• Seguridad

El aterrador relato de 36 mujeres abusadas sexualmente

  • Por José David López
28 de octubre de 2018, 23:10
Esperaron cuatro décadas para acusar a quienes las hicieron pasar los días más oscuros (Ilustración. David Monterroso/Soy502)

Esperaron cuatro décadas para acusar a quienes las hicieron pasar los días más oscuros (Ilustración. David Monterroso/Soy502)

El testimonio de 36 mujeres sirvió de base para construir un caso que, hasta hoy, había pasado desapercibido.

Relataron las violaciones que sufrieron en la década de los ochenta, en uno de los momentos más cruentos del país. Esta es la historia.

Historia de dolor

Era una niña de 12 años y fue violada. Su ropa le fue despojada con fuerza después de intentar defender a uno de sus hermanos. Su boca fue amarrada con un pañuelo rojo.

Ella y sus hermanos se encontraban en casa, en la aldea Chixim, Rabinal, Baja Verapaz, cuando dos Patrulleros de Autodefensa Civil (PAC) la invadieron. No había ningún adulto. Sus padres desaparecieron en medio de la guerra. Era la noche del 20 de agosto de 1982. Este es apenas un fragmento de uno de los testimonios.

Este caso es similar al conocido como Sepur Zarco.  Los diferencia la cantidad de víctimas que testificaron. En el actual son 36 mujeres, en el anterior fueron 15, más del doble.

  • AQUÍ TE CONTAMOS DEL CASO SEPUR ZARCO:

Sin medios de comunicación y tras una puerta cerrada, el año pasado diez de la 36 mujeres subieron al estrado del Juzgado de Mayor Riesgo A y relataron lo que les ocurrió cuando el Ejército enfrentaba a la guerrilla. La época más oscura de Rabinal.

Lo hicieron de esta manera para resguardar su identidad y preservar su testimonio en el caso de que alguna fallezca por su edad avanzada, durante el tiempo que dure el proceso penal, según Hilda Pineda, jefa la Fiscalía de Derechos Humanos.

El Ministerio Público (MP) solicitó la captura de cinco hombres acusados de violar a diez de ellas. Todos fueron Patrulleros de Autodefensa Civil (PAC) y ahora, en la prisión militar Mariscal Zavala, esperan saber si enfrentarán juicio. La fiscalía informó que la búsqueda de más culpables continúa.

El destacamento militar y las mujeres cautivas

El lugar que ocupa el Instituto Nacional de Educación Básica de Rabinal hace casi cuarenta años sirvió como destacamento militar. A ese sitio fueron llevadas varias mujeres, de acuerdo con la fiscalía.

Una de ellas relató que caminaba con su mamá en la aldea Chichupac cuando un camión del Ejército interrumpió su paso. Fueron obligadas a subir al vehículo militar por orden de uno de los patrulleros civiles. El destino era el destacamento militar del municipio.

Ella no recordó cuántos días pasó en el destacamento, pero no olvidó que cada noche fue violada por distintos soldados y patrulleros civiles. Era noviembre de 1983.

Otra mujer recordó con exactitud el tiempo de su sufrimiento: fueron 25 días que pasó dentro del recinto militar. La encerraron en una suerte de habitación con su prima y otras dos mujeres. “Ella fue violentada sexualmente de forma individual y colectiva frente a otras mujeres que se encontraban en el lugar y quienes sufrían los mismo vejámenes”, sostiene la fiscalía en su acusación.

Ellas son algunas de las 36 mujeres que cuenta esta historia de horror. (Foto: Soy502)
Ellas son algunas de las 36 mujeres que cuenta esta historia de horror. (Foto: Soy502)

Ese recinto militar no es el único mencionado en el caso. Una de las 36 mujeres narró que en noviembre de 1981 fue abusada durante los tres días que permaneció en un campamento instalado en la aldea Xococ. Las múltiples violaciones hicieron que perdiera al bebé que esperaba.

Ese también fue el final del embarazo de otra mujer que regresaba del río en el que lavaba ropa. Los soldados y los patrulleros esperaron que finalizara con esa tarea. No pudo evitar que la siguieran hasta su casa. No quiso entrar, pero una pistola apuntaba a su cabeza. Esa misma arma la forzó a quitarse la ropa. Uno tras otro la violaron.

Este relato y los otros fueron corroborados por vecinos, y por tres militares que testificaron desde el anonimato, según Ana Lucía Xiloj, la abogada que representa a las mujeres en el caso.

Los patrulleros de autodefensa civil acusados:

1. Pedro Sánchez Cortez

2. Bernardo Ruiz Aquino 

3. Bembenuto Ruiz Aquino 

4. Damian Cuxum Alvarado 

5. Simeón Enríquez Gómez

Son cinco patrulleros de autodefensa civil acusados en este caso. Pese a que la fiscalía los acusa de cometer las violaciones sexuales, ninguno es acusado de ese crimen, sino del denominado como delitos contra los deberes de la humanidad.

“Podrían considerarse como violadores en serie”, dice Pineda, la fiscal, debido a la manera continua en que ocurrieron las violaciones relatadas por las 36 mujeres.

“Quien violare o infringiere deberes humanitarios, leyes o convenios con respecto a prisioneros o rehenes de guerra, heridos durante acciones bélicas, o que cometiere cualquier acto inhumano contra población civil, o contra hospitales o lugares destinados a heridos, será sancionado con prisión de 20 a 30 años”, establece ese delito.

  • ESTO TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR:

La defensa, durante la audiencia de primera declaración, en la que los cinco quedaron ligados a proceso penal, criticó que las denuncias de las mujeres se realizaran treinta años después. También cuestionaron que el único objetivo era un resarcimiento económico.

“El delito que se cometió contra ellas no prescribe al tratarse de delitos de guerra”, dice Xiloj. La abogada cuenta que el caso inició en 2011, con la denuncia de once mujeres. Tiempo después se unieron 25 más.

“Si realmente tuvieran un interés económico no se someterían a un estigma de esta naturaleza -como el haber sido violadas-, un estigma en sus comunidades y ante el sistema de justicia”, afirma la abogada.

Esperaron cuatro décadas para acusar a quienes las hicieron pasar los días más oscuros.

Comentar
cerrar