07/08/2020

  • Comunidad

Bares y discotecas también deben cumplir con regulación de sonido

  • Por Angélica Medinilla
20 de diciembre de 2019, 04:12
Este listado ha sido modificado a través de los años, desde su creación en 2005 (Foto ilustrativa: elconfidencial)

Este listado ha sido modificado a través de los años, desde su creación en 2005 (Foto ilustrativa: elconfidencial)

El ruido es la principal queja de quienes viven cerca de iglesias, bares y discotecas. El alto volumen del sonido genera contaminación auditiva, por lo que el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) tiene una normativa que busca regular esto.

Aunque las municipalidades son las encargadas de controlar el sonido en su jurisdicción, por medio de los instrumentos ambientales que deben presentar, el MARN puede verificar si cumplen con las especificaciones de acomodamiento acústico.

Cuando alguna iglesia o comercio incumple con lo consignado en su instrumento ambiental podrían recibir una sanción o multa de Q5 mil a Q100 mil. 

"Si alguien se queja del sonido y dentro de su instrumento ambiental consignó que cuenta con la infraestructura correspondiente y no molesta a los vecinos, y cuando se hace las mediciones si molesta, eso es un incumplimiento al instrumento ambiental que ingresó", explica María Olga Morales, directora de Calidad Ambiental del Ministerio de Ambiente.

El plazo para que presentaran su estudio de impacto ambiental vencía el 3 de enero de 2020, pero las autoridades decidieron otorgarles una prórroga. Ahora tienen hasta el 16 de diciembre de 2022 para ingresar su instrumento.

  • TE PUEDE INTERESAR:

Más de 800 actividades

La regulación no es nueva. Desde 2005, se implementó el Listado Taxativo de Proyectos, Obras y Actividades Industriales, en este primer listado no se incluía a las iglesias, ya aparecían los bares y discotecas entre otras actividades económicas.

En la actualidad hay más de ochocientas actividades que se dividen en trece sectores y estos se desglosan en subsectores. La clasificación se utiliza para actividades como: agricultura (entran los monocultivos), producción animal, minería, hidrocarburos, industria, energía, servicios generales.

El listado ayuda a clasificar y La Ley de Protección y Mejoramiento del Medio Ambiente (Decreto 68-86) y el Reglamento de Evaluación y Control y Seguimiento Ambiental (RECSA 137-2016) establecen las sanciones. 

En el artículo 8 de este decreto se indica: "Todo proyecto, obra, industria o cualquier actividad que por sus características pueda producir deterioro a los recursos naturales renovables o no, al ambiente, o introducir modificaciones nocivas o notorias al paisaje y a los recursos culturales del patrimonio nacional, será necesario previamente a su desarrollo un estudio de evaluación del impacto ambiental, realizado por técnicos en la materia y aprobado por la Comisión del Medio Ambiente".

La normativa no se limita a regular el sonido, abarca todo lo referente a contaminación ambiental y trata de prevenir el deterioro de los recursos naturales. 

Modificaciones

En octubre, el Ministerio de Ambiente hizo modificaciones al listado taxativo que clasifica las actividades en alto, moderado y bajo impacto ambiental. La mayoría de iglesias, bares, discotecas se beneficiaron con los cambios pues ahora se consideran de bajo impacto ambiental.

En 2016, las iglesias, bares y discotecas estaban en una categoría B1 o B2 que significa de moderado a bajo impacto ambiental. Ahora, dependiendo de su tamaño, están en C (menores a 4 mil metros cuadrados), C con Plan de Gestión Ambiental -PGA- (entre 4 mil metros y 6 mil metros cuadrados) o B2 (más de 6 mil metros cuadrados).

La categoría C con PGA no es nueva, según explica María Olga Morales, se utiliza para actividades o proyectos que por sus características se requiere enfatizar o profundizar más en las medidas de mitigación. 

La directora de Calidad Ambiental del Ministerio de Ambiente explica que la reducción de su categoría se hizo luego de reuniones con representantes de la Alianza Evangélica de Guatemala, colegios profesionales y demás instituciones involucradas junto con los asesores técnicos del MARN.

Así evaluaron los criterios técnicos y modificaron su categoría. Con esto también se reducen los requisitos ambientales. 

  • LEE ADEMÁS:

Los representantes de las iglesias no fueron los únicos en acercarse al MARN, los empresarios también acudieron.

Hace cuatro años, la siembra de monocultivos como la palma africana con una extensión de más de 500 hectáreas era considerado de alto impacto ambiental pues se le atribuye la contaminación masiva de ríos y el desgaste de los suelos. Con la modificación de este año, ahora estos monocultivos son de moderado impacto ambiental.

En el caso de los bares y las discotecas se redujo su categoría bajo la premisa de ayudar al pequeño y mediano empresario.

"De los bares y cantinas no hubo ningún representante, eso si fue más a criterio técnico de la Dirección de Gestión, tomando en consideración a la micro, mediana y pequeña empresa porque también enfocaron mucho en ese tema", indicó María Olga Morales.

Este listado ha sido modificado a través de los años. Durante el gobierno del Partido Patriota (PP), en 2012, el MARN utilizó la categoría de Mínimo Impacto Ambiental para clasificar instrumentos ambientales.

También inauguró una nueva ventanilla “ágil” que atendía en menos de 24 horas como un compromiso con las operaciones de los microempresarios.

  • NO DEJES DE LEER:

Comentar
cerrar