23/09/2020

  • Ciencia

Huracanes serán más difíciles de detectar debido a la pandemia

  • Con información de BBC.
14 de mayo de 2020, 00:05
La medición del clima es más difícil de hacer durante la pandemia. (Foto: PXHere)

La medición del clima es más difícil de hacer durante la pandemia. (Foto: PXHere)

Al igual que la economía, el arte, los emprendimientos y otras actividades que se tomaban por sentado, la pandemia ha afectado a la comunidad científica, dentro de ella, a la meteorología. 

Conocer de antemano el estado del tiempo ahora es un reto para los especialistas, según informó la Organización Meteorológica Mundial (OMM) que está en alerta por la aproximación de la época de huracanes.  

Sin un buen pronóstico, las inundaciones, los tornados y otros fenómenos naturales, golpearán duro al mundo, pues no estaría preparado para enfrentarlos. 

Los fenómenos naturales son medidos a través de vuelos que están cancelados por coronavirus. (Foto: AFP)
Los fenómenos naturales son medidos a través de vuelos que están cancelados por coronavirus. (Foto: AFP)


La pandemia redujo drásticamente las observaciones del clima de diversas maneras.

¿Por qué?

Porque el sistema de observación global de la OMM depende de la colaboración cercana entre agencias nacionales e internacionales que aportan mediciones, como la velocidad del viento o la temperatura en la superficie de los océanos, tomadas por diferentes instrumentos. Estas se toman en la tierra, en el aire, en el océano y desde el espacio, y para ello se necesitan los medios de transporte.

Más de 10 mil estaciones en superficie, mil estaciones localizadas en globos meteorológicos, 3 mil aeronaves comerciales, 7 mil barcos, 100 boyas ancladas, mil boyas flotantes, 30 satélites meteorológicos y 200 satélites de investigación, recogen esta información.

 

 

Desafortunadamente, los datos obtenidos mediante la observación no son suficientes para crear un panorama completo de la atmósfera, pues están distribuidos irregularmente en el espacio y el tiempo, y a veces contienen errores.

Aquí entra la técnica conocida como “asimilación de datos”. Esta combina datos de observación con datos obtenidos mediante un modelo para lograr los mejores estimados del estado de la atmósfera. En otras palabras, empieza con un modelo de pronóstico del tiempo y lo corrige con datos que aporta la observación.

 

 

La pandemia del Covid-19 ha provocado la disminución en las observaciones hechas por vuelos comerciales debido a la reducción del tráfico aéreo. En Europa se redujo al 90% en el número de vuelos diarios.

También se ha producido una caída en el número de observaciones manuales en estaciones meteorológicas en superficie, que no están totalmente automatizadas.

Estudios del Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio (CEPMPM) mostraron que, sin datos meteorológicos de los aviones, la calidad de los pronósticos del viento a corto plazo y de temperatura a altitud crucero decrece un 15%, y esto puede afectar la predicción de la corriente en chorro y, en consecuencia, los pronósticos de tormentas de invierno y olas de calor.

 

 

Irónicamente, la importancia de las observaciones de los vuelos fue destacada a mediados de febrero de 2020, durante un taller de trabajo del CEPMPM.

La comunidad científica trata de mitigar el impacto de la disminución de estos datos de observación recopilados por los aviones.

Los servicios meteorológicos nacionales en Europa están lanzando más globos meteorológicos. Aeolus, es el nuevo satélite que promete el primer mapa global de los vientos en la Tierra

Debido a la temporada de huracanes en el Atlántico, la cual se espera que sea más activa de lo normal, es aún más importante pronosticar correctamente su trayectoria e intensidad.

Para los países caribeños, donde se espera que el momento de más casos de Covid-19 tenga lugar justo antes de la temporada de huracanes, la pandemia es un gran obstáculo para prepararse ante este peligro meteorológico.

TE PUEDE INTERESAR: 

Comentar
cerrar