Aperó

Marta Méndez, gerente general, y su esposo y socio Nils Saubes, gerente de cocina, se han adaptado sobre la marcha. (Foto: Mister Menú/Cortesía Miettes).
Marta Méndez, gerente general, y su esposo y socio Nils Saubes, gerente de cocina, se han adaptado sobre la marcha. (Foto: Mister Menú/Cortesía Miettes).

—¿Su empresa cerró o continúa operando?

—Continúa operando pero de forma distinta. 

—¿Cuántos colaboradores tiene?

—Ahora son 11. 

—¿Ha despedido personal?

—Sí, a tres personas.

—¿Qué porcentaje han caído las ventas?

—Tengo dos operaciones. La pizzería L´Aperó solía ser la más exitosa y es la que más ha sufrido con una caída de 80% de las ventas. Miettes, la panadería,  ha mantenido la venta con una dinámica muy distinta al espíritu con el que nació.

La pizzería se vio más afectada que la panadería. (Foto: Facebook)
La pizzería se vio más afectada que la panadería. (Foto: Facebook)

—El personal despedido o suspendido, ¿está recibiendo alguna ayuda de parte del gobierno?

—No. Hicimos un despido de acuerdo mutuo. Están recibiendo su indemnización por partes para tener un ingreso mensual al menos por los próximos 4 meses.

—¿Ha logrado renegociar pagos a proveedores, créditos y rentas?

—Con los proveedores hemos reducido la cantidad de pedidos, intentando que los pagos sean estrictamente para mantener la operación diaria (reducir almacenamiento). Con los arrendatarios hemos logrado negociar pagar únicamente los servicios de mantenimiento (es una negociación de mes a mes). Con la empresa de leasing con la que firmamos contrato justo antes de la crisis hemos logrado pagar únicamente los impuestos del crédito. 

—¿Ha emprendido otras actividades para mantener la operación?

—Nos ha tocado repensar el negocio y buscar formas de llegar a la gente dando seguridad sanitaria. El servicio a domicilio ha sido toda una tarea de aprendizaje. Además de tener que adaptarnos al contacto virtual con el consumidor. Es un reto y supone mucho más trabajo. Hacer todo para no quebrar vuelve la rutina emocionalmente dura y es difícil encontrar un equilibrio. 

—¿Qué podría hacer el gobierno de manera diferente?

En el inicio las decisiones de gobierno apuntaban a lo más coherente dentro de lo que se podía conocer de la enfermedad. Muy pronto los discursos tomaron un rumbo que únicamente revelaba las presiones de grupos de interés, la actitud casi esquizofrénica del mandatario, la incompetencia de la estrategia de comunicación, la falta de confianza en los datos y la falta de transparencia con los medios. Hay errores tontos y otros que van a costar muchas vidas. Estamos claros que esta pandemia sobrepasa el entendimiento de todos pero el crecimiento de la incertidumbre en un país que ya tenía hambre solo pone bajo los reflectores la decadencia. 

—Si pudiera aconsejar al gobierno ¿qué le diría?

Que busque gente competente para su comunicación. Que deje que los científicos expliquen los datos. Que se abra a los medios. Que sea más contundente y firme. Muchos pequeños y medianos empresarios nos damos cuenta que de esta nos toca salir “solos”. Las cadenas solidarias han dado a muchos la energía para seguir.

Diego Vadillo, Director Comercial, Grupo Buen Rollo

Skillets, El Pinche, Go Green, Tapas y Cañas

Grupo Buen Rollo incluye a varios restaurantes: El Pinche, Skillets, Go Green y Tapas y Cañas. Sus colaboradores no han recibido el apoyo prometido por el Gobierno. (Foto: garciarobles.net/Cortesía Diego Vadillo)
Grupo Buen Rollo incluye a varios restaurantes: El Pinche, Skillets, Go Green y Tapas y Cañas. Sus colaboradores no han recibido el apoyo prometido por el Gobierno. (Foto: garciarobles.net/Cortesía Diego Vadillo)

—¿Su empresa cerró o continúa operando?

—Operando en capacidad muy reducida, sólo entrega a domicilio.

—¿Cuántos colaboradores tiene? 

—325.

—¿Ha despedido personal?

—Ni uno por el momento.

—¿Qué porcentaje han caído las ventas?

—96%.

—El personal despedido o suspendido, ¿está recibiendo alguna ayuda de parte del gobierno?

—Hasta el día de hoy nadie ha recibido nada. A algunos de los suspendidos solo les mandaron un PIN para actualizar sus datos, y no a todos.

—¿Ha logrado renegociar pagos a proveedores, créditos y rentas? 

—Encontramos mucha tolerancia y apoyo de la mayoría. La gran dificultad se deriva de que es muy difícil ofrecer una programación de pagos con tanta incertidumbre.

Buen Rollo ha lanzado productos pensados en actividades familiares que giren en torno a la familia. (Foto: redes Skillets)
Buen Rollo ha lanzado productos pensados en actividades familiares que giren en torno a la familia. (Foto: redes Skillets)

—¿Ha emprendido otras actividades para mantener la operación? 

—Creamos el área de delivery desde cero y en estos momentos estamos trabajando en una plataforma digital que esperamos lanzar la próxima semana. Hemos  desarrollado nuevas opciones enfocadas en la familia y en actividades que se pueden desarrollar en torno la comida. Lanzamos dos marcas nuevas únicamente con presencia digital, algo que veíamos  imposible hace un par de meses. 

—¿Qué podría hacer el gobierno de manera diferente?

—Para nosotros es importante que nuestros colaboradores empiecen a recibir el apoyo de los Q75 ofrecidos, creemos que cumpliendo con esto el resto debería de fluir con mayor tranquilidad. 

—Si pudiera aconsejar al gobierno ¿qué le diría? 

—Esta guerra la podemos ganar si reconocemos que la batalla del distanciamiento social ya estaba perdida en Guatemala. Somos un país pobre donde las condiciones de vida y transporte cotidianos de la mayoría de personas dificultan el cumplimiento de normas de higiene y distanciamiento social. El esfuerzo debe ir dirigido a que en el trabajo se eduque a la persona, se le provean los materiales de higiene personal y se le den condiciones para laborar con el  distanciamiento requerido, desde que sale de su casa. En armonía con la empresa privada, el sector gubernamental y el agro será más fácil, más barato luchar contra esta enfermedad.  Paralelamente a esto la ayuda económica a la economía informal y formal debe fluir de inmediato. La salud y la economía son dos elementos simbióticos, uno no vive sin el otro y vice versa. 

Ivana Canella, Gerente General, Tamarindos

Tamarindos recién se había remodelado cuando lo sorprendió la pandemia. Optaron por suspender operaciones temporalmente (Foto: Daniel Arriola @danthebagel/Cortesía Ivana Canella)
Tamarindos recién se había remodelado cuando lo sorprendió la pandemia. Optaron por suspender operaciones temporalmente (Foto: Daniel Arriola @danthebagel/Cortesía Ivana Canella)

—¿Su empresa cerró o continúa operando? 

—Estamos cerrados. Como industria de alimentos tenemos la opción de hacer delivery, pero para el segmento de mercado en que estamos este no es un canal ideal de ventas. La calidad de nuestros productos se puede ver comprometida y los precios, en cuanto al resto de competidores, cae en la gama alta.

—¿Cuántos colaboradores tiene?

—Somos 21 colaboradores.

—¿Ha despedido personal?

—Nos sentimos afortunados porque a la fecha no hemos realizado despidos y hemos logrado optar por la suspensión de contratos.

—¿Qué porcentaje han caído las ventas?

—100%, al no estar operando.

 —El personal despedido o suspendido, ¿está recibiendo alguna ayuda de parte del gobierno?

—Aproximadamente el 70% de nuestro personal ya recibió el primer pago de parte del Fondo de Protección al Empleo.

—¿Ha logrado renegociar pagos a proveedores, créditos y rentas? 

—En nuestra experiencia hemos visto la solidaridad, empatía y apoyo de parte de los demás en este gremio. Como guatemaltecos considero que la mayoría comprendemos que esta crisis la sobrepasaremos mientras cada quien ponga su “granito de arena”. En mayor o menor escala, nos está afectando a todos.

—¿Ha emprendido otras actividades para mantener la operación? 

—Lo hemos analizado pero todavía no.

Tamarindos es un restaurante de gama alta y optó por suspender contratos. (Foto: Facebook Tamarindos)
Tamarindos es un restaurante de gama alta y optó por suspender contratos. (Foto: Facebook Tamarindos)

—¿Qué podría hacer de manera diferente el gobierno?  

—Estos son momentos difíciles para todos y el presidente también enfrenta momentos casi únicos en la historia. Me parece una decisión imparcial y eficiente apoyar por medio de bonos en efectivo directo a la población para contrarrestar la caída en el consumo en general. Pienso que las medidas decretadas deberían aplicar diferente para las instituciones de gobierno de modo que ellas no cierren sino todo lo contrario, que pudieran ofrecer una mejor atención tanto a empleadores como empleados y toda la población (mayores horas de servicio de call center por ejemplo).

 —Si pudiera aconsejar al gobierno ¿qué le diría?

—Que midan bien las consecuencias económicas en el corto, mediano e incluso largo plazo. La casi paralización de la economía está afectando a toda la población y es importante que las medidas para la contención del virus sean bien fundamentadas y no desproporcionadas, para que no resulten más dañinas. No es correcto escoger entre economía y salud ni es correcto ignorar una a expensas de la otra.

—Tampoco es correcto infundir miedo y pánico en la población. Me parece que se podrían enfocar mejor los esfuerzos y recursos para educar, concientizar y apoyar a la población con los medios necesarios para cumplir con las medidas de distanciamiento y sanidad, sin paralizar y dividir a causa de un pánico sin fundamento. El virus será, de ahora en adelante, uno más de tantos de los que debemos cuidarnos.

Comentar
cerrar