12/06/2021

  • Mundo

Adiós a Bo, el perro que los Obama llevaron a la Casa Blanca

  • Con información de ABC news
08 de mayo de 2021, 14:05
Bo era un encantador perro que se había unido a los Obama en abril del 2009. (Foto: Facebook/Obama)

Bo era un encantador perro que se había unido a los Obama en abril del 2009. (Foto: Facebook/Obama)

El dolor para la familia Obama es indudable, pues Bo, el simpático perro de la ex familia presidencial de Estados Unidos ha fallecido. Barack Obama ha hecho pública su tristeza en las redes sociales.

Su nombre era Bo y era muy querido por los Obama. El perro de agua portugués, blanco y negro, que llegó a la Casa Blanca en abril de 2009, fue la última mascota presidencial antes de que los perros -Major y Champ- del ahora presidente Joe Biden, se unieran a la emblemática casa, a principios de este año.

Barack Obama recordó a su perro en Twitter, escribiendo: "Hoy nuestra familia perdió un verdadero amigo y un compañero leal. Durante más de una década, Bo fue una presencia constante y gentil en nuestras vidas, feliz de vernos en nuestros días buenos, nuestros días malos, y todos los días en el medio ".

Además, se compartieron algunas fotos de Bo, incluida una del exmandatario corriendo junto a su mascota por el pasillo de la Casa Blanca.

Bo, elegido por su piel hipoalergénica, fue un regalo para los Obama por parte del difunto senador de Massachusetts, Ted Kennedy. El perro tenía unos 6 meses en abril de 2009, según los informes en ese momento, lo que significa que tenía unos 12 años en el momento de su muerte, que el expresidente reportó este sábado.

En la noche de las elecciones de 2008, Barack Obama reveló que les había prometido un perro a sus hijas, Malia y Sasha, si era elegido para la Casa Blanca, y lo cumplió.

"Sasha y Malia, las amo a las dos más de lo que pueden imaginar", dijo. "Y se han ganado el nuevo cachorro que nos acompañará a la nueva Casa Blanca", expresó en aquel entonces.

En su cuenta de Facebook, Obama se expresó diciendo que Bo "toleró todo el alboroto que vino con estar en la Casa Blanca".

Además, el perro "amaba saltar a la piscina en el verano, era imperceptible con los niños, vivió para las sobras alrededor de la cena y tenía un gran pelo. Él era exactamente lo que necesitábamos y más de lo que nunca esperábamos. Lo extrañaremos mucho", manifestó con pesar el expresidente.

Los Obama agregaron un segundo perro de agua portugués, Sunny, a la familia, en abril de 2013.

Comentar
cerrar